Hablábamos el otro día sobre las mentiras y hoy he decidido hablaros sobre las cosas que he aprendido en la blogosfera. Tal vez pueda parecer que hay pocas cosas que uno pueda aprender en este medio en donde el ombligo es la parte del cuerpo más admirada, pero esa es una percepción falsa. Hay miles de cosas que se pueden aprender a través de un blog, yo por mi parte os dejaré escritas algunas de las que yo he aprendido y espero que vosotros me contéis las vuestras.

He aprendido que hay muchas clases de blogs. Y eso ha conllevado que haya muchos por los que ni siquiera paso. Elegir las lecturas es una de las lecciones más difíciles de todas. Esa lección es dura, tanto en cuanto se pueden ver afectados muchos de esos blogs entre los que comenzaste. Elegir las lecturas nos permite enriquecernos doblemente. Por una parte aprendemos quienes son verdaderos lectores y por otra nos quitamos obligaciones innecesarias. No hay que leer a todos los blogs que nos leen, basta con que sus autores sepan que son tenidos en cuenta. Por ejemplo, a mi me gustan los blogs de opinión y esos son los primeros que leo al sentarme frente al ordenador. Tras escribir mi entrada leo los otros, que suelen ser de lectores habituales o nuevos descubrimientos. Los segundos y terceros no siempre tienen el tiempo que seguro merecen, pero al menos saben que están en mi Reader y los tengo en cuenta. Si se enfadan porque no ven comentarios míos en su blog es su problema, tampoco ellos comentan siempre en el mío ni le pido a nadie que lo haga.

He aprendido también a comentar. Si, muchas veces y durante mucho tiempo fui de esos que comentaron solo para cumplir expectativas ajenas. La devolución de visitas se convirtió pronto más en un escollo que en una diversión. Conforme los comentarios fueron subiendo, mis “obligaciones” aumentaron proporcionalmente. Bien pronto llegó el momento en que la visita “obligada” obtenía más espacio temporal que la propia redacción de las entradas. Comentar solo cuando lo escrito me interesa, es algo que me ha valido para una cosa, ser mucho más sincero con mis lectores de lo que lo era.

He aprendido a escribir bien. Tal vez aún continúe escribiendo con faltas de ortografía, pero es bien cierto, que desde que tengo mi blog, la intención de hacerlo bien no ha brillado por su ausencia a la hora de redactar, todas y cada una, de las entradas que pueblan y han poblado este y mis anteriores blogs.

He aprendido a explicarme. Aunque sea cierto que tras cinco años aún no lo hago bien, al menos puedo decir que he aprendido a ordenar los pensamientos en mi cabeza y transcribirlos poco a poco en un texto que, más o menos, todos habéis entendido.

He aprendido a sentir la libertad. Si, desde que tengo el blog no es que haya aprendido solo a escribir y redactar más o menos bien, es que eso mismo lo he utilizado para ejercer uno de esos derechos con el que a tantos se les llena la boca y que ejercen poco, la libertad de expresión. Mi blog se ha convertido en mi atril particular y desde él hablo o rebuzno según sea la ocasión.

He aprendido a aceptar las críticas. Esas críticas que se me han echo con toda razón y que antes de tener mi propia bitácora no eran escuchadas, simplemente, porque no eran expresadas en ningún lugar. He recibido muchas, algunas, las más, cargadas de razón, otras sencillamente equivocadas. Todas han sido escuchadas, sopesadas y tenidas en cuenta en todo momento y en ellas me he basado a la hora de dar forma al blog.

También he aprendido a sopesar la veracidad de algunos elogios. Hace cinco años me hubiera dado con un canto en los dientes si alguien hubiese estado de acuerdo conmigo en cualquier tema. Hoy, con tantos y tantos comentarios engrosando las listas del blog, debo decir que alcanzo a ver en la distancia cuando un elogio es verdadero o interesado. Lo cierto es que ahora pocos lo son ya. Durante mucho tiempo he sido muy seco con según qué comentarios y creo que esa receta ha surtido el efecto deseado. Ya no vienen solo bloguers que esperan reciprocidad, aunque servidor intente ofrecerla, y con ello han acabado los comentarios de cortesía. Sinceramente, a estos los detesto. Mejor un silencio que un berrido.

