4 Comentarios

Te borro del feisbuc

Me ha encantado este vídeo que la Ogra que todo lo logra ha publicado en su video blog de YouTube. Desde hoy, antes de borrar a nadie de mi Facebook, le mandaré este vídeo como anuncio de mi inapelable decisión jejeje

Lo se lo se, se supone que hace tiempo dije que no iba a poner vídeos y cosas de esas por la ley Sinde, pero es que esto me puede y creo que más que daño lo que hago es hacerles un favor a estos cachondos jejeje.

Por cierto, el vídeo lo encontré gracias a un comentario de un tal Goslum en el blog apuntes en sucio...jejeje

Ya saben ustedes que lo mío con todo lo que suene a Catalán suele acabar mal. Muy mal. Pero esta vez les prometo que vengo en son de paz. Y lo hago para hablar de algo que creo merece la atención de todos nosotros y que da una idea aproximada de por donde creo yo que deberían ir los tiros en materia de normalización lingüística en nuestro país.

La Vanguardia ha decidido publicar su diario en las dos lenguas oficiales de Cataluña, el Catalán y el Castellano.

Me parece un acierto. No, no se han equivocado de blog. Soy ese mismo tiparraco engreído que vomita consignas anti-catalanistas por la boca cada vez que la abre. Soy el mismo que no se traga a sus políticos. El mismo que aplaude con la orejas el cierre de los repetidores de TV3. El mismo que viste y calza.

Pero siendo verdad todo eso que dicen de mi y aceptando impotente que para algunos mi forma de pensar (libre y autónoma), es una reminiscencia de un pasado franquista que se tornó en un blaverismo analfabeto con la llegada de la democracia, he de reconocer que la decisión de Javier Godó es un acierto y una lección que los gobernantes nacionalistas deberían aprender y hacer propias.

Me gusta que ese periódico haya decidido hacer una versión en Catalán. Y no me alegra porque crea que debería tenerla desde hace tiempo, que va a ser que no, sino más bien porque ello debería demostrarles a quienes mandan en aquella CCAA, que a veces la imposición del Catalán es el camino más corto hacia la marginalidad lingüística.

Tan sencillo como eso. Un periódico Catalán, abanderado de la cultura de aquella comunidad, decide de motu propio abrir sus ediciones al idioma natural de quienes lo leen. Es lo normal, lo básico para que una lengua no muera. Es esencial para la supervivencia de una lengua que comparte tantas y tantas similitudes con otra que está más al sur y de la que servidor es nativo, el Valenciano.

No ha hecho falta denunciarlo por no escribir en Catalán. No ha sido necesaria la denuncia entre vecinos. No ha sido necesaria la inquisición lingüística de Santiago Espot para que ello sucediera. Ni siquiera ha sido necesario llegar al absurdo de aquella denuncia al Corte Inglés por no rotular su logo en Catalán. Ha bastado la normalidad, la libertad de poder escribir como bien le venga en gana al redactor jefe de ese periódico.

Y yo que me alegro. Porque miren ustedes, una cosa es que a uno le obliguen a escribir o hablar en un idioma impuesto y otro muy distinto es hacerlo por voluntad propia. Y además hacerlo así, sin estridencias, sin renuncias adornadas de aspavientos. Comprometiéndose a ello en una decisión puramente empresarial, sin politiqueos ni guiños extraños. Simplemente porque ellos lo han decidido.

Eso sí, no acabaré este post tan dulce a los oídos de muchos sin una sola crítica a lo allí escrito. Miren, uno alaba la normalidad, la añora y la celebra como el que más, pero también me gustaría que ésta fuese recíproca en todos los ámbitos.

Mire señor Godó, a mi me chirría especialmente que cada vez que un Catalán escribe la palabra Cataluña, sustituya la “ñ” por una “ny” y a renglón seguido escriba España con su “ñ” correspondiente. Eso no lo hacen ustedes solamente, mucho talibán metido a bloguer o comentarista utiliza esa misma técnica para despreciar a una España que servidor lleva muy dentro, mucho más que su propia Valencianía.

Pero que usted, todo un flamante Presidente-editor de un medio de comunicación como es La Vanguardia, se avenga también a tamaña gilipollez gramatical, le hace a uno replantearse seriamente si su decisión, esa de abrir su periódico al bilingüismo, merece un solo renglón en este blog de mierda.

Le tranquilizaré si es que ha llegado a leer esto. El post está publicado. Creo que pese a su deliberada intención de incomodar a quienes como yo detestan dicha práctica, su decisión merece ser alabada desde el blog de este ignorante, blavero, franquista, no se cuantas cosas más y pobre camionero que solo desea que las imposiciones basadas en fantasías de países que nunca existieron pasen a mejor vida.

He dicho.

Es curioso que uno haciendo zapping caiga de bruces con una verdad que siempre negó y lo que es peor, comprenda que al menos una pequeña parte de las opiniones que vertió en su blog simple y llanamente estuvieron basadas en una falsedad que las acabaría deslegitimando para siempre.

Me refiero a aquello de que los Españoles que fueron a Alemania lo hicieron siempre con un contrato en la mano. Hoy viendo Salvados (no me pregunten cómo acabé viendo semejante engendro sectario) he visto a un descendiente de Españoles inmigrantes en Alemania decir y asegurar que en aquellos tiempos lo normal era que los Españoles llegaran con visado de turista y que tras hacer pie en Alemania se pusiesen a buscar trabajo como cosacos.

¿Deslegitima esto acaso mis opiniones sobre la inmigración? Bueno podría decir que no, pero lo cierto es que si lo hiciera me estaría engañando a mi mismo. Mis opiniones se basaban en una mentira; “los Españoles llegaban con contrato”. La realidad distaba mucho de ello, llegaban con visados. Puede que no todos, puede que no la mayoría, pero sí que lo hacían los suficientes como para que ello fuese una percepción sentida por muchos en aquel país.

Otra cosa que me ha parecido interesante es la reflexión que hace Mariofz en su blog. ¿Sabía yo hace tres semanas que en Egipto había una dictadura?¿Lo sabía de Túnez? De Libia él no lo sabía pero servidor de ustedes sí, aunque ello no le resta vergüenza a haber permanecido impasible durante todos estos años de ignorancia chulesca.

Tienen petróleo, son ricos, viven de subirnos el precio de la gasolina…

Y ello me ha hecho replantearme también otra pregunta. ¿Hasta qué punto estamos legitimados para alegrarnos de su liberación cuando hemos asistido impasibles a su condena durante todos estos años?

Yo me he puesto a recordar todo lo que he podido leer en la blogosfera y los medios tradicionales sobre este tema. Y así, a bote-pronto y sin volver a consultar todo lo que se ha escrito, pareciera que quienes salpicaron de tinta decenas de páginas de papel hablando sobre las revoluciones árabes, sabían desde tiempos inmemoriales que esos países vivían bajo el yugo de una dictadura.

La verdad, yo creo que no lo sabían. Les pilló a contra pié, sin saber qué demonios pasaba y se documentaron en la Wikipedia como todo hijo de vecino. Vieron que los presidentes de esos países se mantenían en el poder durante años y llegaron a la conclusión de que eran dictadores. Y los dictadores son malos, muy malos.

Luego se hicieron la pregunta que todos nos hacemos cuando nos enteramos que en el país que estamos de turistas rige una mano de hierro que amedranta la libertad de expresión; ¿Hay petróleo en este país? U otra un tanto más rebuscada; ¿Qué tiene éste país que lo hace imprescindible para los intereses de Occidente?

Y con ese silogismo de pensamientos encadenados es con el que han trabajado la mayoría de bloguers y periodistas en el caso de las revoluciones. No ha habido ciber-activismos ni conciencias atormentadas. Simplemente ha sido una carrera salvaje por parecer los más escandalizados, los más intransigentes con las dictaduras, los mayores defensores de la democracia del mundo mundial.

He llegado a la conclusión de que saber, lo que se dice saber, no se nada. Pero lo que me atormenta y me quita irremisiblemente el sueño, es que he descubierto que quienes se supone que me informan, saber lo que se dice saber y conocer, tampoco.

Y eso señores míos es una gran putada.

La caída de Mubarak no ha dejado tras de si la consolidación de una democracia occidental como esperaban los ingenuos que festejaron la llegada de la revolución contagiada de Túnez. La realidad, la alarmante realidad, es que el Islamismo radical está tomando posiciones entre los órganos de poder Egipcios y comenzando a dar espantosas señales de vida que los medios están silenciando a propósito.

Un ejemplo de ello es el segundo asalto al Monasterio de San Bishoy protagonizado de nuevo por el ejército Egipcio. El motivo de ese asalto según las autoridades fue que había que derribar el muro que los monjes habían construido en plenas revueltas civiles en su propio terreno y que las autoridades dijeron que estaban en terreno nacional. También negaron haber disparado armas de fuego ni haber agredido a ningún monje. Hoy ya se sabe que son quince los heridos por armas de fuego.

