0 Comentarios

Nos sumamos a la protesta

ETA, DÉJANOS EN PAZ Hoy no tenía ganas de escribir ningún post. Tenía pensado hablar de los 20 Blogs, de cómo escribía mis propias entradas…pero al final todo me ha parecido fuera de lugar tras los sucesos de ayer en Las Islas.

Y una vez más, mis lecturas obligadas, me han sugerido que tal vez sí merecía la pena escribir algo en el blog. Aunque solo fuera para referenciar una iniciativa a la que mañana me sumaré gustoso. Escribir un post en blanco con el que protestar contra ETA.

Sí, ya se, no servirá para nada. Sí, ya se, no nos harán caso. Sí, ya se, no es precisamente la temática de vuestro blog esta de la política. Sí, ya se, cada uno hace lo que le da la gana con su blog.

Pero recordad una cosa, amigos míos.

Los tanques de China se detuvieron, no porque se plantara delante de ellos una marabunta enfurecida, sino porque lo hizo una sola persona. Una iniciativa nunca nace de la idea de un colectivo, sino de las ganas de proponerla de una sola persona. Una protesta, siempre, comienza con el grito ahogado de un individuo que finalmente muchos otros copian.

Sí, tal vez no valga para nada, pero al menos sabré que por mi no quedó.

Actualización:

El post ya ha sido publicado.

8 Comentarios

Así nos sonríe ETA

Eta NO

Que un blog con una plantilla predefinida de Blogger sea el tercero en la categoría de Diseño de estos premios

¿Contesta esto a la pregunta, que ya me habéis hecho algunos por correo, de porqué no me presenté a ese concurso?

Lo bueno:

Lo malo:

  • Que por haber dimitido, salen los contrarios con que será porque algo oculta. El caso es dejarla caer.
  • Que si no lo hubiera hecho, los mismos lo atacarían por eso mismo, no hacerlo.

El caso, es que sea como sea, el PP nunca hará las cosas bien para según  qué personas y periodistas.

Y lo peor:

  • Que habiendo los mismos casos en el PSOE (caso Manuel Chaves), no se les preste una atención parecida por parte de esos mismos medios que monopolizan el caso Gürtel.

Será, como ya se dice desde hace tiempo por aquí, porque en España no existe la información objetiva, sino la manipulación ciudadana mediante medias noticias.

10 Comentarios

Vida en otro planeta

Hoy escuchaba en Punto Radio la entrevista que le hacían a un señor, que creo que era astrónomo y que era preguntado sobre las posibilidades de vida en otro planeta y demás preguntas recurrentes que se realizan cuando lo que está frente al entrevistador es, ni más ni menos, que una personalidad reconocida por sus propios compañeros.

Y escuchando esta entrevista y atendiendo a una respuesta en particular, me he sumido en un mar de teorías propias, y no tan propias, que me han echo pensar en esa posibilidad y las cosas que podrían ocurrir en caso de que se hiciera público tal descubrimiento.

Sorpresa, incredulidad y alegría.

Yo creo que el primer sentimiento que recorrería el mundo civilizado sería el de una inmensa alegría. La sensación que se producirían en millones de individuos sería la misma que tiene alguien al descubrirse por fin al mundo que lo rodea. No creo que en ese momento cada persona sintiera esa soledad como propia, sino que sería más parecido al vencimiento de un desamparo generalizado, oculto a nosotros mismos por nuestras propias mentes. La sapiencia de que ya no estamos solos, que no somos el único planeta vivo en el universo, que siempre habrá, desde ya, alguien a quien podríamos pedir ayuda en caso de necesidad...

Sin duda la alegría sería una de las emociones más repartidas por todo el mundo. La alegría y por supuesto la sorpresa. Ahora mismo, entre los miles de millones de humanos que habitamos la tierra, hay más bien pocos que teoricen de verdad con esta posibilidad. Sin duda, el solo echo de plantear esto en una tertulia con los amigos nos echa encima un sinfín de miradas de incomprensión que nos transmiten un directo y conciso mensaje: “¿No hay más cosas en las que pensar y que sean más serias que eso?”. Por ello, la sorpresa y la incredulidad serían uno de los primeros sentimientos, unido todo a la de la alegría una vez pasados estos dos primeros estados anímicos.

Esperanza.

Tal vez, el sentimiento que seguiría a la alegría, cabría suponer que sería la esperanza. Una vez comprendida la magnitud del universo que nos envuelve, podríamos esperar de todos nosotros un deseo irrefrenable por que esos seres de nuestro planeta hermano pudieran traernos soluciones a las enfermedades que nos avasallan sin cesar. Esa esperanza se vería reforzada si, tras podernos comunicar con ellos, pudiéramos demostrar que tuvieran una tecnología similar o inferior a la nuestra. Eso, sin duda alguna, eliminaría ipsofacto de la ecuación, un miedo lícito a una invasión extraterrestre.

Comprendamos que en la vida animal, el pasar desapercibido es esencial para las presas, ya que el depredador necesita saber que ésta existe para poder cazarla. En el caso de la tierra, sin emisiones de radiofrecuencia capaces de alcanzar más de dos años luz de distancia sin que estas finalmente acaben confundiéndose con el ruido espacial, esa invisibilidad se hace más que patente.

Progreso.