He aprendido a enlazar. Si, eso que parece una chorrada y que realmente es el alma de lo que llamamos blogs, lo he aprendido ha hacer poco a poco. Al principio, hace cinco años, servidor se desvivía “robando” las URL’s de los vídeos y poniéndolos en su blog haciéndolos pasar por propios. Bien es cierto que nunca he plagiado una entrada, eso es algo que siempre tuve en cuenta, pero también lo es que aprender a enlazar las fuentes de las que salían mis trabajos, fue algo que me llevó su tiempo aprender. Por eso no es que me cabree que alguien no enlace algo en lo que se ha basado, sino que veo en ello algo llamado inexperiencia, que seguro se curará con el paso del tiempo. Si, ese tiempo que hace, que hasta los más negados, acaben aprendiendo cómo funcionan las cosas por estos lares.

A ser humilde, que eso también se aprende. Pero no me refiero con eso a tener falsa modestia. Me refiero a ser humilde de verdad. A no mirar por encima de los hombros a nadie. A respetar a todos, incluso en sus defectos, y a saberlos tan  iguales a mi como el que más.

También a no tener falsa modestia. Sin duda hay muchos que con menos años aquí que yo, saben mil veces más de este medio que un servidor. Tal vez porque siempre me negué a participar en redes sociales y me enroqué en aquello de solo utilizar mi blog. Llegué tarde a Facebook, a Twitter y a todo lo demás. Nunca me han preocupado los plugins de wordpress, ni las barreras antispam de éste. Tampoco me preocupó saber nada de hostings, ni dominios, ni nada que no fuera mi blog alojado en una plataforma de blogs gratuita. Tampoco me interesó nunca ni cómo ganar dinero con mi blog, ni nada que no fuera escribir lisa y llanamente mis puntos de vista, En realidad, si me tuviera que calificar de alguna forma, la elegida sería la de teórico de la blogosfera. Y los teóricos son como los evangelizadores de medio pelo, hablan y hablan sin saber muy bien nada sobre aquello a lo que se refieren.  Visto desde la distancia, bien se podría decir que he sido y soy un simple fraude blogosférico.

He aprendido a reivindicarme. A hablar sobre las cosas que me preocupan sin  esperar elogios o aplausos. Solo saber que mediante mi comentarios, sumaba mi granito de arena por tal o cual causa, ha sido ya suficiente recompensa.

He aprendido que no todas las causas por las que he luchado han gozado del mismo apoyo. Y eso lo he aprendido a fuerza de discusiones con otro bloguers. Finalmente he entendido que cada uno hace lo que quiere con su blog y que poco o nada puede hacer uno para que alguien cambie su forma de pensar sobre eso.

He aprendido que un blog puede mover el mundo. Pero solo si es apoyado por sus lectores. No basta con que un blog decida sumarse a una protesta, sus lectores, con sus blogs, deben hacerse partícipes también de ella, para que ésta tenga la relevancia que merece. Solo la unión hace la fuerza y la blogosfera, lamentablemente, carece de esta característica.

He aprendido, lamentablemente, que hay pocos blogs comprometidos. Muchos son solo para pasar el tiempo y eso debilita enormemente lo que se podría dar en llamar “la voz del ciberpueblo”. No es que lo critique, en realidad los blogs han sido finalmente solo una moda que se extingue poco a poco bajo la aplastante presencia de las Redes Sociales. El tiempo del poder de los blogs ya ha pasado. Sus pioneros ya son empresarios y muchos de los que han quedado son solo ya usuarios que vienen a pasar un rato agradable.

Y finalmente he aprendido a aprender. Tal vez haya sido esta la lección más difícil de todas. Lo normal es que intentemos aparecer ante los demás como alguien que ya lo sabe todo. Normalmente eso nos hace sentirnos fuertes y seguros. Yo, por el contrario, he visto que con cada entrada en la que he pedido perdón, en la que he rectificado una postura, o en la que finalmente he dado marcha atrás en una decisión, los aplausos, elogios y comentarios de satisfacción han sido, si cabe, mucho más placenteros y reconfortantes que los otros. He aprendido que para ser respetado por los otros no es necesario aparentar que se sabe todo, sino que es mejor ser receptivo a que los demás nos enseñen cosas. Así, entre unos y otros, todos salimos ganando.