Otro ejemplo es claro es el asesinato a puñaladas hace unos días de un sacerdote a manos de unos encapuchados que entraron en su casa al grito de ¡Ala es grande! A raíz de este crimen unos tres mil Cristianos se manifestaron por las calles de Assut, teniendo que enfrentarse a comerciantes musulmanes y policía que les recriminaron justamente eso, ser cristianos.

El día en que 21 cristianos fueron masacrados en Alejandría, los musulmanes radicales se apostaron entre sus cadáveres al grito de ¡Ala es grande!

Tras ese atentado once miembros de dos familias cristianas fueron asesinados por radicales musulmanes para robarles muebles y ganado. En Egipto, durante lo que llevamos de año, ya han sido asesinadas 37 personas de religión cristiana. En los últimos treinta años, lo han sido por cuestiones de fe 4.000, el 10% de la población total allí residente.

No hay nada como ser el que manda en un país de necios, para tocarle los huevos a los que siempre te los tocan a ti (Veo7 e Intereconomía) decidiendo, de improvisto, cambiar de canal a los susodichos con la temporal desaparición de sus televisiones del espacio radioeléctrico, aduciendo como excusa una inevitable necesidad de dejar libre parte de éste, obligando así a los que los ven a diario a resintonizar sus TDT’s con la infantil esperanza de que no lo hagan y dejen de verlos…

Hay que ser PSOE para eso y para mucho más. Como por ejemplo decidir una bajada de velocidad máxima en autopistas con la excusa de la guerra civil en Libia, cerrar Garoña al tiempo que se alarga la vida útil de las demás centrales nucleares de España, o ponerse serio mientras que se dice que no se permitirá que un tal Gadafi mate a sus conciudadanos, al tiempo que con la mano por detrás de la espalda se le venden las balas con las que éste los va matando a la chita callando…

Y después le echan la culpa a la crisis por su posible fracaso electoral…será que ellos ven un mundo diferente del de el resto de los mortales…

En el congreso de los diputados hay 350 escaños a repartir. Pero estos escaños no se reparten en función de los votos en toda España, sino que a cada provincia se le asignan una serie de escaños y éstos se reparten entre los votantes que ejercen su derecho en ella.

En España hay cincuenta provincias y dos Ciudades Autónomas (Ceuta y Melilla). A cada provincia le corresponden dos escaños fijos y uno a cada Ciudad Autónoma, con lo que fijos ya hay repartidos 102 escaños. Los 248 restantes se asignan según la población. A mayor población en una provincia, más escaños a repartir. Por ejemplo Salamanca 4 escaños, Jaén 6 , Ceuta 1 y Madrid 35.

Salamanca tiene cuatro escaños porque en ella hay censados con derecho a voto 311.098 personas. Madrid por el contrario cuenta con 35 escaños a repartir porque en ella tienen derecho a voto 4.490.040 personas.

A Ceuta, por ser Ciudad Autónoma y pocos habitantes, la Ley Electoral le otorga un simple escaño a repartir. Por ello todos los votos que reciben los partidos que no ganan en esa circunscripción se pierden por el desagüe. Allí el PP obtuvo 20.040 votos las pasadas Generales del 2008 lo que le sirvió para ganar en esa circunscripción y llevarse el escaño que había en liza. Los 14716 del PSOE, los 481 de UPyD y los 244 de IU no sirvieron para nada y fueron votos tirados a la basura electoral.

En Jaén se repartían seis escaños. Cuatro se los llevó el PSOE con sus 230.026 votos y los otros dos  el PP con 151.390. los casi veinte mil de IU, los cerca de cinco mil de CA o los casi dos mil de UPyD se fueron a la basura.

Para repartirse los escaños de las provincias lo primero que se hace es una discriminación en base a un mínimo de votos que se pone en el 3%. Todos los partidos que no llegan a ese fatídico tres por ciento son eliminados de la batalla electoral antes incluso de comenzar a repartir los escaños.

Por eso, cuando una circunscripción es pequeña, pongamos por ejemplo Jaén o una de las Ciudades Autónomas, la dificultad de los partidos pequeños para abrirse hueco entre los grandes de éste país se hace evidente. No importa el total de votos que un partido consigue en toda España, sino más bien que éstos se concentren en una provincia para que tengan el valor suficiente para que se les otorgue un escaño.

Un claro ejemplo de esto es IU. Este partido obtuvo en total en las pasadas elecciones 969.946 votos en toda España. De ellos sólo los que se produjeron en Madrid (164.595) y Barcelona (155.674) les sirvieron para agenciarse los dos escaños que tienen en el Congreso. El resto de los votos, 649.677 se fueron directamente a la basura. Solo contaron los votos recibidos de Barcelona o Madrid, los demás no sirvieron para nada.

Otro ejemplo claro es UPyD que obtuvo 306.079 votos en toda España de los cuales sólo los conseguidos en Madrid (132.095) le sirvieron para conseguir el escaño de Rosa. El resto de los votos, los 173.984 restantes, se perdieron en el vertedero circunscripcional.

El ejemplo contrario a estos dos que os acabo de enumerar son los partidos que tienen  sus votos concentrados en unas pocas provincias. Ejemplo claro de ello son los partidos nacionalistas.

Por ejemplo el PNV obtuvo en las pasadas elecciones 306.128 votos repartidos en las tres provincias Vascas, con los que consiguió un escaño por Álava, dos por Guipúzcoa y tres por Vizcaya. En total seis escaños que cantan por bulerías cuando los comparamos con los de los partidos antes mentados.

La diferencia entre éstos y los anteriores es que ellos tienen todos sus votos concentrados en tres provincias y por tanto acumulan más posibilidades de salir vencedores en ellas y los otros dos dividen sus votos en toda España, lo que provoca que se diluyan en minorías que muchas veces quedan apartados de la pugna por los escaños en liza por la sencilla razón de que ni siquiera llegan al 3% mínimo para comenzar a ser considerados en el reparto.

Lo que provoca este desequilibrio no es la Ley d’Hondt en si, sino la propia división del parlamento en circunscripciones. Si tanto PNV como IU y UPyD tuvieran que pugnar por los escaños en una circunscripción única, el valor de los votos sí que sería ecuánime y porcentual. Los poco más de trescientos mil votos del PNV no valdrían más que los casi mismos de UPyD.

Si aplicásemos la Ley d’Hondt en una circunscripción única y eliminásemos el porcentaje del 3% para entrar en el Congreso en un sistema totalmente proporcional, el porcentaje mínimo de votos para obtener representación lo debería marcar el número de escaños a repartir. Siendo nuestro caso el de 350 escaños para las generales, el porcentaje mínimo nos lo daría la siguiente operación; (1:350)x100=0’29%. O sea, que el problema de la representatividad de los votos se esfumaría ipsofacto con la circunscripción única.

Y lo que es mejor, conseguiríamos una representatividad acorde con lo que la mayoría de los ciudadanos votan. Tendríamos un Congreso que sí sería un fiel reflejo de lo que todos votamos.

Espero que esto os ayude a comprender mejor la Ley Electoral Española.

Pd:

Si queréis podéis pasar unos minutillos instructivos viendo cuatro excelentes videos que ha subido una tal Araxe y que han sido publicados en la mirada del mendigo. Cuatro vídeos que de forma exquisita nos explican perfectamente cómo funciona la ley electoral española.

Lo digo más que nada por el ataque que está sufriendo el presidente de mi comunidad autónoma estos días desde todos los bandos. Todos dicen que es un error su proclamación como candidato en las próximas elecciones. Yo no lo veo así. Por ejemplo, contéstenme a una pregunta:

¿Quien de todos los candidatos alcaldables y presidenciables de España ha tenido a todo un Fiscal General del Estado examinándole hasta los tikets del Mercadona durante cinco años para descubrir la corrupción que el partido de la oposición daba por hecha y lo ha tenido que acabar acusando de no encontrar el tiket de tres o cuatro simples trajes?

Y otra pregunta que redunda sobre la primera:

¿Cuantos de todos los políticos que se presentan a las próximas elecciones serían capaces de sobrevivir a dicha investigación?

Ahí lo dejo y con ello justifico mi voto…

Dada la situación en los países árabes y su lucha por la libertad en todo el mundo, el presidente de España debería considerar muy seriamente el darle un empujón a su Alianza de Civilizaciones. Lo digo sin acritud, sin falsa crítica escondida, sin ironías. Si de verdad el mundo árabe está luchando por conseguir la democracia, la estabilidad, el bien común, Zapatero y sus compañeros de viaje, o sea todos nosotros, deberían poner toda la carne en el asador y apostar sin miramientos por esa alianza de civilizaciones que canalizara, de forma natural, el tránsito de aquellos países de la dictadura a la democracia.

Si alguna vez tuvo razón de ser esa alianza no fue en el pasado, sino ahora. No era posible la Alianza de Civilizaciones con países comandados por sanguinarios dictadores que oprimían a sus pueblos. No tanto en cuanto ésta les legitimaba en el poder al reconocerlos como líderes de sus países.

Diferente sería la cosa si ahora, el presidente Jose Luis, se decidiera a utilizar su plataforma como hilo conductor entre las distintas culturas y ésta hiciera posible una transición democrática de los países sublevados al poder, manteniendo vigilante al resto del mundo y así impedir cualquier intento islamista de Iranizarlos y convertirlos en Repúblicas Islámicas con tendencias anti-occidentales.