El descubrimiento de un planeta habitado por otros seres, o con posibilidades de serlo, sería un golpe definitivo al aislamiento internacional de muchos de los países, que aún perteneciendo a diferentes organismos internacionales, mantienen entre si las fronteras que dividen a sus ciudadanos. Ello conllevaría que los países, en un sentimiento de fraternidad más que fundada, alimentada ésta con la que sus ciudadanos sentirían, irían perdiendo el miedo a la confianza mutua. En un principio, el progreso no nos lo ofrecerían los extraterrestres, sino la humanidad misma.

Sin duda, creo, que el trabajo en equipo de decenas de países en el intento de proveer a la humanidad de una tecnología superior con la que poder mantener relaciones con esos vecinos de una estrella lejana, darían un giro de ciento ochenta grados en la economía mundial, haciendo que decenas de países, ahora tercermundistas, se unieran al progreso generalizado para así salir finalmente, en cincuenta o sesenta años, del pozo de las hambrunas y las enfermedades infecciosas.

Se crearían estamentos Internacionales que esta vez sí representarían a la humanidad entera, dado que ese sería su único propósito.

Cuando hablamos de estamentos internacionales seguramente pienses en la ONU, pero lejos de ser algo parecido a esta Organización, el nuevo estamento Internacional sería creado, expresamente, para aunar esfuerzos en la cooperación Internacional para poder hacer posible, en el menor tiempo posible, una comunicación fluida con nuestros hermanos.

La ONU se creó tras una guerra mundial para preservar a la humanidad de una guerra parecida en un futuro. Esta finalidad se ha visto últimamente que es de imposible cumplimiento, ya que en su propia construcción se dio alas a la capacidad de veto de algunos países. Ello hace que las decisiones que la ONU expone al mundo, lejos de ser un acuerdo entre los más de ciento sesenta países que la componen, sea el resultado de una partida de ajedrez que se juega en los despachos de los Ministerios de Asuntos Exteriores de cinco países, USA; China, Rusia, Reino Unido y Francia.

La aceptación de la no soledad y el aperturismo generalizado.

Yo creo, que una vez ya salvados los escollos iniciales sobre la veracidad o no de la presencia de otro planeta habitable en el universo con vida propia en él, conllevaría a que las personas y en consecuencia los gobiernos, dejarían de centrar sus políticas en su propio territorio y llevarían a cabo masivos desplazamientos de acercamiento a los demás países. Esto, sin duda, pasaría por la presión popular.

Creo que para poder comprender mejor aquello a lo que me refiero, podría poner un ejemplo sencillo. Pongamos que un niño juega en un jardín. Durante toda su vida ha jugado solo. No había nadie más con quien jugar y su jardín estaba delimitado por un seto gigantesco que no permitía vislumbrar nada más que el pequeño trozo de tierra sobre el que estaba sentado.

Todos sabemos, que en la relación fuerza y determinación entre una madre y su hijo gana la madre. Ahora sustituyamos mentalmente a la madre por los gobiernos y al niño por el pueblo gobernado. Mientras el pueblo no ha visto posibilidad alguna de que hubieran otras posibilidades de convivencia, los gobiernos han mantenido las barreras entre los propios ciudadanos cerradas. No había lucha sencillamente porque no se pensaba que se pudiera vivir de otra forma.

Ahora pongamos que finalmente el seto, ese seto tan grande y alto, cae parcialmente dejando ver a otro niño al otro lado. Eso conllevaría una revolución tal en el comportamiento del niño, y un deseo tal de jugar con el otro por parte de éste, que acabaría obligando a la madre a permitirle hacerlo. A ese aperturismo me refiero.

Tal vez en un principio no, pero conforme fuera pasando el tiempo las fronteras, tal y como las vemos ahora, dejarían de tener sentido. La humanidad asentaría en el fondo de su corazón un sentimiento de hermandad tal, que las disputas, los egoísmos y demás sentimientos que imposibilitaran la relación entre países vecinos, acabarían por ser vencidas llevando irremediablemente a sus habitantes a una convivencia pacífica y centrada, exclusivamente en la construcción del puente necesario para acercar definitivamente a los dos planetas. Por dejarlo visualmente claro en un principio, la Tierra acabaría siendo representada por un solo presidente que hablaría en nombre de toda la humanidad y que sería elegido por toda ella. Más o menos como en las películas, pero de verdad.

Y ya está.

Todas estas cosas creo que son las que sucederían , en un orden más o menos parecido al que he expuesto en este post, si resultara que mañana apareciera en todos los periódicos del mundo la noticia del descubrimiento de un planeta habitado.

Ya lo se, es un post algo raro para este blog y si, no es muy normal en mi, pero cuando he escuchado hablar de la impresionante cantidad posibilidades de que realmente no estemos solos en el universo, no he podido más que preguntarme cómo reaccionaríamos todos con esta noticia.

Sin duda la relación de acontecimientos se podría tachar de buenista, pero qué le vamos a hacer, también yo soy algo bohemio cuando pienso en estas cosas jejeje

Pd:

Tristemente no hay noticia alguna que insinúe mínimamente esta posibilidad y por tanto todos y cada uno de nosotros seguimos jugando en nuestro jardín particular sin siquiera preguntarnos qué hay al otro lado del arbusto que nos rodea.

