periodicos Parece mentira, pero ante los más que evidentes síntomas de crisis en el periodismo tradicional, véase periódicos de papel, algunos iluminados están pensando en cobrar de nuevo por las ediciones digitales. Yo no se ellos, pero para cuando cobren por leer allí, servidor pasará a lo que antiguamente hacía, verá las noticias por la tele o las escuchará por la radio.

Y es que uno no piensa pagar por una información escorada a un lado del cuadrilátero, que pretende no hacer más que de correa de transmisión de los grandes partidos políticos.

Una prueba de que el periodismo, o al menos los medios tradicionales, ejercen solo de mera cadena con la que menear esos impresionantes mastodontes llamados partidos políticos, es la evidencia de que parece que a las pasadas Elecciones Generales, se presentaron solo PP y PSOE, con apariciones esporádicas de IU y los consabidos segundos de cortesía a los nacionalismos, siendo que la realidad fue que se presentaron algunos más, en concreto ciento seis partidos de los que no tuvimos noticia alguna. Todos ellos están presentes en un listado que nos ofrecen desde Relatividad.es.

Y ahora digo yo…¿Piensan ustedes que me voy a gastar un euro en pagar un periódico que sé que solo me transmitirá información sesgada?¿Creen por esa misma regla de tres, que yo pagaré una suscripción a un periódico digital, para que se me venda esa misma información acantonada?

Creo, que al igual que la SGAE está encaprichada en salvar un formato de negocio a espaldas de Internet, los medios tradicionales, y en concreto los periódicos, pretenden salvar un formato de información basado en el agilipollamiento de los lectores y la supuesta incapacidad de estos para poder contrastar la información que se les vende.

Hace ya mucho tiempo que ese tipo de lector, el que se cree lo que ustedes ponen en sus periódicos a pies juntillas sin dudar de nada, ha muerto. Ahora, los que podemos y tenemos la ventaja de leerles no ya solo a ustedes, si no también a la competencia, podemos ver cuando caen en contradicciones y cuando sencillamente mienten a quienes les dan de comer, o sea, los que pagan por su información.

Veracidad, honestidad y sobre todo capacidad de autocrítica, son tres virtudes que siempre fueron garantes del buen periodista.

Hoy en día, de esas tres virtudes no queda nada. Son ustedes unos simples estómagos agradecidos, capaces de vender a sus madres, con tal de hacer que el partido de sus amores acabe ganando las elecciones. Antiguos adalides de la información, transformados en simples títeres con los que medrar y socavar la poca credibilidad del contrario de sus jefes y así asegurarse un puesto de trabajo.

Pueden ustedes hacer de pago los periódicos digitales, pero ya les digo yo que en el intento de reflotar sus empresas pidiendo más dinero, lo que lograrán será hundirlas en el más profundo de los ostracismos.

El Español es agilipollado de nacimiento. Es verdad, normalmente aún sabiendo que le cuentan una mentira o una media verdad, es dado a creerla con tal de que ésta provoque algún quejido en su contrario. Pero no crean ustedes que siempre serán así de borregos. Cuanto más profundo llega internet y el desencanto con ustedes, más lejos está su profesión de mantenerse con vida.

Ya les digo yo, que para que me mientan y me desinformen ya está la radio y la televisión. Si ustedes, los únicos capaces de poder vender información veraz e imparcial, ya están sectarizados y son totalmente reconocibles por todos sus debilidades electorales…¿Qué nos intentarán vender que merezca la pena?

Desde luego, verdad, lo que se dice verdad, venderán poca o ninguna. Y de la imparcialidad ya ni hablamos.

¿Quieren una solución a su crisis?

Es bastante sencillo de hacer. Desembarácense de los organos de comunicación de los partidos políticos, comiencen por ser imparciales en sus informaciones y sobre todo, piensen que todos, absolutamente todos, tenemos la posibilidad de contrastar sus informaciones. Y eso amigos mios, es lo único que les tiene que preocupar.

Por ahora tienen ustedes ganada la batalla.

Hay mucha gente que ni siquiera sabe qué es internet y se los creen a pies juntillas. ¿Pero qué harán cuando la gente de mi generación sea mayoritaria?¿Qué harán cuando la mayoría de los ciudadanos sean nativos digitales? Entonces señores, todo ese monopolio de la información, con el que aplastan cualquier verdad que no les complace desaparecerá, y pasarán ustedes a representar un simple pasado de mentiras y bajeza informativa.

Y señores, entonces yo me iré a sus tumbas y lo celebraré con Champang, como se hizo hace cuarenta años con Franco, porque en aquel entonces se salio de una dictadura, y en ese momento, cuando servidor baile sobre sus tumbas, habremos superado la suya, la dictadura de la mentira y el agilipollamiento nacional.

8 Comentarios:

    No puedo estar mas de acuerdo Tony.

    Enhorabuena por esta entrada, por su veracidad, honestidad y sobre todo capacidad de autocrítica.;)

    Los títulos no dan cordura.

    Bueno, parece que el título de periodista da más valor a una opinión cuando eso es falso. Ese título otorga en principio confianza, pero cuando el periodista confunde información con opinión desciende al mismo nivel que tú o yo, o sea, al de simple ciudadano sin más credibilidad de la que podamos tener tú o yo.

    Un beso.

    Bueno, tendré que ver los informativos por Internet y así comparar lo que dicen unos y otros.

    A no ser que estos también me cobren, que si es así, propongo un impuesto a favor de todos los españoles por soportar las ondas de radio, tv telefonía, etc. Del doble de lo que me puedan cobrar ellos.

    Jose lo que están pensando justamente es eso, cobrar por leer los periódicos digitales. hace tiempo eso estaba así, pero ante la cantidad de medios que daban la información gratuitamente, decidieron abrir sus puertas para no perder mercado.

    Ahora se lo replantean y ponen la excusa de que no ganan suficiente dinero. Y mientras tanto los periodistas a la calle.

    No se, yo es que cuando veo que un periodista opina le quito toda la credibilidad, por eso hay tan pocos periodistas que me merezcan la pena.

    Bueno, es imposible ser 100% objetivo. Pero es cierto que la manipulación de la información y más cuando se hace creer, es peligrosa.

    Buen post, saludos :)

    No lo se, la información si que puede ser objetiva, lo que nunca lo puede ser es la opinión, por eso los periódicos actualmente no son imparciales, porque la mayoría de sus noticias no son información, si no opinión.

    Completamente de acuerdo, Antonio. Y añado que están perdiendo una oportunidad preciosa para utilizar los recursos que aun poseen para enriquecer el medio digital, y no perderlos en una batalla que, como tú, creo que tienen perdida de antemano, y no por la culpa de los "malos" que ellos creen, sino por su ceguera.

    Carpe Diem

    Cierto, aún dicen que la culpa es nuestra. Nos llaman burros en viñetas y se burlan de nosotros llamándonos ignorantes, cuando en realidad es que leemos todas las versiones que podemos de una misma cosa y vemos claramente todos los puntos que omite cada uno.

    Por eso un mismo echo es capaz de beneficiar a dos sectores diferentes, por la manipulación a la que lo someten.

Publicar un comentario