Y a eso me refería el otro día con mis posts. Dejarlos a su libre albedrío confiando en que sabrán llegar a la democracia por su propio pie, es abandonar a esos países a los pies de los caballos y dejarlos en manos de los Imanes venidos de Irán y Afganistán. Y eso señores sólo nos lleva a un sitio, el muro religioso del siglo veintiuno.

Así, que no es molestia para ustedes, déjenme ahora apoyar la Alianza de Civilizaciones del señor Zapatero y esperar que éste sepa hacerla funcionar de tal manera que les sirva a esos pueblos para acabar viviendo junto a nosotros en la plena democracia.

Déjenme que les haga una sencilla pregunta y después fíjense en la captura que les traigo en el post.

¿En el mundo virtual en que ahora todos convivimos, qué es lo que hace que alguien tenga fama o éxito y sea reconocido por los demás?

Masquen para ustedes mismos la pregunta un momento para después observar la captura de pantalla del twitter de la señora Leire Pajín y reconsiderar su respuesta de nuevo.

twitter pajín

La señora Pajín tiene 1642 seguidores en una cuenta vacía en la que no ha tuiteado ni por equivocación. Ninguno de esos 1642 tuiteros se ha enfadado por que no les haya devuelto el follow. Y lo más sorprendente de todo, hay 121 usuarios que la han añadido a una lista. Es lo más parecido que encontrarán ustedes al poder de la fama…

Y ahora otra maldad.

La fama en la ciberesfera sirve justamente para eso; para tener fans y seguidores por la simple razón de ser quien eres y no por lo que haces o dices. Por eso los gurús se matan por estar en todos los saraos, por acudir a cuanta reunión haya con los ministerios y por aparecer en todo medio de comunicación que se digne a escribir sobre la ley Sinde y las reacciones que ésta tiene entre el mundillo cibernauta…

De esta captura protagonizada por cualquiera de esos aspirantes a gurús, a ganar dinero por la simpleza de ser ellos mismos y sus rollos, hay sólo una delgada línea que franquear. Y de ahí a la fama, por supuesto…

7 Comentarios

Miedo

Es tal vez lo que deberíamos sentir todos, tanto en cuanto el mundo árabe se está levantando contra sus caudillos, al tiempo que nuestros políticos se mantienen de perfil, con la insultante preocupación que gira en torno a qué hacer con unos inmigrantes ilegales, que podrían venir en forma de éxodo bíblico, por culpa de unos asesinatos políticos promovidos por quien hasta ahora mantenía abierto el grifo de nuestro petróleo.

La mayoría de los que leen este blog han vivido la triste época mundial en que el mundo se dividía en dos; EEUU con sus aliados en torno a una alianza que aún se mantiene en pie, la OTAN, y la URSS, compuesta por todos los países del este que quedaron atrapados en la órbita Stalinista y que se caracterizaron por una idea política que finalmente fracasó, el comunismo.

Los procesos políticos que se vivieron durante los primeros años después de la segunda guerra mundial, fueron la semilla que dio lugar a todo un medio siglo que universalmente fue conocido como el de la guerra fría. El final ya lo saben ustedes, la caída del muro y la desintegración de la URSS.

Todo ese medio siglo nos lo podríamos haber ahorrado. Medio mundo se preocupó tan solo de lo que a él le correspondía y se olvidó a propósito de todo lo que ocurría al este del mentado anteriormente muro. Los abandonamos. Dejamos que vivieran subyugados al martirio de la hoz y el martillo. Nos olvidamos de ellos hasta el día en que, por accidente, una afortunada confusión nos llevó a derribar el muro de la vergüenza.

Hoy repetimos la historia. Nos olvidamos del mundo árabe y nos preocupamos por cuanto costará el barril de petróleo. Incluso hacemos vergonzantes cálculos que nos dibujen en un gráfico cuanto nos podrán costar a medio y corto plazo las revueltas por la libertad. Incluso abandonamos a su suerte a los ciudadanos de esos países y los dejamos en manos de movimientos religiosos que poco o nada tienen que ver con las democracias tal cual las conocemos.  En una Libia guerra-civilista la mitad que han ganado los insurgentes ya se ha constituido en República Islámica. Aún recuerdo mi post refiriéndome a este tema con lo de Egipto y algunas opiniones que no coincidieron conmigo en este tema…

Pero tal vez lo que más miedo me da es nuestra propia ingenuidad. Desde este lado del charco vemos confiados cómo unos países se levantan en armas contra sus dictadores y nos sonreímos ante lo que creemos es una victoria de la democracia. Permitimos que nuestros gobernantes permanezcan de perfil facilitándoles a los Imanes antioccidentales tomar posiciones en esos países.

Ante nuestros vítores y aplausos, se está formando el muro del siglo veintiuno, el muro religioso. Y lo peor de todo es que a quienes nos hacemos eco de esa posibilidad se nos está tachando de necios. Tal vez los necios sean otros que prefieren vivir en la ingenuidad permanente…

Desde que comenzara la crisis, esa ligera desaceleración que abanderó nuestro siempre respetado y admirado Jose Luis, se ha situado un pequeño foco mediático que ilumina constantemente aquellos contratos vitalicios que se instalaron en nuestro día a día disfrazados de hipotecas bancarias.

Unas veces los suelos fueron objeto de terremotos mediáticos. Otras los inexistentes techos que por obra y gracia de la providencia los bancos siempre olvidaron plasmar en aquellos contratos. Y últimamente la avaricia de la que hacen gala las entidades prestamistas de los dineros necesarios para la compra de las viviendas, que hoy en día acaban ejecutando prematuramente sus hipotecas mediante unas expulsiones judiciales que oprimen, a quienes desde la parálisis laboral que sufrimos todos, observan absortos cómo quienes se jactan de mirar sólo en su bienestar, deciden apoyar a quienes les atosigan con pagos imposibles al tiempo que vetan que la simple entrega de su querido y dulce hogar, sea suficiente para saldar la deuda que les ata a Cajas y Bancos.

Es cierto, la aceptación de esa minucia complicaría y de qué manera, las cuentas de más de una de esas entidades que hace unos meses pasaron tan sobradamente los estrés tests. Pero déjenme que les diga una cosa, la ciudadanía no está superando los tests que les presentan los bancos y cajas. Y éstos, lejos de tornarse comprensivos, optan por la liquidación forzosa de unas hipotecas, que dejan en bancarrota las economías de miles de familias que, por si no fuera suficiente con no poder echarse a la boca un buen filete de ternera, ven también embargadas sus raquíticas cuentas corrientes y desperdigadas por la calle en la que vivían sus escasas y paupérrimas pertenencias, mientras un cerrojazo ensordecedor atrona en sus oídos cuando la autoridad competente cierra tras de sí la que hasta hace unos segundos fue su casa.

PP y PSOE votarán en contra de que la entrega del piso liquide totalmente la hipoteca. Que no les sigan vendiendo la moto de que miran por ustedes. Ellos sólo tienen ojos para si mismos. Ustedes son simplemente el aborregado ganado que con “beeees” constantes deciden perpetuarlos en el poder de un país de sordos y necios.

6 Comentarios

Ética periodística y verdad palmaria

Pide el señor Urbaneja “un pacto ético en el periodismo” con el que sostener el empleo, principios y valores de éste. Olvida el señor cuan difícil debe ser esto cuando uno, leyendo dos periódicos diversos que se refieren a una misma cuestión, son capaces de encontrar culpables distintos que les sean afines a sus diferentes líneas editoriales.

Si todos los periodistas contaran la verdad tal cual es y no aquella parte de ésta que les interesa, no nos veríamos obligados a jugar a los puzles informativos con los pedazos que ellos nos enseñan en los distintos medios para los que escriben o hablan.

Siento desengañar a este pobre hombre, pero me veo en la obligación moral de decirle dos cosas. Primero, la ética periodística no existe. Se la comió la línea editorial cuando ésta decidió que debía apoyar a un partido político en concreto. Y tampoco la verdad palmaria existe, murió cuando para hacer sus cimientos se utilizaron mentiras y vagancias varias que nos permitieron crearnos una historia a medida.

Tan sencillo como eso. Tan triste como la realidad misma. Tan nefasto como la propia política.

Ha sido suficiente que comenzase a declinar el resurgimiento del emporio empresarial de la familia Ruz Mateos para que los salva-patrias de toda la vida salgan a la calle, en este caso a los blogs y los artículos de opinión, a decirnos a todos que eso era algo que se veía venir y que era de insensatos invertir en lugares en donde se nos daban duros a cuatro pesetas.

Pues bien señores, yo no les escuché a ninguno de ustedes decir una palabra más alta que la otra cuando este señor se dedicaba a poner anuncios de ampliaciones de capital de su Nueva Rumasa. Ni una palabra. Callaron como callaron las empresas que asesoraban a las otras empresas que negociaban en la bolsa antes del crack de hace tres años y medio.