Los países continúan ejerciendo políticas restrictivas con aquellos países que no están en las organizaciones internacionales que los representan, y el tercer mundo, por tanto, se mantiene olvidado y desamparado al albur de las hambrunas, las infecciones y la podredumbre generalizada.

A esto se le une la nula capacidad de movilización de las personas en general, que lejos de hacerse eco de los problemas que aquejan al mundo, se quedan de brazos cruzados frente a sus ordenadores, o las televisiones y radios, mientras se quejan de que sus gobernantes no hacen nada para remediar los problemas que los aquejan.

Sin una humanidad con conciencia de su propia existencia y de lo que representa en el universo, y sin el sentimiento de hermandad que esta noticia implantaría en los corazones de todos los ciudadanos, la soledad y el aislamiento continuarán siendo no solo parte de todos y cada uno de nosotros, sino también de nuestros propios gobiernos.

Tal vez, si hubo alguna vez un mentira piadosa que pudiera ser aceptada no solo por unos cuantos, sino por millones de seres humanos, sería sin duda la de la existencia de otro planeta habitado. Aunque se tuviesen que inventar el descubrimiento. Posiblemente millones de personas dejarían de vivir en la indigencia gracias al acercamiento de países hermanos sumidos en guerras injustas. Tal vez los avances médicos dejaran de estar vetados a los países tercermundistas. Tal vez los humanos solo fuéramos eso, humanos, y dejáramos ya de etiquetarnos de negros, blancos o amarillos, pasándo así a ser únicamente eso que todos hemos sentido alguna vez viendo una película de extraterrestres, humanos unidos gracias a la inmensidad del universo que desde siempre nos ha rodeado.

Si llegaste aquí, amig@ lector@, es que estuviste muy aburrido. Al menos espero que el post te haya ayudado a imaginar, por un instante, un mundo diferente al que actualmente nos acoge.

21 Comentarios

Vuelve el blogroll

Hace ya catorce meses decidí, tras leer una entrada David, por cierto siempre bienvenido por este blog, cerrar definitivamente mi blogroll y transformarlo en una página de Enlaces. En aquellos tiempos, la extremada longitud del mismo, unido a la siempre presente idea de que muchos solo se paseaban por el blog con la pretensión de aparecer, o en su caso permanecer, en el susodicho listado, hizo que me decidiera por eliminarlo.

Un año largo después, veo que al blog le hace falta un poco de humildad. Y se preguntarán ustedes…¿Humildad? Bueno, pues sí. El otro día leyendo a Alejando vi que en mi blog, si bien había un trabajo continuado por la concienciación de la herramienta que usamos todos, la realidad era que en la portada servidor no se detenía a recomendar ningún blog.

Es cierto, está la Página de Enlaces, pero esa página seguro que no es visitada por nadie, y la humildad del blog y del bloguer que lo administra, huye precisamente por la ausencia de la mentada anteriormente lista de blogs.

Ni son todos los que están, ni están todos los que son. Puede que yo me pasee muchas veces por tu blog y deje algún que otro comentario. Si ese es el caso recuérdame que te ponga, ya que posiblemente me haya olvidado de ti sin querer. Aquí aparecen los blogs que me suelen inspirar a la hora de escribir mis posts, los que creo que merece la pena recomendar y de los cuales tengo impresión de que no erraré en el tiro al ofrecérselos a todos mis lectores.

La lista podrá ser ampliada, pero para ello ya habrá tiempo. Desde luego, hoy, lo importante, es que el blogroll ha vuelto…y lo ha hecho para quedarse.

Pd:

La lista solo será visible en la portada del blog. Siguiendo con la idea de hacer lo más livianas posibles las entradas individuales, en éstas solo serán visibles la bienvenida y los Archivos del Blog.

Bueno chicos, ya hace demasiado tiempo que no me refiero uno de esos problemas que son base indiscutible y pilar de apoyo incondicional de este blog, la lucha contra la pederastia.

El otro día, al hilo de la entrada sobre si la sociedad era o no responsable de los actos de algunos de sus individuos, me vino a la cabeza la contradicción en la que incurrían muchos al recordar qué decían, o dejaban de decir, cuando desde aquí se hacían llamamientos para que alguno dedicara alguno de sus posts a hacer visible el problema que aquejaba, y aqueja tanto a las Redes Sociales como Plataformas de Blogs, en un tema que por desgracia sí nos incumbe a todos, la mentada anteriormente pederastia.

Recordaba, como muy bien saben muchos, que otros tantos decían que qué podría suponer para Microsoft, y demás gigantes tecnológicos, el que ellos plasmaran, o dejaran de plasmar, una entrada sobre ese asunto en sus blogs.

Aquella pregunta, increíblemente, choca frontalmente con la manida frase que golpeó este blog durante unos días; “La culpa es de esta sociedad”.

No quiero que ninguno se enfade por esta entrada, pero es que desde hace un par de días me ronda en la cabeza esta pregunta y no puedo esperar más a proponérsela a ustedes para que intenten ofrecerle una respuesta digna y convincente.

Qué parte de la sociedad falla, cuando los que podrían decir algo con sus propios medios, ustedes los bloguers, reniegan de esa obligación moral y deciden que esa tarea, la de la denuncia de la pederastia en una plataforma que fanfarronea por ahí de tener filtros que la detectan, filtros que más tarde se demuestra que son falsos, es tarea de otros que viven de los impuestos que ustedes pagan, y mientras lo dicen, se ponen a escribir un artículo sobre cualquiera de las cosas que les han pasado o dejado de pasar…

Qué parte de la sociedad falla, cuando a un servidor se le dice, por activa y por pasiva en comentarios y correos electrónicos, que está repitiéndose en exceso en un tema que no le importa a nadie, la pornografía infantil, y que ya se están cansando de leer un día si y otro también referencias a este problema en este blog.

