De cine nos viene este anuncio de una red de contactos a través de internet. En él, se puede ver la verdad que oculta el ciberspacio. Con un sencillo anuncio (sin mucho gasto en producción), se deja bastante claro que lo que internet te muestra todos los días no tiene porqué ser del todo cierto.

Esto mismo, llevado a los blogs, nos indica qué lugar exactamente deberían ocupar en nuestras verdades absolutas, las opiniones de los vendedores del nirvana blogosférico. Cualquiera, incluido yo (que ya es decir), puede convertirse en un iluminado de la noche al día. Solo hay que saber diferenciarlos.

Si te dice qué hacer, qué decir, qué escuchar, donde bloggear, sobre qué escribir, qué software usar, a quién odiar,que Microsoft es malo...o al contrario, que el malo es Linux...entonces estás ante uno de esos elementos.

Ahora que lo digo...¿Seré yo uno de ellos?

Hace poco os dije que tenía la tensión alta. Y eso me sorprendió, yo creía que estaba hecho un toro.

Nunca me molesté en preocuparme por la sal que tomaba, ni las Coca-Colas, ni los embutidos, ni las tapitas del bar, ni las salsas (incluidas las de los macarrones), ni del pan, ni del fiambre, ni de la barriguita (exactamente como suena, ni más ni menos)...Y de golpe y porrazo todo mi mundo se he ido a la mierda, digo al garete.

No es que esté a punto de morirme, pero el doctor me ha prohibido comer todo aquello que tenga alguna relación (por pequeña que sea), con el sentido del gusto. Imaginaos que tuvierais que comer siempre en un hospital, pues eso es exactamente lo mío.

La verdad es que tengo que decir que soy poseedor de una suerte suprema, mi mujer se está estrujando el cerebro para poder cocinar sin sal, pero sin quitar sabor a la comida. De momento está probando a cocinar con hierbas (las de fumar no colgaos!), y de momento está saliendo bien el truquito. Eso sí, siempre recordaré con cariño aquellos largos años comiendo patatas fritas con mucha sal. Y aquellos huevos caídos (fritos) saturaditos de sal también...se me hace la boca agua...¡¡¡Qué pena más grande tengo Dios mío!!!

Ahora hago ejercicio todos los días. Hago la dieta (con algún impás que otro, la carne es débil) y voy bajando kilitos y centímetros de cintura...JAJAJA.

Me he tenido que poner un cartel luminoso en la puerta de la nevera que pone:

"Tomarse la pastilla de la tensión"

Y a continuar viviendo. También me dijo el doctor que esto de la tensión es hereditario. Mi padre también la tiene.

Ya hay tres cosas que mi padre me ha dado en herencia que no me gustan. Esta de la tensión, la de ir a trabajar todos los días y la incipiente calvicie que me acosa cada vez que me corto el pelo.

Tres cosas que nunca pedí, pero que mi padre me regaló por el amor que me tiene.

Hace poco, hablando con Adolfo, surgió el tema de para qué miraba las estadísticas. La verdad es que mi respuesta fué bastante profunda...

"...para saber de donde vienen las visitas y encontrar nuevos blogs a los que ir..."

Y así me quedé yo de agusto, seguro de haber dado una respuesta respetable y digna. Me olvidé de las otras razones por las que miro las estadísticas y que SigT, que las ha sacado de Loquemola, me acaba de recordar de sopetón. Aquí van:

  1. Porque te aburres mucho.
  2. Porque te aburres cantidad.
  3. Porque te aburres una jartá.
  4. Porque tienes menos trabajo que el sastre de Tarzán.
  5. Porque te sale de ahí.
  6. Porque es tope divertido ver las búsquedas en Google de abominables géneros pornográficos que han conducido a abyectos navegantes a tu blog.
  7. Porque tienes miedo de que te hayan enlazado en Digg, y el Adsense te haya hecho rico sin siquiera enterarte.
  8. Porque por la tele está el programa de Ramón García.
  9. Porque has terminado el sudoku del periódico.
  10. Porque ya la tienes en carne viva.

SigT le añade cuatro de su propia cosecha:

11. Para reírte de los demás al ver el % 404 que generan.

12. Para llorar al ver los bajos números.

13. Para echar pecho por los números altos.

14. Para aumentar el ego y dejartela un poco más en carne viva.

Y la que hace que escriba esta entrada y me ha hecho verme a mi mismo en el espejo de la vergüenza es la que, en un comentario en SigT deja Jordi Planas:

15. Para darle la vuelta a los números y llegar a una extraña, y convenientemente alterada combinación de los mismos ,que demuestre sin lugar a dudas que lo haces muy bien.

Así, despues de unos diez minutos entre copia y pega y leer algo más a parte de esto en los susodichos blogs, acaba el estudio científico que nos ha llevado, tanto a mí que lo he escrito como a vosotros que lo habeis leido, a la humillante vergüenza de saber que no nos salvamos ninguno. Y que las estadísticas son como el pene, en nosotros los hombres, o las tetas en las mujeres, cuanta más larga la lista mejor y cuanto más grandes las cifras más mejor que mejor.