Ni una sola palabra decían entonces. Callaron también en aquella ocasión. Y como entonces, han aprovechado la caída, o la inminencia de ésta, para asegurarse un tanto que nunca fue suyo. Así pues, no nos vendan la moto ahora de que lo sabían. No lo sabían. Le tenían ganas a este tipo y ahora se aprovechan para tirarle basura a los pies. Simplemente son carroñeros ávidos de despellejar a aquellos que siempre se les escaparon de entre los dientes.

No me convencen.

Apostillo el post:

Me dice David que no está de acuerdo con la opinión. Yo, leída después con su versión escuchada, me doy cuenta de que transmito una cosa poco acorde con lo que quería decir. No me refiero en el post a la CNMV ni organismos varios que sí han denunciado sistemáticamente durante estos años lo sospechoso de la inversión en Nueva Rumasa. Más bien me refiero a toda la sarta de artículos de opinión y contertulianos de radios y demás foros de conversación, en los que se apuntan el tanto jocoso del “ya lo decía yo” cuando en la realidad nunca dijeron una palabra más alta que la otra en referencia a éste tema.

Señores que se rasgan las vestiduras porque TV3 ya no emite en la Comunidad Valenciana. Asociaciones que ponen el grito en el cielo ante una decisión judicial porque no les es favorable. Catalanistas sin más.

El que en este blog escribe sólo tiene elogios para quienes desde su poltrona política han liberado a esta comunidad autónoma de una televisión ofensiva a nuestra región. Ofensiva tanto en cuanto desde ese canal autonómico se intoxicaba a la ciudadanía con unos países catalanes que nunca existieron. Denigrante tanto en cuanto fue un medio garante de una unidad cultural que nunca existió, no al menos hasta que desde el pan catalanismo se exigió la anulación de la cultura valenciana en beneficio de una catalana, inventada a fuerza de retorcer pasajes de la historia, con el único propósito de situar en su lugar un país que nunca se materializó.

Señores que hoy se rasgan las vestiduras y claman contra el gobierno que nos ha liberado de semejante lacra. Si tanto les gusta ser Catalanes, la cultura Catalana y la lengua Catalanas, váyanse a vivir a Cataluña. No nos intoxiquen a quienes aquí vivimos con artificiales reivindicaciones que ni pies ni cabeza tienen en esta comunidad autónoma. Dejen de llamarnos país Valenciano cuando nosotros, como pueblo soberano por obra y gracia de la Constitución Española, declinamos llamarnos así para autodenominarnos Comunidad Valenciana. No nos sigan insultando.

Déjenos en paz a los que tan solo deseamos vivir una vida tranquila como región de una nación que no es otra que la Española. Miren nuestro gobierno autonómico. Observen las mayorías. Las representaciones electorales. Fíjense en lo que esta región vota cuando tocan elecciones. Respeten sus decisiones. Acepten su nula capacidad para influenciar en ellas. Olvídense de su banal intento de catalanización de una comunidad autónoma que ante todo y sobre todo se siente Española por naturaleza.

Por pedir, tan solo limítense a escuchar nuestro himno. Un himno que también elegimos nosotros. Uno que ofrenda nuevas glorias a España. La España que ustedes odian. La que detestan. Aprendan su letra. Aprendan lo que queremos. Lo que somos. Acéptenlo. Olvídennos. Déjennos en paz.

Siempre que hemos hablado de bulimia y anorexia en este blog hemos intentado convencer a quienes estaban afectados por esta enfermedad de que debían olvidarse de sus nefastas ideas nutricionistas y ponerse a comer como todo el mundo hace en su día a día.

Hace unos días Moon dijo esto en su blog. Un blog sin posibilidad de dejar comentarios. Un blog que de verdad sirve para lo que muchos predican; el desahogo de su autor.

Ya sabéis que el tema de mi coco es para mi muy costoso y complicado por lo que no dejo posibilidad de comentar. Se que me acabarías intentando dar consejos, por ayudarme, y os lo agradezco pero, a parte de que, los únicos que voy a seguir son los de mi psicóloga y los de mi nutricionista, me da rabia que intentéis ayudarme y yo no poder hacer lo que me aconsejáis. No se como explicarlo

Y es que hay veces en las que simplemente hay que dejar que los segundos corran y que nuestras buenas intenciones dejen de impedir el sanamiento natural de las mentes enfermas y colapsadas como la suya. Sin duda alguna, una gran lección de Moon para todos nosotros.

Esta semana se ha promovido por la red de redes hispana la idea de una revuelta ciudadana en la que se pide el no-voto a los partidos que han hecho posible la fatídica Ley Sinde; PSOE, CIU y PP.

Lo curioso es que tras leer el manifiesto que nos adjuntan en su web, me he topado con una foto que Marcelino ha subido a su blog y que en sí misma viene a demostrarnos que las luchas que iniciamos de forma local frente a quienes desean poner verjas al campo en el Internet Español, son batallas perdidas a nivel mundial ya que ninguno de los que acusamos por estos lares aparece en la foto de marras que a continuación os expondré y que son en verdad quienes sí controlan todo lo que aparece y desaparece de la Red de Redes.

los dueños del cibermundo

Barack Obama, Presidente USA. John Doerr, partner, Kleiner Perkins Caufield & Byers. Carol Bartz,  CEO, Yahoo!. John Chambers, CEO, Cisco Systems. Dick Costolo, CEO, Twitter. Larry Ellison,  CEO, Oracle. Reed Hastings, CEO, NetFlix. John Hennessy, Universidad de Stanford. Steve Jobs,  CEO, Apple. Art Levinson, CEO, Genentech. Eric Schmidt, CEO, Google. Steve Westly, fundador, Westly Group. Mark Zuckerberg, CEO, Facebook

Es solo una curiosa forma de demostrarnos hasta qué punto somos capaces de quedarnos en la superficie de los problemas al tiempo que intentamos atajarlos y solucionarlos. Pero sobre todo, hasta qué punto estamos influenciados por unos gurúes que sólo buscan su propio beneficio.

¿No será mejor luchar contra estos señores, que dominan internet desde esa mesa en torno a un brindis Obaniano? Yo creo que sí…pero se ve que la mayoría cree que no.

He de decir que es cierto, me sorprendió. Nunca imaginé que este hombre fuese ha dar un discurso del calado que dio ayer en la Gala de los Goya. Siempre creí que con su renuncia al puesto de Presidente de la Academia, había puesto punto y final a su particular guerra con la Ministra. Esa que ha conseguido lo que pocos podían prever; que el presidente haya perdido votos a mansalva de manos del medio en el que basaba su futura campaña electoral Obaniana; Internet.

Si en algún momento en la última planta de Ferraz se tuvo la intención de buscar el voto entre las aguas del océano cibernauta, el maremoto que ayer sacudió el cibermundo en forma de hastags (Goya y Operaciongoya), posts y comentarios en las redes sociales, debería acabar en una seria reflexión que acabara con una conclusión clara y contundente; la batalla de la Red está perdida.

Y lo peor es que tras esa incontestable derrota no hay ganador alguno. No por ello va a ganar más votos alguno de los partidos que se presentan en las elecciones del próximo Mayo. La derrota ha sido suya, propiciada por ellos mismos, organizada estúpidamente por su propia Ministra de Cultura. Ejecutada por una ciudadanía cansada de que sobre ellos caiga una presunción de culpabilidad eterna.

Lo tiene muy mal el PSOE para ganar las próximas elecciones. Pensionistas, parados, funcionarios, cibernautas, fumadores, autónomos, empresarios en quiebra, dueños de bares, restaurantes y cafeterías…Demasiados frentes abiertos para un solo hombre con delirios presidencialistas. Demasiadas decisiones equivocadas tomadas a contrapelo de su propia ideología. Demasiados bandazos seguidos como para alcanzar a dar la sensación de que fueron intencionados y no obligados.

Y lo más malo de todo, para colmo de los colmos del Socialismo, ayer TVE quedó retratada con la censura que se realizó para ensordecer los abucheos de la calle. Por retrasar demasiado la señal para rebajar el estruendo que de fondo coreaba un "Sinde Dimisión". Pero sobre todas las cosas, por la criminal idea que ahora ya todo el mundo tiene en mente; los Socialistas también ejercen su particular presión sobre los medios bajo los que tienen algún tipo de poder.

Y no, no he ido a ver una película Española, sino más bien al contrario, la típica americanada que todo cinéfilo elige cuando lo que quiere es estar entretenido durante una hora y media. Entre nosotros, no volveré a ir al cine en mucho tiempo.

La razón es sencilla; una Coca-Cola mediana, una bolsa de palomitas del mismo tamaño y las dos entradas han costado veinte euros. Más que si te vas al McDonald, Bocata, Burger o Pans & Company a cenar. Un atraco en toda regla. Con esos precios es normal que las salas se mueran de asco. Quince éramos en la sala. Eso sí, la hemos visto sin niñatos riendo entre dientes ni mariconadas de esas. Como si la sala fuese nuestro salón de casa. Tranquilos.

Al menos puedo decir que me divertí viendo la película. No había drogadictos, malos tratos de pareja, fascistas, republicanos, ni gente de mal vivir típica en los bodrios Españoles. Ni pensar quiero en la de golpes en la cabeza que me hubiera dado contra la pared si la película elegida hubiese sido de la de los Goya.