Qué parte de la sociedad falla, cuando los lectores de un blog son capaces de flagelarse públicamente por un tema en el que no pueden hacer nada, la violación de una niña por parte de menores, y éstos, cansados de darse latigazos a la espalda mientras entonan un mea culpa, son incapaces de escribir en su blog un simple post que denuncie el terrorífico problema que subsiste en la Red Social Live Spaces.

Qué parte de la sociedad falla, cuando quienes sí pueden hacer hacer algo para luchar contra esa lacra, deciden banalizarla y tildarla de lucha contra molinos de viento.

Si la sociedad en general, como muy bien decís algunos de vosotros, es culpable última del comportamiento de esos niños violadores, y teniendo en cuenta que ninguno de nosotros hemos tenido contacto alguno, ni con esos niños ni con sus amigos, que nos hayan permitido corregirlos…cuál debería ser la cota de responsabilidad que nos deberíamos adjudicar, todos y cada uno de nosotros en el caso de la pornografía infantil, teniendo en cuenta que si bien no podemos impedir que se realicen esos abusos físicamente, si que podemos denunciarlos mediante nuestros blogs y no lo hacemos. Cuan responsables somos, cuando siendo así el caso, decidimos omitir hablar de ello en nuestros blogs y obviamos el tema mirando hacia otro lado.

Miren, el otro día vi un vídeo en el blog del ya miles de veces enlazado Marcelino.

De nuevo este año van a tener la oportunidad de resarcirse del posible sentimiento de culpa que les pueda haber generado este post. Y aunque ya saben ustedes que lo mejor es hacer de esta lucha un movimiento continuo y permanente en sus blogs, les pido, si no es mucho pedir, que esta vez se decidan a formar parte de la marabunta que esperemos que este año se sume a la Blogocampaña contra la Pornografía Infantil de Nacho.

¿Son ustedes de los que piensan que la sociedad es responsable de los actos de algunos de sus individuos?¿Se hacen ustedes también responsables de su propia inacción? El movimiento, como dijo algún erudito hace ya muchos años, se demuestra andando.

10 Comentarios

La blogosfera es una tómbola

Yo siempre he creído que lo que pudiéramos decir en nuestros blogs, era algo que solo nosotros podríamos decir. Hasta cierto punto puedo alegrarme de no haber estado demasiado equivocado. En cierto modo nosotros, los bloguers, somos los únicos capaces perder el tiempo en escribir estas cosas en nuestras bitácoras.

Por ejemplo, yo mismo este mediodía he escrito, si se puede llamar escribir a eso de pegar dos códigos de vídeos y adornarlos con tres frases, una entrada en el blog. El post, aunque haya quedado bonito, y conseguido transmitir justamente ese sentimiento contradictorio, que pueda ofrecer la grandeza de nuestro Sistema Solar y la pequeñez de la humanidad, no me ha dado más de cinco minutos de trabajo. Más o menos el tiempo productivo que pueda tener cualquier funcionario.

Otros, en cambio, optan por anunciar, como si eso a lo que se refieren fuese algo que fuera a cambiar el mundo, una nueva actualización del wordpress. Que no es cualquiera, que esta vez ya va por la 2.8.1. Mira que me asombran a mi este tipo de posts. Es como cuando se actualiza el Page Rank, se cae Gmail, o en su detrimento, cualquiera de esos servicios que desde hace ya un tiempo, han pasado a formar parte irrenunciable de nuestra identidad virtual, acaban pasando unos minutos a la sombra del error server. Al perecer a nosotros, los bloguers, el que pase cualquiera de estas cosas nos produce un colapso nervioso que nos obliga, irremediablemente, a referirnos al tema casi casi sin llegar a aportar nada más que el simple echo en si. Y como ya todos somos listos y pocos pecamos de inmadurez, disfrazamos estas entradas con un tag sugerente como lo es el de minipost y asunto arreglado.

Abrir el lector de feeds es, finalmente, una aventura que nos puede llevar a cualquier lugar.

Podemos enterarnos de aquello que siempre sospechamos, pero que nunca pudimos comprobar. Eso que sucede cuando alguien lleva su ordenador averiado a un técnico y este lo estafa. Y peor aún, que éste se divierta rebuscando entre nuestras fotos, nuestras claves del faceebok, tuenti y demás servicios on-line, y pase con sus compañeros un rato agradable, a costa de nuestra propia intimidad. Y el pobre Jasp aún se pregunta si eso estará pasando o no en España…ignorantillo…

Pasan tantas cosas en el mundo y hay tantos blogs en los que encontrarlas.

Por ejemplo, dos días después de escribir mi entrada sobre la sociedad, va y me encuentro con un post de Burrhus que más o menos expone mis mismas posiciones. ¿Será esto posible?¿Otro tipo radical? No, es la tómbola de la blogosfera que a veces, y de forma totalmente aleatoria, nos otorga el beneplácito de la duda a la hora de saber, si es que debimos nacer o no, en otro mundo diferente al que actualmente nos cobija. Uno, que ya tiene la espalda muy ancha, tras tanto tiempo pasando por ser un descerebrado que no sabía de qué hablaba, no se sorprende de estas coincidencias y las toma así, tal cual le vienen, con la alegría contenida de ver, que finalmente, pudo coincidir con alguien y no le cayó un rayo encima como maldición.