¿Y vosotros, cuantas cosas habéis aprendido con vuestros blogs?

18 Comentarios:

    Yo soy novata en esto y aunque aún no sepa expresarme bien ,he aprendido a hablar desde el corazón, y a corregirme un poco más en mi escritura, y con vuestra ayuda,seguiré en la lucha por aprender más.

    Un abrazo

    "He aprendido a aprender", dices. Eso es lo que intento. Lo que si he aprendido en este tempo, es a asimilar que hay gentes que piensan diferente a mi, sin que por ello no pueda mantener una relación amistosa con ellos. Creo.
    Un abrazo, Antonio.

    Yo también me considero un novato en esto de los blogs. En realidad no sabía, pero veo que hablas de cuatro años. Para mi es un montón que solo llevo un par de meses en ello.

    Desde mi punto de vista creo que todos tenemos fallos. Desde que conocí tu blog sabía que me iba a encontrar con un tipo de persona diferente a los otros (con esto no te critico, al contrario). Solo digo que eres el tipo de persona que no le aplaude a cualquier cosa, sino que miras el asunto desde un punto de vista diferente, que al final termina siendo o no el correcto.

    Yo nunca he escrito, y creo que no escribiré bien ni que me halen las orejas. Solo intento poner las comas y puntos donde van. La expresión tampoco se me da muy bien. Algún día de estos me sentaré con la mente tan abierta como hacen algunos a escribir una mega-entrada como esta, que como dicen algunos, no es lo más importante.

    ¡Saludos!.

    Coincido en muchos puntos, y mira que es raro... :)
    Te sigo desde hace tiempo y he de decirte que sí: la redacción ha mejorado mucho. Y eso no es una crítica por que antes lo hicieras mal (ni mucho menos) sino un empujoncito para que continúes en esta senda que te ha marcado el trabajo diario.
    Yo siempre he pensado una cosa: escribir enriquece. Tú mismo lo afirmas en la entrada y eso es algo que sólo se consigue con esfuerzo. Y eso sería una de las cosas que me ha enseñado a mí mi blog: a esforzarme. A saber aprovechar cada minuto libre para sacar unas frases con las que llenar mi espacio, aun sabiendo que no conseguiré mucho. ¿No? Enriquecerme, ya lo he dicho antes. Crecer como persona, admitir las críticas y, sobre todo, hacer amigos.
    Es cierto que no podemos seguir todos los blogs de la gente que nos comenta. Pero siempre encuentras tiempo para dedicárselo a alguien que lo merece. Y, entonces, toca comentar. ¿No?
    :)

    No tengo mucho que decir, estoy de acuerdo en lo que dices... Yo además he llegado tarde a esto de los blogs, en realidad a casi todo y no soy de usar redes sociales, solo uso twitter y lo que me doy cuenta es que lo que digo ahí tiene mucha (con diferencia) mas repercusón que lo que digo en el blog.

    Una amiga me decia: con tanta información que existe en la red, es muy dificil que te sigan a ti. Tenía razón.

    Me siento identificada (en parte, no en todo) tengo un montón de feeds y no leo todos tampoco, no entiendo nada de hostings y esas cosas y no participo en redes sociales jaja

    Y lamentablemente, mucho no he aprendido de tener blog, lo tengo desde hace poco. Saludos.

    Empiezo por saber elegir las lecturas que te interesan, eso está muy bien, tener libertad para elegir, pero como se come uno las entradas que aparecen en tu blogs, publicadas por otros, obligando si me lo permites a leer lo que tienes delante, dejar libremente que cada uno se asome donde le apetezca y visite la casa que mas le guste, como es mi caso que me asomo diariamente a tu casa, sim importarme si tu la haces por la mia.Mas tarde he llegado yo a este mundo que llevo un par de meses y no se que es Facebook, Twuitter(que no se pronunciar) ni redes sociales, si, se que pensarás que soy una analfabeta pero no me importa, el blogs lo tengo porque en primer lugar me encanta escribir y en segundo lugar para aprender tanto como tu.
    Me gustaria participar en foros de opinion o en denuncias sociales, pero no se como hacerlo.
    Tampoco meimporta poner las comas o puntos en su lugar, si lo que digo es entendible.
    Como siempre un beso Tony, me alegro que estes ya en las listas de los currantes.