Joder! Tal vez por eso sea que la gente no va a ver cine Español señores actores de pacotilla. Al cine se va uno a divertirse, no a que le laven el cerebro con bodrios encuadrados en realidades que todos conocemos y sufrimos. No para ver cómo se pincha uno la heroína. Tampoco para ver un diálogo soez intentando parecerse al que realmente se produce entre amigos en la calle.

Vamos a divertirnos, a entretenernos, a que nos atraquen a mano armada por primera vez en la taquilla y por segunda en la barra de las palomitas. Vamos porque se nos olvida lo caros que son los cines. Pero sobre todo, porque así disfrutamos con la cara de idiotas que se les queda a todos esos actores, directores y productores Españoles, cuando ven cómo los únicos ignorantes que acceden a ser atracados, en lugar de elegir una de sus infumables películas de mierda, eligen los típicos bodrios americanos.

Pues sí, prefiero pagar veinte euros para ver RED y pasar al tiempo un buen rato riendo y olvidándome del puto mundo exterior, que vomitar al ver uno de vuestros subvencionados bodrios anclados en la guerra civil, la droga y las miserias de mi día a día.

Déjenme que les diga una cosa. Desde hace dos años en Valencia venimos sufriendo una especie de persecución mediática, dirigida al President de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, por parte de unos medios de comunicación descaradamente parciales que a modo de lección de no-ética profesional, resaltan lo que podría acabar siendo una simple multa por la aceptación de unos regalos, al tiempo que ningunean imputaciones e investigaciones abiertas mucho más severas y repugnantes como las que Asturias (Junio de 2010 y las de ahora con penas de cárcel), o las de Sevilla con el caso Mercasevilla y los ERE´s de los fondos de reptiles que se han descubierto recientemente.

Junto a esta desproporción en las varas de medir de muchos de los medios de comunicación nos encontramos con una capacidad de movilización nula de un PSOE regional sumido en guerras de familias, que cometió hace ya muchos años el mayor de sus errores; renunciar a la visión de una Comunidad Valenciana con una historia propia y diferenciada de la de una Cataluña descaradamente predispuesta a hacerse dueña y señora de la ajena.

Un claro ejemplo de ello es lo del nacimiento de un nuevo reino hace años que compartía tiempo y lugar con la Corona Aragonesa, la Catalano-Aragonesa. Invención donde las haya que les acercaba como nunca a aquel sueño imposible que era la creación de una historia propia basada en datos históricos…aunque estos fuesen falsos. Y por encima de ello la creación de unos Països Catalans que absorbían no sólo a Valencia, sino también a Las Islas Baleares y las negaba una historia propia más ligada a una corona como la de Aragón, que a un simple condado como el de Barcelona.

También la adopción en sus siglas de una acepción que nunca fue aceptada por la mayoría de los ciudadanos de esta comunidad; País Valencià. Tampoco su descarada defensa de la absorción del Valenciano por parte del Catalán. Y ya en los últimos años, la sumisión del partido a las políticas de Ferraz que hizo posible la derogación del PHN y que derivó en el letargo de toda una provincia Alicantina por la sequía y las disputas con otra comunidad vecina, la Manchega, con sus enconadas oposiciones a unos trasvases del Tajo-Segura que aseguraran, al menos, la vida de sus ciudadanos en las ciudades.

Todo ello ha dado lugar al poso que ha hecho posible que más que una adopción de las tesis de un PP regional enfermo que necesita de sangre nueva, haya un convencimiento generalizado de que el PSOE no es más que la punta de lanza que desde Cataluña se necesita para entrar en las instituciones Valencianas y así poder desestabilizarlas.

Otro ejemplo de ello ha sido el fracasado gobierno socialista en nuestros vecinos del norte, que provocó que partidos tan nacionalistas como lo son CIU y ERC tuvieran que escorar su posiciones, más o menos respetuosas con un estado Español vigente, hacia posiciones intransigentes con todo lo que oliera a Español, debido a que el PSC sufrió una conversión hacia el nacionalismo que lo hizo más nacionalista que los propios partidos antes mentados.

En mi caso, ya puede robar el señor Camps el dinero que quiera. De mi voluntad no saldrá nunca un voto a favor de un partido tan poco fiable como lo es el del PSPV. Puede que vote a otros, pero no al partido que mantiene junto a sus aliados de la prensa una presión tal sobre una comunidad cuyo único delito ha sido el de quitarles la presidencia de su gobierno.

Y hay que serlo para atreverse a escribir un artículo de opinión como este que os enlazo en favor del Alcalde de Algemesí y creerse de verdad que con ello convencerá a alguien de que lo dicho sea cierto.

Pero sí existe el candidato ideal para una gran mayoría, porque sin ser un superhombre supera con creces la gran entrega y dedicación a su trabajo, porque su constancia en la ayuda al ciudadano no tiene siglas, porque su amor y cariño por la ciudad que dirige es perceptible en todos sus actos, porque los contratiempos y las malas argucias no le cejan el empeño de seguir trabajando por el bien de su comunidad, porque su prioridad, casi tanto como su familia, es la responsabilidad del cargo que desempeña, porque en años totalmente carentes de bonanza agudiza el ingenio para seguir desarrollando infraestructuras que puedan resultar beneficiosas y porque dentro de sus limitaciones horarias se desvive para escuchar todo y a todos.

Este hombre de carne y hueso, con sus limitaciones como todos, con su errores como todos y con su sentido de humanidad tiene nombre y apellidos como todos nosotros: Vicent Ramón García Mont, candidato a la alcaldía de Algemesí por el Partido Popular.

Hay que ser animal y corto de miras para atreverse a escupir eso a la cara de la ciudadanía y pretender obviar, que en la era de internet la mayoría de quienes leerán eso, si viven en Algemesí, se descojonarán vivos cuando al pasar por la plaza del Mercado Municipal recuerden nostálgicos la lectura de tan precioso y bello artículo.

Una cosa es pedir el voto para tu candidato. Otra muy distinta es reírse en la cara de quien te lee.

Lo encontré gracias a Algemesí.info.

Me he encontrado un tuit hoy en el que se me anunciaba un unfollow en twitter por culpa del post de esta mañana. No crean que me he sorprendido, más bien al contrario me lo esperaba. Hay personas que no son capaces de mantener relación alguna con otras que puedan tener pensamientos políticamente incorrectos. Y el de esta mañana desde luego lo era. Lo de incorrecto digo. El mundo está lleno de ese tipo de personas. La cibersfera no podía ser menos.

En un mundo en el que decir lo que se piensa se puede traducir al instante en un cacareo digno de enojo para según qué personas, hacerle un unfollow a alguien por una gansada no pasa más que por ser una simple anécdota. Está en su derecho. Hasta reconozco que envidio su valor. Una cosa en hacer unfollow sin más y otra muy distinta hacerlo mientras se le tuitea al despechado el anuncio. No es un valor baladí.

En fin, adiós @jitanuss. Espero que encuentres mejores opiniones que la mía en la blogosfera, aunque eso no es nada complicado. Yo mismo me vanearía algunas veces.

Mubarak se ha marchado y el mundo se regocija ante la victoria de una revuelta ciudadana que ha conseguido lo que nadie imaginó nunca que acabara ocurriendo, la huida del dictador de un país tan grande como Egipto. El motivo por el que servidor de ustedes no acompaña a los cientos de ciudadanos occidentales en su regocijo por la victoria democrática en éste país es simple; el Islam. Por mucho buenismo que queramos ponerle al asunto, no hay que olvidar que aquellas civilizaciones están ancladas en plena edad media en lo que a derechos humanos y ciencia se refiere. Seamos sinceros, para lo único que dan importancia por aquellos lares a la ciencia es para la creación de bombas nucleares y la extracción de petróleo.

Siendo así las cosas, tener un país tan grande como Egipto en plena ola convulsa ciudadana y descabezado en el poder, con un ejército que se debate entre seguir los dictámenes ciudadanos o mantenerse al lado de los dinosaurios de la dictadura para facilitar una conversión poco traumática, más que un alivio para el resto del mundo es un quebradero de cabeza.

Lamento mucho esto, pero de aquí no podrá salir nunca nada bueno. Las sociedades en las que el Islam tiene una presencia masiva en la vida diaria de sus ciudadanos suelen acabar siendo víctimas de su propia religión. Suelen acabar siendo gobernados por Imanes. Rigiendo su convivencia en función de leyes religiosas en lugar de leyes civiles. Suelen convertirse en Iranes.

Una prueba de ello es el dato que se refiere al momento en que se organizaban las concentraciones . La hora del rezo. Siempre había concentraciones con rezos masivos a la hora de la protesta y eso era visto aquí como una victoria ciudadana. Yo no lo veía así. Un rezo no es una rebelión ciudadana, es un acto de fe.

Permítanme que me retire a un lado. Que les deje festejar la victoria sin mi molesta presencia. Que les permita ese momento glorioso de creerse ganadores en algo en lo que nunca participaron. Permítanme apartarme de su camino y prepararme para el desastre que se nos viene encima.