También, y esto no es que sea raro, sino que es algo que destaco por ser oxigenante para la pobre mente que esto escribe, uno puede encontrar maravillosos posts, que sin atacar o ponerse de parte de nadie, son capaces de apuntar en una dirección que pueda poner a cada cual en su lugar sin que ninguno de los mentados puedan decir esta boca es mía. Y es que, como ya dijo alguien alguna vez en su vida, lo mejor para escribir un post es dejar las vísceras de lado. Yo, como cuando escribo no lo hago con las manos, sino vomitando o sacando de las vísceras todas y cada una de las palabras que transcribo a través del teclado, nunca seré capaz de escribir esos buenos, adulados y vitoreados posts. (Nota mental: ya sé porqué nunca has tenido un éxito rotundo en esto…).

Eso si, a parte de texto y mucho mucho sesudo comentario, podemos encontrarnos con edificantes posts que nos evoquen una tímida sonrisa. Vale, si seguiste los dos enlaces que puse… lo reconozco es verdad, más que una tímida sonrisa, debería poner una estruendosa carcajada.

Podemos encontrarnos también a intrépidos visionarios de lo que es y será la Web, que no dudan en subir de nivel a la misma añadiendo una cifra más a la 2.0, convirtiéndola así en la Web 3.0. Debo decir que no dudo, ni por un instante, que esta web llegará. Solo es que me sorprende que algo como twitter, calificado ya por sus propios dueños de simple herramienta mientras huyen de la denominación de Red Social, y siendo esto lo que se lleva en estos momentos, lo de Red Social, cual pasarela Cibeles estuviéramos hablando, vaya a poder resistir el embate que desde Facebook, Live Spaces y demás Redes Sociales puedan asestarle. Por poder, podemos decir que ya éstas dos grandes Redes, tienen entre sus herramientas una cosa que se parece, y mucho, al twitter de toda la vida.

Pero si por dar vueltas en el comentario vamos a ganar más lectores, podemos escribir una tesis completa sobre este mismo tema y llenar, sin temor alguno, un post entero con la nimia pregunta de que si Twitter es o no una Red Social. ¿Qué más da que sus dueños se empeñen en decir que si o que no? Nosotros somos bloguers y nos importa un pimiento qué diga o deje de decir el dueño. Nuestra impresión en nuestra y con ella batallaremos hasta el final. O hasta que nos cansemos de nuestro blog, que para eso es nuestro…

Y es que hay tantas cosas volubles en esta cosa llamada blogocosa.

Por ejemplo, toda la vida defendiendo que el contenido es lo único que puede hacer que nuestro blog tenga éxito y va y resulta que ahora ya no solo cuenta esto, si no que la confianza en el autor también tiene su propio peso. ¿Que pasa entonces con los que esconden su identidad tras un nick? Esos, por desconfiados, no tienen derecho alguno a tener credibilidad. La confianza dicen…Yo recuerdo muy bien todas y cada una de las veces que me han insultado en este blog y las otras en las que algunos han decidido que ya no debían leerme por plasmar una opinión aquí. Todos esos dicen que perdieron su confianza en mi, pero es que yo nunca supe si la llegué a tener. Por una opinión se pierden amistades, pero también se ganan lectores. ¿Confianza? Eso es el cuento de la lechera. Lo cierto es que si intentamos hacer que los demás confíen en nosotros, lo único que lograremos será escribir pensando más en el qué dirán, que en qué escribimos. Y luego, como todos sabemos, nos saldrán churros que pocos entenderán y que ninguno compartirá, ya sea por indefinidos, ya sea por poco concluyentes en sus sentencias. ¡Vamos, como el post que estoy escribiendo ahora!

Tan volubles como ir a uno de nuestros blogs de cabecera y encontrarnos con un post dedicado enteramente a nosotros, los gorditos. ¿Qué hubiera sido de mi si no hubiese leído el post de Manuel? Pues eso, que no habría disfrutado como lo voy a hacer hoy. Y es que, además de opinión, los blogs también son cultura. Una cultura algo diferente, pero cultura al fin y al cabo. No me negarán que el libro en el que se inspira ese post está escrito justamente allí, en un libro. Y a ver quien es el chulo que nos dice que lo escrito en un libro no es cultura. Es más, que se lo digan a nuestro amigo Risto Mejide, a ver si tienen huevos. ¡Dios no se ni porqué enlazo su blog!

¿Y qué me dicen de encontrar curiosidades?

En la blogosfera se pueden encontrar todo tipo de curiosidades. Servidor, sin ir más lejos, se planteó una vez cuando y donde utilizar los puntos y las comas en los posts. Una chorrada, lo se, pero hasta a mi, tras haberlo escrito, me pareció de gran ayuda. Pues bien, siempre hay alguien que te gana en cualquier cosa que te plantees y este caso es, cómo no, uno más de los miles que nos podemos encontrar por estos lares. Ni más ni menos que Araque, que con su pregunta sobre el origen de la frase, “ser el farolillo rojo”, se ha sacado un post de la manga.

