Nos ofrece Juan seis contundentes razones que restan credibilidad a la estrafalaria afirmación que sentenciaba a muerte a los blogs hace unos meses. De las seis razones, servidor se queda con la segunda.

Los blogs que han cerrado no son una señal de agotamiento del soporte, sino que muestran los síntomas de abandono/fracaso de sus autores. La falta de constancia, de paciencia, de aptitud y actitud, la frustración que genera el planteamiento de unas expectativas desmesuradas, la falta de tiempo necesario para actualizar, la indefinición del posicionamiento y estilo de las bitácoras, son también unos aspectos clave a tener en cuenta. Aspectos causales que afectan de pleno al autor, no al medio.

Por quedarme con otra de las seis razones, también lo haría con la quinta, pero como este post tan solo pretende avisaros sobre un buen comentario en otro blog y para nada espera que se queden ustedes con este único comentario personal de un servidor de ustedes, les invito a que lean ese buen post de Juan y dejen allí sus impresiones…

…si es que aún se acuerdan ustedes de cómo se hacía eso de comentar en los blogs…claro…

2 Comentarios:

    Yo quiero volver a tener tiempo para leer y para escribir... ¡snif! ;)

    Yo también Angel, yo también jejeje

Publicar un comentario