He estado pensando si sirve de algo el repetir constantemente que los Blogs son importantes y he llegado a la conclusión de que no. Y no porque no haga falta hacerlo, si no porque la gente no desea implicarse en algo que queramos o no, no pasa de ser un pasatiempo. La lucha permanente para hacer que el resto de bloggers se conciencie de lo que es su Blog, no hace más que hacerme parecer un gurú de medio pelo, que de momento habla solo para las paredes. Y he decidido remediarlo.

Hoy me he dedicado a Bloggear sin ningún tipo de condicionante. Simplemente he ido de enlace en enlace sin fijarme a donde iba y solo me he dedicado a leer. Me he perdido en Blogs que sin siquiera plantearse nunca qué significa tener un blog, bloguean más y mejor que yo. Ofrecen puntos de vista sobre cosas reales, opiniones sobre la vida de la realidad y no de la ficción. Ofrecen rincones de recogimiento, de descanso en algunos casos para ojos hastiados de verdades demasiado profundas. Teclean su realidad sin menospreciar otras, sin decidir qué debe pensar otro, sin evangelizar a nadie.

Y puede que los Bloggers, que simplemente navegan de blog en blog, sin saberlo sepan mejor de lo que creía qué es bloguear. Puede que sin darme cuenta me estuviera convirtiendo, de verdad, en un iluminado. No hace falta concienciarse de qué es bloguear para poder hacerlo. Y tampoco hace falta evangelizar a nadie sobre esto, la gente es más inteligente de lo que da a entender a los desconocidos.

0 Comentarios

El poder de los blogs

No es lo mismo lo que son los Blogs y lo que pueden llegar a ser. Y tampoco es lo mismo el poder que se les presupone que el que podrían llegar a tener. En este mundillo solo hay una minúscula parte de sus habitantes que intenta hacer comprender al resto lo que significa tener un Blog. Por el contrario, ese resto (inmensamente superior al anterior) simplemente pasa de ellos. Ese poder que se le presupone a un Blog es insignificante si solo lo consigue ese Blog. Sería como una espina en un jardín repleto de rosas sin espinas, simplemente inútil. A no ser que esta espina sirviera como aliciente para que más espinas aparecieran en el jardín... La mayoría de los Bloggers no sienten la necesidad de luchar por un poder que realmente no vislumbran. Comprenden, tal vez mejor que aquellos que luchan por darlo a conocer, que para que la Blogosfera se adjudicara ese poder, la unión entre los Bloggers y la conciencia de lo que representa su Blog debería ser mayor. Normalmente un Blogger no tiene conciencia de cuanto podría cambiar su mundo más cercano, simplemente redirigiendo la forma de ver su propio Blog. No viéndolo como un simple diario o álbum de fotos o simple videoteca, si no más bien como altavoz de su voz en el mundo. Hay gettos en la Blogosfera. Hay Blogs tecnológicos, personales, de diversión, de escritores, de artesanos, simples recopiladores de enlaces a cambio de uno tuyo... Y cada uno de esos Blogs no suele salir casi nunca de la microblogosfera que significa su getto. Un Blog personal difícilmente comentará más de una vez en un Blog dedicado a la artesanía (Spaces es diferente, la gente es más amena) y lo mismo al contrario. Por supuesto, a los dos les vendrá grande un Blog que está en lucha permanente por algo que ellos ni siquiera se han planteado en serio nunca (el poder de un Blog). Para ellos no es necesario ese poder y ni intentarán mover un músculo para lograrlo. Para ellos su blog es algo, que de momento y hasta nueva orden, no tiene más poder que un diario abierto en medio de un parque concurrido. Simplemente será algo personal que permitirán leer a desconocidos. No un será poder, ni una posibilidad de cambiar algo en el mundo. De momento y hasta que las cosas mejoren un poquito, el poder de los Blogs es una mera utopía.
0 Comentarios

Tengo la tensión alta

Mira tú, que pensaba yo que estaba hecho un toro y va y me dice el médico que tengo la Tensión Alta...y una mierda...lo que pasa es que ya le dije yo a mi madre que lo de trabajar era malo para mi salud. Pero ella nada..."tu hazte un hombre de bien" decía...y mira como he acabado...sin poder probar la sal.

Con lo asquerosa que está la joía si te la tomas sola y lo que se la hecha de menos ahora. Si ya lo dice la canción:

"Yo no me di cuenta de que te tenía,
hasta el mismo día en que te perdí.
Y vi claramente que yo te quería,
cuando ya no había remedio pa mí."

Y es que pa mí ya no hay remedio. Y eso que ni fumo, ni bebo ni...(eso sí...JAJAJA) Pero me ha dejao hecho polvo eso de la tensión. En teoría solo estoy a régimen. Nada de salsas, nada de sal, nada de café...ni siquiera descafeinado, nada de Coca Cola (y eso que soy el principal consumidor de la marca en todo el mundo)...nada de alcohol (no hacía falta que me lo dijera el médico, yo no bebo)...y eso, que me han quitado lo mejor de la vida...las patatas fritas (que pesar que tengo Dios mio!)

La semana que viene tengo cita con el médico. Mi mujer fue a pedirla el Viernes pasado...y la fecha ha sido para el 9 de Agosto (así me gusta, rapidez con los pacientes) Supongo que será que creen que es un constipado y pensando en que se me cure solo para no tener que recetarme...

Así que viva la pepa y la madre que la parió...que seguro que se quedó mú agusto la joía.