Pero sin duda alguna, a curiosidad, lo que se dice curiosidad, no le gana nadie a este vídeo de cómo se hubiera tratado en el mundo actual la noticia de que el hombre llegara a la Luna.

Y es que amigos, la verdad es que con este post solo he querido demostrar cuan gran y variada es la blogocosa.

Hay pocos, de los que son enlazados por un servidor con mayor frecuencia, entre los afortunados del mismo. Y a ello hay que sumarle que no he llegado a recorrer ni la vigésima parte de lo que es mi Reader. Acabo el post, con las recomendaciones que son los enlaces, porque ya se hace largo y tedioso. Tengo en el lector al menos 5000 post sin leer. No se cuantos son en realidad puesto que el tedioso y lastimero +1000 está presente en esta herramienta desde hace ya un mes y medio. Pero quiero dejar claro que ninguno de los enlaces ofrecidos aquí, lo han sido pensando en atacar a sus autores. Solo he querido plasmar un retazo ínfimo de lo que mis ojos ven en la blogocosa. Las cosas, que finalmente, permiten a servidor escribir sus posts.

La blogosfera es grande y amplia. Nosotros solo somos unos pobres bloguers que compartimos lo que nos nace de dentro y lo intentamos plasmar en nuestros blogs. No tiene porqué estar perfectamente redactado. No tiene porqué estar falto de faltas de ortografía. Basta con que los demás sepan que tus errores no son intencionados para que la sencillez de trato se haga presente.

También he escrito esta entrada para haceros sabedores de que cerrar vuestras lecturas solo a la de los que os comentan es un error. Si solo lees a unos pocos, lo más fácil es que acabes perdiendo la capacidad para escribir cosas originales, siendo que finalmente hablarás siempre de lo que ellos hablan.

No temas a no pasar por el blog de un amigo dos días seguidos.

Mi experiencia me dice que pocos bloguers escriben más de un post semanal reseñable. Expande tus lecturas y comenta solo donde creas que tu frase no será tomada por un mero “hola que tal”. Verás, que cuando finalmente llegues a uno de esos amigos tuyos y les dejes un comentario ofreciendo una impresión sobre lo que han escrito, éstos, contentos, te darán una verdadera bienvenida. Comenta todos los días, sin importar de qué hayan escrito, y el día que no lo hagas pensarán que te enfadaste con ellos.

Y es que la blogosfera, como la vida, no la debemos delimitar en dos calles. Un mundo entero nos espera ahí fuera. Entre enlaces, comentarios y posts curiosos de conocidos y desconocidos, que nos podrán hacer pasar un rato agradable al tiempo que nos ofrecen una opinión que podrá, o no, ser compartida por nosotros y rebatida, si lo deseamos, tanto en su post como en uno de cosecha propia.

La blogosfera es una tómbola y yo el tombolero mayor.

Resultó que desde el espacio acabó siendo esta nimiedad

Somos tan poca cosa…

Desde hace años, más o menos todos los que llevo vividos, vengo escuchando la misma cantinela cuando un suceso inexplicable salta al albero en donde se torea la opinión pública. Normalmente, cuando un niño comete un delito, una mujer es violada, o un hombre maltrata a su mujer, la sociedad en su conjunto es culpada de los males que el agresor o delincuente haya podido cometer.

Si unos niños violan a una niña, siempre acaban apareciendo los mismos tratando de explicar tan inexplicable suceso con aquello de familias marginales, pasotismo parental en lo referido a la educación de esos mismos críos, e incluso la poca capacidad para discernir entre el bien y el mal.

Miren, en pocas cosas seré tan radical como en la referente a este mismo tema. Yo, personalmente, creo que la responsabilidad ante la comisión de un delito no debería tener edad mínima. Creo que si el menor, de la edad que fuera (aunque ésta se situara en los 8 años), ha sido capaz de cometer una violación, o cualquier delito por el que la pena a cumplir en caso de un adulto sea la cárcel, debería ser juzgado como tal y llevado para cumplir su pena a un centro de menores, pasando finalmente a una cárcel de las de toda la vida con la llegada de su mayoría de edad.

Una vez puesta esta medida en marcha, intentaría dejar de culpar a la sociedad de los males que provocan algunos de los individuos que la conforman. No soy yo culpable de que un niño haya violado a otra niña. Tampoco lo es mi vecino. Y menos usted que me lee en estos momentos. La culpa, toda la culpa, es del niño y de nadie más.

Tampoco la tiene una familia desestructurada, ni un colegio público, ni el vecino que no sabe ni cómo nos llamamos.

Personas que han vivido sin padre o sin madre, incluso crecido la mayoría de la vida sin la presencia de estas dos figuras paterna y materna, han llevado una vida normal y corriente sin que la comisión de delitos se haya producido. Y me puedo jugar lo que quieran ustedes, a que todos conocen a alguien, que perdió de pequeño a su padre o su madre, y que no se convirtiÓ en delincuente por ello. Es más, creo que acertaré si digo, que justamente esas personas, suelen ser las que más y mejor valoran la presencia de la familia y lo que ésta representa.

