No se, desde que he escuchado que al final la votación a resuelto estar a favor de la erradicación por ley de las corridas de toros en Cataluña, tengo la sensación de que ya cualquier cosa puede pasar en este país.

No se trata de ser buenista o no, de tomarse las cosas con calma o no.

Se trata de que el poso, que tantos y tantos años de chorradas regionalistas está dejando en la propia sociedad civil, hace que ya cualquier tipo de ensoñación utópica pueda alcanzar la fuerza y vitalidad necesarias para salir adelante en una iniciativa popular, y ésta se vea amparada por la conveniencia política de un supuesto debate de valores que al final se le escape de las manos a quien intentó jugar con ella y acabe convirtiéndose en una realidad palmaria, tal cual lo es ya ésta de la prohibición de las corridas (las de toros, se sobreentiende).

Desde la tranquilidad que da el ser un tipo que más o menos es consecuente con todo lo que escribe en este blog, os digo que ya cualquier cosa está ya presta para ser debatida en un parlamento. Cualquiera, hasta incluso la existencia misma de la propia España. Y si no al tiempo…

Pd: Me sorprende lo de la libertad de voto. Al final no ha sido la sociedad la que ha votado, sino la conciencia de unos cuantos políticos. Y esa es la mentira que nos están queriendo meter doblada a todos.

12 Comentarios:

    Te recuerdo que ha sido una iniciativa popular que ha recogido primero las firmas necesarias y después los votos necesarios para salir adelante, democracia en estado puro.
    Y, por cierto, una decisión que celebro.

    Tradicion española y festiva,me parece fatal la decisión.

    Un saludo!!

    No digo que sea más o menos democrático Logio, solo digo que ya cualquier cosa puede ser debatida sin remilgos, incluso la muerte de no nacidos y la masacre de los toros, pero que no se toque aquello que sí pueda restar votos: caza, pesca, animales destinados a alimentación y su pobre vida...

    Ya veremos hasta qué punto podremos sentir vergüenza ajena de los debates que se podrán poner en marcha a partir de ahora...

    Manía de prohibir de los políticos!

    Estoy de acuerdo en que nos las meten dobladas.

    Y encima nos creemos que ha sido gracias a nuestro esfuerzo democrático.

    Es para echarse a llorar o para irse a otro país.

    Ironías de la vida, Carod Rovira, exterrorista catalán votando que no se maten toros, pero en sus tiempos si hubiese matado un ser humano no habría tenido remordimientos de conciencia.
    Sin la fiesta el toro bravo se extinguirá, porque es bravo pero depende del ser humano para su supervivencia.
    Los castellets no los prohíben, y sin embargo se pone un niño arriba del todo, y más de una vez ya ha fallecido alguno de estos niños utilizados para el disfrute de los demás.

    La deriva nazionalista en Cataluña ha llegado a una de sus cotas máximas.
    La prohibición de los toros – que nada tiene que ver con un supuesto maltrato a los animales, sino con un intento de desespañolización de cualquier nexo que forme parte del acervo cultural común – supone una declaración de guerra formal, un puente de playa de la cada vez más cercana proclamación independentista al modo y manera de Companys en 1934.

    Ya no es el simple acoso y persecución contra los castellanos parlantes, a los que dentro de poco les impondrán un brazalete amarillo con una “ñ” bordada, sino que estamos ante una demostración de estalinismo propiciado por ese Zapatero que ha dado alas a los nazis con barretina, hasta el punto que la prohibición es el método elegido para cercar la cada vez más menguada libertad de los ciudadanos.

    El zapaterismo no sólo ha hundido economicamente este pais y ha llenado las oficinas del INEM con 5.000.000 de parados,los comedores de Cáritas con un millón doscientos mil dramas diarios y nuestras calles con 9.000.000 de pobres, sino que además ha demolido la Constitución y volado por los aires la unidad nacional.
    Acabaremos mal.
    Muy mal.

    No se puede comparar caza y pesca (ya lo he oído por ahí) con con torturar al animal. Yo si a los toros le quitan el tercio de varas y el de banderillas no me importa que al final lo sacrifiquen, es ley de vida, pero eso de arponearlo hasta hartarse no me vale.

    En el fondo de todo está el interés.
    La causa de los toros, promovida por una iniciativa popular, ha llegado hasta el Parlamento porque ha sido utilizada por los independentistas para eliminar un símbolo español.
    Muchos de los que han votado poco o nada les importan los animales, sólo veían que servía a sus fines.
    Además se van a permitir los toros embolaos, que digo yo que también sufren, no?

    Hipocresía.

    Yo creo que el problema está en que unos parlamentarios han adoptado una decisión con libertad de voto. Una libertad que para nada representa a los ciudadanos que los sustentan. Entre dos centenares de personas han legislado para obligado cumplimiento de unos cuantos millones. Y es ahí donde está el problema, no en la decisión en sí.

    Bien visto Antonio.
    Vuelvo a estar de acuerdo contigo.

    Yo no comparto esto de los toros. Siempre digo que si hubiera gladiadores entendería que hubiera toros, pero me parece la misma barbaridad.
    Aun así esto de que los politicos prohiban lo que les parezca "bueno" para nosotros me pone enfermo. Toros, tabaco, pasteles en los alrededores de los colegios (manda huevos), y suma y sigue.
    Acabaremos todos conduciendo con casco, sin poder ni fumar ni beber, ni ver una pelicula con tiros, y con sexo solo para la procreación.

    Enfin que toros NO, pero politicos menos.

    De eso se trata, de que una cosa es legislar y otra entrometerse en la vida de los ciudadanos.

Publicar un comentario