    Pues si que es raro Iván jejeje.

    Mirad, no importa que sepáis o no cosas de facebook, de twitter o de lo que sea. Lo que importa es aprender a utilizar vuestro blog como os venga en gana. Utilizarlo para expresaros sin temor hacia el qué dirán o hacerlo solo para vuestras cosas. Lo importante es que lo utilicéis, pero este es el primer medio que se ha convertido verdaderamente en un medio directo para el pueblo raso.

    Sobre escribir en foros de denuncia y esas cosas que dice lirio, debo decir que no hay mejor foro que el propio blog. Haced de vuestro blog vuestro foro, como hago yo y otros muchos, y tendréis lo que ansiáis, voz.

    Un saludo para todos.

    Hola Cariño!!

    Sorry, he andado perdida! Cosas de madre! Jeje! ^.^

    Esta entrada y la anterior: GENIALES! Cómo siempre! =)

    Y algo que yo aprendí con mi blog es que me tiene que gustar a mí y tratar de que les guste a los demás....

    Y si, soy medio egoísta, jeje! :P

    Ah! Y otra cosa: respetar a los que comentan, pero no dejarlos que se crean los dueños de la verdad.... ^.^

    Me encanta leerte!!!

    Un beso, Guapo!

    Pues lo principal que he aprendido es ortografía y tras esto, que hay mucha gente con puntos de vista similares al mío y que no se tragan todas las medias verdades que nos anuncian en ocasiones en TV y prensa y esto para mi es un gran logro.

    Un besico boniquet.

    Gracias a los dos por venir a este rincón jejeje. Ivana, creo que como tú bien dices, el blog solo te tiene que gustar a ti y esa creo que es una de esas lecciones que más me ha costado aprender jejeje

    Jose Luís, otro besico para ti. Prepara las chuletas para el Viernes que hay cena en la nueva casa de Cati jejejeje

    bueno, aquí tienes un comentario interesado, pero por favor, no visites mi blog :)

    gracias por escribir algo tan obvio. es más, espero molestarte diciéndote que lo he leído dos veces y que he disfrutado leyéndolo ;)

    abrazos, de un lector esporádico e interesadísimo :D

    Buena opinión, hay varios puntos en lo que concuerdo, pero me considero un blogger relativamente novato, así que hago lo mejor que puedo y trataré de aprender de lo que comentas en tú post, se me hizo interesante y para tomar en cuenta :D

    Saludos!!

    PD: Me gusto la barrita del lado izquierdo, donde la conseguiste??

    Yo he aprendido tambien a escribir un poquitin, todavia me falta un buen , tambien he aprendido cosas de hosting y dominios al principio pensaba que era lo mismo, tambien aprendi que son los feeds y los directorios webs jeje , tambien mas de html y css cada dia modifico algo del blog, ademas de que puedo escribir lo que se me inche la gana y nadie puede molestarme por eso jojo, si bien empeze con mi blog como un medio para ganar dinero pero eso ha pasado a segundo o tercer plano...

    Se agradecen esos comentarios interesados Angel jajajaja.

    K4cho, haré una entrada explicándolo en unos días, aunque en realidad es bastante sencillo de hacer. Un saludo y me voy al curro jejeje

    Enc antado de leerte por aquí Godieboy.

    Anónimo el 9 de julio de 2009, 8:30 dijo...  

    En definitiva... has aprendido a ser una persona mejor. Tiene mérito que reconozcas tan abiertamente errores antiguos. La mayoría de gente se los hubiera guardado para sí. Así que me creo de verdad que has aprendido,ojalámás personas sientan el impulso de hacerlo mismo leyendo esta estupenda entrada.Un saludo.

    Me alegro de leerte

    Lo importante es saber que aún nos queda mucho que aprender amigo.

    Saludos Sanfermineros.

Publicar un comentario