El estar o no, en un colegio público, no es tampoco un síntoma que nos pueda prevenir para adjudicar o no delitos. Millones de personas se educan en colegios de este tipo y no todos son delincuentes. Es más, más de uno es universitario y se saca la carrera, e incluso puedo jugarme de nuevo lo que quieran, a que la mayoría de grandes personalidades, escritores, policías, jueces, abogados y “todiós” de profesionales que se les ocurran, cursaron sus primeros estudios en un centro público.

También podría poner la mano en el fuego sin quemarme, si les dijera que seguramente ustedes no conocen al vecino que vive tres puertas calle abajo. Y creo que estarán conmigo, en que eso no les hace culpables de que éste pueda cometer delito alguno. Si no son culpables de lo que haga él, que vive a tres puertas de ustedes…¿cómo lo pueden ser de quien vive en otra calle, ciudad, o país?

Tampoco es de los videojuegos, ni de la televisión, ni internet.

Antes jugábamos en la calle con los amigos. Claro, pero es que antes no había coches que fueran a ciento veinte por una calle de ciudad. Además, antes se jugaba en la calle si, pero se jugaba a lo que se jugaba, ¿o es que eso de jugar a tirarse pedradas, es algo a lo que ustedes no jugaron nunca? Pues ya me dirán qué es más violento, si matar virtualmente a un extraterrestre, o cargarse de un ladrillazo en la cabeza a un amigo.

Es más, antes en la televisión veíamos Tom y Jerry. Pues que sepan que estos dibujos están parodiados en los Simpsons con su Rasca y Pica. Y mientras decimos, con la boca pequeña, que esos dibujos de los dibujos son poco recomendables para los niños, en nuestro pasado bien que nos los tragábamos en una versión un tanto más dulcificada, la de los mencionados anteriormente. Por no hablar de todos los dibujos que había que encasillaban a las niñas y los niños.

Tampoco el actual internet es culpable de nada. No me digan ustedes que antes no se compraban a escondidas la Interviu. Pues bien, ahora se buscan páginas guarras, y gratis. Antes se conocía gente en las discotecas, ahora los foros, chats, y blogs, también nos permiten hacer esas cosas. Posiblemente, y en eso tengo darles la razón, en el actual modelo de internet falta una figura autoritaria que pueda delimitar lo bueno y lo malo. Es decir, si una empresa contiene en sus servidores contenido inapropiado, ya sea contenido pedófilo, denigrante hacia sus propios protagonistas como las webs pro-Ana y Mía, o de violencia hacia terceros con afán de lucro, ésta debería ser multada y obligada a eliminar los mismos de inmediato, amén de delatar a los usuarios que subieron dichos archivos y encarcelarlos el tiempo que fuera necesario, si acabara siendo esa la pena que en los juzgados les fuera impuesta.

La sociedad como tal, no puede acabar siempre siendo la culpable final que nos permita explicar la conducta de algunos individuos.

Esa temeridad insulta a las víctimas, puesto que tras sentirse agredidas, deben contemplar cómo los de siempre intentan humanizar la figura de su agresor, disculpándolo por la toma de drogas, la falta de un padre o una madre, o la pobreza que debía padecer antes de cometer una u otra salvajada.

La sociedad solo es culpable de ser eso mismo, sociedad. El resto de obligaciones que se le pretenden asignar, son solo excusas para la difusión de un falso buenismo en la aplicación de penas para según qué delitos.

No señores, yo no soy culpable de que esa niña haya sido violada por esos niños. Tampoco sus padres, que solo han intentado criar a su hijo de la mejor forma posible, o en su caso, de la mejor que han sido capaces. Los padres no son culpables de la conducta de sus hijos cuando se comete un delito. Tal vez sí de la poca o mala educación que puedan tener. Pero convendrán conmigo también, en que hay mucho maleducado por el mundo, y no por ello todos son delincuentes.

Dejemos de flagelarnos mutuamente y aceptemos la única verdad que siempre existió; el único culpable de la comisión de un delito siempre es quien lo perpetra. Ni es mínimamente culpable la víctima, ni la sociedad que rodea a ambos. Dejémonos de chorradas que busquen causas donde solo hay hechos, y centrémonos en no disminuir las culpas de quien no ha comprendido la diferencia entre el bien y el mal. Y si a eso le unimos, el que a la víctima no se le busquen posibles responsabilidades, convendremos en que esta vez si, viviremos en un mundo mucho más justo y seguro para todos.

No entiendo porqué nuestra sociedad, y en particular los medios de comunicación, funcionan así. A golpe de veleta. Generalizando sobre lo ingeneralizable, e individualizando lo que, presumiblemente, es pecado compartido por muchos.

Me repugna mucho ver cómo se puede pasar, de dar la noticia de la violación de una niña de 13 años, disminuida psíquica, por la que tres de sus agresores (presuntos) ya han sido puestos en libertad, a relatar cómo de buena está una tortilla de patatas. Y me sorprende más comprobar, que más o menos, a las dos noticias se les haya dedicado el mismo tiempo en el noticiero.

Entristece, y eso es lo mínimo que podemos decir sobre este tema, que este escamamiento personal no sea cosa de hoy, sino que se remonte a una vieja pelea en la que muchos de nosotros estamos enfrascados y para la que, según un gran amigo, el diario El País no tenía tiempo puesto que la Gripe A los tenía colapsados. Pasado el tiempo, ese mismo diario parece colapsado de nuevo, ya no por esa maldita Gripe, sino por los escándalos políticos que pueden perpetuar, o eso esperan, al partido de sus amores en el poder. Aunque hayan visto claramente, no hace mucho, que eso no funciona en esta España de pandereta.