Quisiera equivocarme, pero de esto no va a salir nada bueno. Sino tiempo al tiempo…

Déjenme que les diga una cosa. Aún hoy, cuatro días después de escribir el último post del blog, el desfallecimiento, el derrotismo y el desaliento que en un servidor de ustedes se instalaron mientras aporreaba el teclado se mantienen vivitos y coleando. Sinceramente diré que ni siquiera sabía si escribiría de nuevo. Es una pena, lo se. También una alegría para muchos otros. También lo se.

La verdad es que he estado toda la semana pensando sobre qué escribir. Uno no puede soltar la bomba del pasado Sábado y acto seguido continuar como si nada se hubiese dicho. No. Las cosas no funcionan, o no deberían funcionar así. Uno no puede llamar a la rebelión y la concienciación, para al minuto siguiente despacharse con un pseudopost en el que se incluye un videoclip de Iron Maiden.

Un post no se puede convertir en un micro-universo que en su punto y final selle para siempre una forma de ver o entender el mundo que le rodea. Por ello, los puntos finales de los posts deben ser vistos como simples puntos y seguidos. Uno no puede llamar a la concienciación y a renglón seguido participar de los despropósitos que los demás escupen al aire ante el aplauso generalizado. Uno no puede declararse defraudado y al minuto siguiente colaborar en el engorde del cerdo al que ha sentenciado a muerte.

Por ello los blogs tienen que ser vistos como una sucesión de pensamientos que tienen en común una sola cosa, el estado de ánimo de su autor. Y como tales reflejos, la lectura programada de éstos no puede en ningún caso convertirse en una montaña rusa que lleve al lector de una punta a otra de la escala de valores en la que basa su forma de ver el mundo el autor. Por eso me es tan complicado continuar.

Y siendo así las cosas a uno se le hace difícil despedirse de todo esto.

El blog sólo fue un simple divertimento en mis comienzos. Cuando a un servidor de ustedes no se le pasaba por la cabeza utilizarlo para exteriorizar los razonamientos que hasta ese momento mi cabezota mantenía escondidos incluso para mi. Más tarde, cuando aquellos pensamientos comenzaron a aflorar sin descanso, el blog se convirtió en una pasión, mi pasión.

Hoy las cosas han cambiado. Siempre escuché decir a los entendidos que la blogosfera era un reflejo fiel de la sociedad en la que vivimos. A mi particularmente me faltan hijos de puta. Me faltan ladrones, morosos, malas personas en general.

Si la sociedad tuviera que formarse a partir de los perfiles personales que se desprenden de los datos que cada usuario ofrece en su blog sobre si mismo, viviríamos en un país en el que no habría terrorismo, maltrato, asesinatos, robos o violaciones. Joder, viviríamos en el paraíso.

Por ello he llegado a la conclusión de que una de dos; o todos los crímenes con los que nos deleitan día tras día en los telediarios son una farsa, o lo que es más plausible, la mayoría de los que escriben en sus blogs mienten u omiten en muchas ocasiones lo que piensan de verdad al aporrear sus teclados.

Cualquiera de las dos opciones es mala. Eso si la segunda es nefasta si comprendemos que al aceptarla asumimos que la mayoría de las amistades que hemos formado a través de las bitácoras se basan en mentiras, omisiones y conveniencias varias. Es decir, que nos sinceramos con personas que no lo hacen con nosotros. O dicho de otra forma para que quede claro lo que quiero decir, que amamos sin ser correspondidos.

Ustedes verán cual de las dos opciones es la buena…

4 Comentarios

Un poco de humanidad

Tal vez este pasado fin de semana y los dos posts que escribí en él, pasen a los anales de la historia de este blog como los más descarnados e incomprendidos de toda su trayectoria. También es verdad que este blog peca justamente de algo de lo que debería cuidarse muy mucho de alimentar, la generalización desmesurada y el exagerado vicio de escribir de una forma aterradoramente directa, que provoca en quienes lo leen un sentimiento de ofensa y ataque directo hacia sus personas que pocas veces tiene razón de ser.

En realidad lo que intentaba transmitirles a ustedes era que en sus blogs, trataran del tema que trataran, deberían permitirse un hueco minúsculo, imperceptible si lo prefieren, en el que cupiera un poco de la humanidad que atesoran.

Como bien nos dice Ángel en un comentario, no es lo mismo un blog que se caracteriza por una temática totalmente alejada de lo que es la opinión, que otro que tiene justamente en ella su nicho de contenido. Pero aún siendo así y comprendiendo lo que este buen amigo nos dice, pienso que no estaría de más ese huequecito minúsculo que dotara a la bitácora en cuestión de esa plasmación de la personalidad propia del autor, que permitiera a quienes la visitan tener la percepción de que tras las letras que están acostumbrados a devorar en ese blog, hay un ser humano de carne y hueso que sufre a diario de los mismos problemas que uno mismo.

Créanme, sus blogs no van a ser peores por hacerlos un poco más humanos. La blogosfera no es más que la copia en bits de la realidad que asoma tras sus fronteras. Y nosotros aquí no somos más que ahí fuera. Somos los mismos. Tal vez incluso menos que aquí. Porque al otro lado de la pantalla todos tenemos problemas, todos sufrimos con vecinos, amigos o familiares, y todos tenemos algo que decir sobre lo que en este país ocurre. No se trata de convertirse en periodistas, sino más bien en ser altavoces de nuestras propias ideas.

Robarles a los medios la exclusividad de anunciar qué pensamos, qué votamos, qué protestamos y pasar a la acción siendo nosotros mismos quienes lo divulguemos. Quitarles el monopolio de la información a pie de calle y evitar así la manipulación de nuestras noticias, nuestras protestas, nuestras ideas. Quitarles la razón de ser a las encuestas mediatizadas, horneadas y manipuladas según el deseo propio de los poderes fácticos de cada cual y facilitar al resto de ciudadanos opiniones propias libres de conveniencias. Simplemente ofrecer lo que nadie más que nosotros puede dar al resto, nuestra percepción de las cosas.

Negarle a los lectores unas gotitas de nuestra humanidad, es un acto de egoísmo que no nos podemos permitir. No se trata de hablar de cosas personales, sino más bien de plasmar en el blog las impresiones que la vida nos produce a diario. No necesariamente cada día. Pero sí de vez en cuando.

No se lo nieguen a sus lectores. No se lo nieguen a ustedes mismos.

He consultado con la almohada cual fue el detonante del post apocalíptico de ayer. Ella me ha contestado que mi propio silencio alimentado durante estos seis años. También la falsedad que desprendía por los poros quien desde este teclado aceptaba las banales escusas que ponían algunos para justificar sus impersonales bitácoras. Y por descontado, el audio que ayer escuché y publiqué en el blog. Ese que me desgarró el corazón.

Y ya saben que nadie debería escribir nada con el corazón en un puño. No, por la sencilla razón de que lo que puede acabar pariendo es un cúmulo de envenenada bilis, resentimiento e impotencia, que lo menos que hará será no dejar títere con cabeza, piedra sobre piedra, o razón sobre sentido.

He recibido correos abogando por una especie de error que acababa de cometer al escribir el post de ayer. También comentarios, menos, y algún que otro tuit convertido en mensaje directo, que ha reprobado mi actitud, mi forma de expresarme, mi cainita obcecación que deriva sistemáticamente en la generalización.

Lo que defiendo con el post es similar a querer ponerle puertas al campo. ¡Joder! ¿Saben ustedes lo que es ponerle puertas al campo? Pues sencillamente negarse las propias posibilidades, los posibles logros, las ambiciones desmesuradas.

Yo estoy harto de ese tipo de gente. Conozco a tipos que dicen que llevan buscando trabajo tres años y no lo encuentran. Hay uno en concreto que se vino conmigo a buscarlo hace un par de años, cuando servidor se encontraba con el agua al cuello tras tres meses de paro.  Ese tipo solo vino conmigo ese día. No quise que volviera a juntarse conmigo para esa tarea. ¿Saben lo que hacía? Cuando llegábamos a una nave el tipo se fijaba en el aspecto de la empresa, la cantidad de coches que había aparcados y el movimiento que se advertía desde la puerta.

Y cuando yo me disponía a llamar al timbre, el muy señor me detenía diciendo que si había muy pocos coches y eso significaba que estaban en crisis, que para qué dejar un currículum que iba a ir directo a la basura, que si la empresa era demasiado pequeña y en esas no te pagaban lo que tocaba ni había sindicatos para defenderte…

¡Joder, eso sí que es ponerle puertas al campo! No me jodas hombre, le decía yo, lo que tenemos que buscar es empleo, qué más da que haya gente aquí o no, que haya sindicatos que no, que la madre que lo parió fuese poligonera o no. Lo que importa es estar empleado, llevar un jornal a casa, sentirte útil, realizado cuando llegue el fin de semana.

Pues miren, a día de hoy yo trabajo. El sencillamente se mantiene en el paro. No cobra, sigue con sus mismas escusas de chiquillo de papá y encima tiene los santos cojones de culpar a Zapatero de lo que le está ocurriendo. Pues no, no es culpa de Zapatero insensato, es culpa tuya, por ponerte barreras infranqueables que sólo tú has levantado. Por ver imposibles donde solo había posibilidades. Por obcecarte en negarte la esperanza.

Y esa lección que aprendía aquel día es la que extrapolo a la blogosfera. “Quien se va a creer que una revolución desde la blogosfera vaya a llegar a la calle” Pues bien, con gente como ustedes seguramente ninguna. Eso sí que es ponerle puertas al campo, negarse las propias posibilidades, obcecarse en justificar su verdadera desgana por implicarse.

Dicen también que es que tal vez la mayoría utilicen sus blogs para abstraerse de la realidad en que viven. Pues muy bien. Lo que yo digo es que tengo derecho a deshacerme de ellos, a borrarlos de mi vida dospuntocerista, a eliminarlos de mi TL. ¿O tampoco puedo hacer eso?¿Y no es más justo hacerlo haciendo que todos sepan que lo haces, porqué lo haces, o cómo lo haces?¿Prefieren alguien que simplemente desaparezca y al cual acaben echando en falta con el transcurrir de los días?

Borrón y cuenta nueva no significa que me voy. Significa que elimino mi Reader completamente y comienzo en los blogs desde cero. Elijo las lecturas que creo que son acordes a la forma que tengo de ver la blogosfera y mantengo a algunos de los amigos que un día formamos una cosa llamada “La cuadrilla” y a otros que puede que no tengan blogs dedicados a todo esto que reclamo, pero que sí se implican en estas cosas en comentarios y tuits varios.

En definitiva quiero decir que mi pataleta de ayer me sirvió para una cosa, aligerar el Reader de unos setecientos blogs a poco más de cincuenta. Cincuenta que si ven sus bitácoras como yo creo que hay que verlas, como altavoces del inconformismo ciudadano, azotes de los medios tradicionales y sus vendidas editoriales, fustigadores de la sociedad adormecida de la que formamos parte.

Y a quien no le guste ya sabe, aquí nadie está obligado a agradar. Los que se empeñan en hacerlo simplemente no merecen ser seguidos, porque al final uno siempre acaba siguiendo una mentira, su mentira.

Pd: Ayer cerré mi twitter, creo que erré en la decisión, como una vez aprendí y ayer olvidé, las herramientas no son las culpables, sino quienes las utilizan de forma errónea. Así pues, volvemos al twitter de nuevo…los que me quieran buscar claro…

Pd2: parece que eliminando feeds acabé por borrar también algunos que me eran indispensables. Eliminé carpetas completas pensando que los feeds que estaban en dos se mantendrían. Me equivoqué, buscando a Senovilla y a Ángel en el Reader me he dado cuenta de que se habían ido al olimpo del olvido. A todos los que les haya pasado lo mismo que no sufran, los volveré a agarrar con mi lector, es solo cuestión de tiempo…

26 Comentarios

A tomar por el culo

¿Pero de verdad no se dan cuenta ustedes de lo que ocurre?¿De verdad no ven la oportunidad que perdemos a diario de organizar una revolución desde nuestros blogs que obligue a los políticos a fijarse de verdad en los problemas que nos asolan a diario a los ciudadanos?

Cada día leo blogs y cada día acabo decepcionado. Todo es hablar de dospuntocerismo, de comunity-managers y demás charlotadas cibernautas que en nada ayudan al país a superar esta desesperante crisis. Chorradas escritas en blogs que no hacen más que aumentar la sensación que uno tiene de que vive en un mundo diferente del que lo hacen ustedes.

Más paro, más crisis y más precariedad laboral que se traduce en sus blogs en infografías sobre las fases de la Luna. ¡Las fases de la Luna! En posts que defienden una internet libre, pero solo para quienes la puedan pagar. Blogs alejados de la realidad. Creados específicamente para evadirse de ella olvidando que en su origen se inspiraron justamente en lo opuesto a ello. Nacieron para convertirse en un nuevo poder y han acabado siendo simples cachorros de los grandes poderes fácticos del mundo empresarial y político.

De verdad les digo que cada vez tengo menos ganas de leer blogs. Hasta estoy a punto de mandar el Reader a tomar por el culo y eliminar el blogrroll y todo lo que ello conlleva. Estoy por dedicarme a escribir aquí simplemente lo que crea conveniente y olvidarme de todos ustedes. De todas sus chorradas. De todas sus fantasías.

Dedicarme a describir la impotencia que siento al verles a ustedes aporrear su teclado. Denunciar su falta de humanidad. Su insensibilidad ante la masacre que les rodea. Embarcarme en la ardua tarea que supone hacerles abrir los ojos a la realidad que se empeñan en obviar.

Sólo piénsenlo un momento. Imaginen que todos deciden plasmar a diario en sus blogs su percepción de la crisis. Denunciar a los políticos que viven abstraídos del mundo en burbujas de champán. Crear una revolución que sí tenga efectos visibles en la vida real. Esa de la que comen. Esa en la que tantos hay en estos momentos sufriendo una crisis que les quita la respiración, la vida, la humanidad…

Pero no pasará. Prefieren vivir en sus cibermundos virtuales. Esto es para divertirme…Pues sigan así. Yo dimito de esto. Me olvido de ustedes. Paso página y me olvido de estos seis años perdidos. Cierro el Reader y hago limpieza pese a quien pese. Se enfade quien se enfade. Le duela a quien le duela. No va conmigo el pasotismo que ustedes han hecho bandera. No. Sencillamente se me abren las carnes al ver su pasividad, su desidia, su pasotismo.

A tomar por el culo.

He añadido este audio del programa de Luis del Olmo en el post anterior, pero creo que merece tener su propio post ya que el testimonio que este buen hombre nos ofrece es tan desgarrador, triste y suplicante, que nada, absolutamente nada de lo que servidor pueda decir, debe quitarle el más mínimo protagonismo.

Se me han saltado las lágrimas al escucharlo. Tal vez porque estuve a punto de sufrir lo mismo. Puede que porque pienso como él.

La economía no va. Con ella y su viaje a ninguna parte nosotros los Españoles tampoco vamos a ningún lado. Nos unimos a ella emocional y económicamente y vagamos por el fondo del lodazal de la madre de todas las crisis, al tiempo que nos volvemos insensibles al desaliento que algunos sufren al verse sometidos a las inclemencias de una falta de trabajo, que los martiriza cual lluvia a un indigente que es incapaz de encontrar un techo bajo el que cobijarse. Nos hemos vuelto insensibles. No sufrimos. Nos basta con no acabar nosotros también en el paro. Ya vendrán las elecciones decimos…como si eso fuese a arreglar algo.

Ingenuos, ilusos, patanes. Sube el paro y ya vemos las cifras del mismo modo en que vemos las de los muertos en accidentes de tráfico. Ya son sólo cifras. Hemos olvidado que tras ellas hay personas, familias, seres humanos que padecen de verdad el látigo de una crisis de la que nunca fueron culpables. Y mientras los de siempre se suben sueldos, cobran pensionazos y hablan de una macro-economía que sólo sirve para cubrir con un tupido velo las millones de micro-economías que sí son importantes para la ciudadanía.

Micro-economía y macro-economía.

Las dos son importantes, pero sólo dependiendo de con quien hables. Para banqueros, políticos y demás inversores bursátiles, la segunda es esencial. No en vano es de ella de la que viven, de sus especulaciones, sus vaivenes y sus infinitas crisis. De ella dependen sus sueldos, sus ganancias y los hilos de poder que manejan a su antojo.

La primera es más importante para la mayoría. De ella depende el precio del pan, de la leche, los huevos, o el mísero trozo de carne que algunos alcanzan a calzarse entre pecho y espalda. Es micro solo en apariencia. En realidad es sobre la que se sustenta el estado de bienestar en este país de corazones endurecidos.

Los primeros se defienden diciendo que la suya, la macro, es la que dictamina los precios de la primera, la micro.

A ellos les digo que se vayan a tomar por el culo. Que les den con su macro, su petróleo y la puta madre que los parió. Que se queden sin sus sueldos, sus casas y con dos huevos fritos como plato principal del día una semana entera y que después vengan a decirnos cual es la importante. Que se quiten los sueldos, los coches oficiales y las visas a cuenta del estado y después nos vengan a dar lecciones sobre cómo apretarse el cinturón.

Claro que es sencillo ajustar gastos en casa cuando la mayoría de los que tienes a diario te los paga papá estado. Así cualquiera es capaz de ahorrar. Ahora que lo intenten con un jornal de los de la calle, pagándose la gasolina de su bolsillo y sufriendo los atascos que todo hijo de vecino padece a diario para llegar a su puto matadero personal.

O mejor aún, que intenten sobrevivir sin sueldo.

Que sufran las cartas amenazantes del banco mientras frente a ellos permanece, impasible y ajena, la cara de una criatura que solo piensa en jugar y que nada sabe de economías. Que tengan la preocupación que supone la necesidad de buscar un puto euro para comprar pan de molde. Si, ese pan que ellos han visto solo en los spots publicitarios de la caja tonta. Y que después se vean a si mismos en ella. En definitiva, que nos cambien las preocupaciones, que se pongan en nuestro lugar.