Sinceramente, creo que cada vez vamos a menos.

Uno de esos artículos que uno debería leerse con detenimiento es el que acabo de leer, mientras escribía esta entrada, en el blog de Marcelino. Si, yo suelo leer otros artículos mientras escribo el mío propio, ya sea para asegurarme de que lo que recuerdo fue lo que leí de verdad, ya sea para profundizar en mis propias convicciones. El caso es que mientras lo leía no podía más que asentir con la cabeza y asquearme ante la obviedad de lo que mis ojos asimilaban renglón a renglón.

Finalmente es cierto que la culpa es nuestra.

Nuestra y de todos los que con sus noticias, sus interpretaciones torticeras de la voz del pueblo y el amiguismo que los ata a los unos con los otros, tergiversan y acallan toda voz discordante que les pueda hacer sombra. La violencia juvenil solo es importante cuando un niño mata a otro, cuando una niña es violada o cuando una red de pederastas es capturada.

A esos niños, que no son más que una excepción de nuestra sociedad, se les humaniza, se dan datos y referencias a capazos sobre su vida, sus familias…y sin embargo, a las víctimas de la pederastia, nunca se las menta en las noticias relacionadas con la captura de una de esas bandas que trafican, con vídeos o fotografías, en las que desgraciadamente son protagonistas.

Cae una red de éstas y la noticia dura treinta segundos contados. Se limita ésta a mencionar la cantidad de detenidos y las provincias en las que éstos fueron pillados y ahí se opta por dejar de tirar del hilo. No se profundiza en la noticia y no se dice cuantas posibles víctimas hay en los archivos requisados. Las edades de éstas. Sin están o no en España, o si son niñas y niños de países tercermundistas. No se mencionan los tipos de vejaciones a las que fueron sometidos y mucho menos si éstas tuvieron o no un resultado nefasto para ellas.

La noticia, por escabrosa y dura, no es bueno que sea aireada.

Poner puertas al campo, que es lo que significa controlar internet, es algo que según parece va contra natura. Es mejor crear y dar publicidad a supuestos filtros de grandes compañías, mientras estas mantienen en sus servidores la mismísima lacra contra la que pretenden hacernos creer que luchan. Es mejor, qué os voy a decir a estas alturas, acariciar la cabeza del león que nos deja las sobras de la comida, que intentar enfrentarnos a éste para salvar la cabeza del pobre Ñu, que documental tras documental, cae irremediablemente bajo las zarpas de uno u otro depredador.

Al final, el la cúspide de la pirámide siempre estuvieron los mismos. Y aunque nos duela, la información que recibimos en los medios siempre será la que los grandes depredadores, en este caso políticos y empresarios de alto postín, crean que debemos conocer.

El tiempo, finalmente, ha dispuesto que la verdad sea revelada a la plebe; mientras nos reíamos de los pobres Ñus y de su fatal destino, hemos descubierto horrorizados cómo en la realidad nosotros, el pueblo, la plebe y los curritos de todos los días, éramos tan solo una inmensa manada de seis mil millones de Ñus, que corrían de lado a lado, en espera de no ser nunca la comidilla de los primeros.

Los Documentales de la dos, esos tanto tiempo criticados, han resultado ser el espejo en el que mirarnos cada vez que acabemos de ver las noticias. Y es que ya decía yo, que esta calvicie incipiente que se apoderaba de mi cabeza, no podía deberse solo a la caída del cabello y la vejez. La triste verdad ha acabado siendo que había que dejar sitio para mis bonitos y relucientes cuernos de Ñu.

Hasta mañana, querida manada, mañana nos vemos en esta extensa sabana del Serengueti llamada blogosfera.

Bueno, finalmente me ha dado tiempo ha hacer algunas lecturas rápidas en algunos de esos blogs en las que pocas veces comento. Y aunque esta vez tampoco les he comentado, lo cierto es que les haré un favor un tanto más preciado que es el de enlazarlos. Este fin de semana entre los dos me han descubierto dos curiosas herramientas que analizan nuestra vida cibernauta desde el punto de vista de nuestro nblog y el del Twitter. Comencemos floreando el blog. Esta estupenda herramienta nos permite, mediante la traducción de los enlaces entrantes, los tags y demás curiosidades de nuestro blog, formar unas preciosas flores con las que todos podremos intentar presumir ante nuestrros lectores jejeje. Esta herramienta la he encontrado gracias a Lembd, de Tántalo, que a su vez le debe su descubrimiento a Alfonso Alcántara, de Yoriento. Sin duda, una de las cosas más bonitas de esto de florear el blog, es ver cómo va tomando forma nuestra flor poco a poco. Y ahora hagamos un mosaico de nuestros seguidores en Twitter. Esta otra herramienta la encontramos gracias a Vageante. Se trata, ni más ni menos, que una web que nos ofrece recopilar automáticamente todos los avatares de tus sseguidores en tiwtter y enlazarlos hacia sus cuentas. Sin duda una buena forma de homenajearlos a todos y de agradecerles el que nos aguanten las pocas chorradas que podamos contar allí jejeje.

Consigue tu Mosaico de Twitter.

Y con esto y un bizcocho nos vamos a la cama, que mañana hay que trabajar. Saludossss.