Ciento treinta mil parados más este Enero y aún tienen la cara de vendernos que sus pactos sirven para algo. ¡Serán cabrones, imbéciles y caraduras!

Estos billetes de avión, el origen de estos pasajes, es que el diputado o congresista pueda ir y venir de Brasilia a sus ciudades. Este es el fin. Para eso están. Todo lo que esté fuera de eso es orgía con dinero público y falta de vergüenza de quien usa de manera indebida estos billetes.

Hay un cabrón en Basilia que incluso ha llegado a decir que la familia es sagrada. Que la familia está por encima de todo. Y que por eso, entregó unos billetes de avión para que su familia viajase por Europa. ¡Por Europa!

O sea, en este preciso instante…ahora…empresarios, distribuidores, trabajadores…¡pringaos! están pagando su impuesto de la renta para gente que no tiene vergüenza mandando amigos de juerga a Miami, París, Roma…a donde sea…

Y no les va a pasar nada. Porque este es un pueblo estúpido que no reacciona. Porque si la gente cerrara el puño y fuera a Brasilia a destituir a esos impresentables tendríamos Hospitales en condiciones para atender a la población empobrecida. Tendríamos buenos colegios para los necesitados de la sociedad Brasileña. Tendríamos carreteras seguras. Nuestras calles serían seguras. Seríamos un pueblo del primer mundo.

Nosotros pagamos un impuesto que nadie más paga en el mundo. ¿Y qué conseguimos a cambio?¡Una orgía de gente que no respeta el dinero público!¡De gente que no tiene vergüenza!¡Que pilla tu dinero y manda a juerguistas para Europa!

¿Hasta cuando seguiremos así? Hasta el día en que la gente despierte, reaccione y saque del poder a quien no debería estar representando al pueblo. ¡Cabrones!

Encuentro gracias al blog de Manrique a este magnífico periodista, Luis Carlos Prates, que dice verdades como puños de sus políticos brasileños y que se podría extrapolar perfectamente al nuestro sin restarle una sola coma.

Imaginen un lago con un pastizal disfrazado de verde pradera a su orilla. Ahora observen al primero de los indocumentados pasearse con su 4x4 Nissan (que ya hay que ser hombre para llamar a eso 4x4). Observen cómo se queda clavado en diez centímetros de barro (recuerden, se supone que lleva un 4x4). Primer asalto; pastizal:1- conductores indocumentados: 0.

Ahora disfruten de la llegada triunfal de otro indocumentado más. Su principal característica a tener en cuenta es la maquinaria última generación que nos muestra. Antigua, pero con una infinidad de posibilidades superior para salir de pastizal que el del dichoso 4x4. Disfruten con él y su innata capacidad para enterrar un tractor en barro él solito el tiempo que intenta sacar al dichoso dominguero de la trampa en que había caído. Segundo asalto; conductores indocumentados: 0- pastizal: 2.

Y ahora regocíjense con el tercero de los indocumentados de hoy. Esto si que es maquinaria última generación. Cuando lo fabricaron aún no existían los cristales-parabrisas. Deléitense con su casi defunción. Disfruten con el socavón que ha quedado tras salir airosos por los pelos los tres vehículos del lodazal en el que habían caído. Tercer asalto; conductores indocumentados: 1- pastizal: 2.

Y ahora les cuento porqué pasó todo esto. Hay una regla no escrita en el mundo del volante que reza así:

Siempre que tengas que tirar de un vehículo para sacarlo de un atasco, lo harás de forma que el tuyo y el suyo formen una línea recta. Nunca tirarás de lado. Nunca acelerarás demasiado para así permitir que las ruedas se agarren bien al firme y así puedan hacer la fuerza necesaria. Y por último y no por eso menos importante, no harás estas cosas si lo que eres es un indocumentados al que le dieron el carné de conducir en una tómbola.

2 Comentarios

No pienses, por Jose A. Pérez

La clase política y periodística de este país se ha creído su propio cinismo, su propia demagogia, y ha contagiado su virus del miedo a los profesionales del entretenimiento que, a su vez, lo han contagiado a la opinión pública. La sociedad española está adormecida, cerebralmente muerta, cómoda con sus prejuicios posfranquistas, arrodillada ante sus iconos jesuitas, cautelosa por la demente imprevisibilidad de los groupies de Mahoma. Amordazada de pies y manos por la hipoteca, la gasolina y el pediatra de pago.

Y nos piden respeto. Respeto por los judíos, por los árabes, por los católicos, por las mujeres y los niños, por los mendigos y los paralíticos, por los sordos, los zurdos, los vegetarianos, los homeópatas y los concejales corruptos. Respeto por los periodistas y los cineastas, por los jueces, los policías, los gordos y las anoréxicas. No digas, no hables, no opines nada diferente a lo que lees y escuchas. No te burles. No cuestiones. No pienses. Por los siglos de los siglos. Amén.

Maravilloso final éste que ha escrito Jose, para la plasmación de una verdad incontestable que atañe al periodismo de este país; su independencia no existe.

Acabo de decir por el twitter que iba a leer blogs. Al final, como evidencia la redacción de este post, mi primera intención ha naufragado en la marea de pensamientos atesorados, a lo largo de la semana, por esta cabecita mía que hace de quien esto escribe la persona que los demás advierten por la calle.

Se que es rimbombante la frase que os acabo de espetar en plena cara, pero es la consecuencia de padecer el mono del pulsador de teclas compulsivo. Ese en el que uno comienza a escribir mientras se gusta, al tiempo que condena al sufrido lector a una lluvia metafórica, fuera de lugar, que no hace más que rodear el tema que se supone iba a tratar sin llegar si quiera a rozarlo tangencialmente. Es lo que comúnmente se conoce como marear la perdiz para al final acabar diciendo lo mismo que si uno se hubiese cortado la lengua y arrojado ésta al mar; nada.

Vamos, como lo de la Merkel con los trabajos esos que se prometían; nada. Si no se sabe Alemán no hay posibilidades. Nada. Seiscientos mil puestos de trabajo y el presidente haciendo palmas con las orejas mientras veía de golpe y porrazo esfumarse de las listas que lleva colgadas del cuello a seiscientas mil almas de jóvenes preparados. Nada. Eso es lo que ha quedado al final; la más repugnante de las nadas.

Bueno eso y un montón de predisposiciones para aprender Alemán.

Pero seamos serios, el Alemán no es tan sencillo de aprender como el Inglés. Vale, tampoco el Inglés es sencillo. En realidad hay que ser un cerebrito para hacer que tu materia gris acepte nuevas palabras en su ya de por sí emperrada sesera. Además, de todos los que han decidido aprender Alemán en estas semanas, ninguno lo conseguirá. Recordemos durante cuantos años estudian Inglés en este país los que han de acabar la carrera universitaria y cuantos de ellos lo acaban hablando con acento de la Ribera (otro regionalismo típico de la Ribera Alta a la que pertenece mi pueblo, Algemesí); el noventa por cien.

Veintipocos años de clases de lengua extranjera tirados a la basura, por la sencilla razón que dice que los profesores no se saben poner el boli en la boca para pronunciar como Dios Protestante manda las sílabas que forman las palabras. Si ya lo decía mi profesor de inglés de la EGB; esto no se lee tal cual se escribe, sino que más bien se lee una cosa y se pronuncia como a uno le viene en gana…y a poder ser comiéndose alguna que otra letra, así parece uno nativo en lugar de indio.

¿Y quién no ha estudiado alemán en este país de analfabetos con cinco idiomas en el Parlamento? Nadie, solo unos pocos que un día sufrieron también como ustedes una calentura y pegaron la cabotá (expresión valenciana que significa aceptar algo sin pensárselo dos veces) aceptando la idea de algún iluminado que un día les dijo que eso de estudiar Alemán tenía futuro. Desde luego ese tipo era Rapel hecho carne. Lo malo es que de esos habrá, como mucho, cien o doscientos en todo este país.

¿Y para qué entonces tanto bombo y platillo a una iniciativa que de antemano se sabe que parirá un fracaso?

Pues sencillo. El presi la llamó fracasada justo antes de ganar las elecciones. Y las Alemanas guapas no serán, pero lo que se dice rencorosas sí que lo son un rato. Y esta al presi se la tiene jurada desde entonces. Y viene tan resabiada de tratar con el Francés, que a la Canciller no le afectan las serenatas rebosantes de amabilidades, sonrisas y embaucadoras miradas que el presi le destina. A ella sólo le importa el disfrute. Ver arrastrase por el fango a quien en su día la despreció desde su condenada poltrona Española.

Lo peor es que ahora llegan los Franceses. Han decidido que España en un caladero perfecto para pescar trabajadores dispuestos a hacer camas sabiendo Inglés. Lo disfrazan de trabajos temporales para jóvenes en Euro Disney. No se dejen engañar, sólo buscan nuevos cerebros dispuestos a dejar este ruinoso país de perdedores y así financiar, como los Alemanes, sus necesitadas Seguridades Sociales.

Vinieron los Americanos con su Míster Marshall . Hoy les toca a Alemanes y Franceses. Puede que mañana sean los Alauitas.