Si les dijera que esta mañana ha amanecido lluviosa en Algemesí, que he leído un post de Jose J. Ribero sobre el optimismo, y que casualidades de la vida tras recibir una llamada para invitarme a una entrevista de trabajo para mañana, ha dejado de llover en la calle y el Sol ha hecho acto de presencia dispersando generosamente las nubes…

No se sabe si esta será la definitiva. En dos meses llevamos cuatro y en ninguna me han elegido. Pero si lo miramos con el optimismo que nos pide Jose en su artículo, deberemos aceptar que cuatro entrevistas de trabajo cuando lo más normal es que las empresas piensen más en despedir que en contratar, es una muy buena señal de que por mi parte no faltan ganas de trabajar.

Me contratarán o no, pero la realidad es que al menos veo que mi forma de buscar empleo sí que me da resultados, aunque de momento no sean los esperados…

¿Mañana podría sonar la campana? Espero que sí, pero de lo que sí que estoy seguro es de que no volveré a decaer en el pesimismo. Al menos en una o dos semanas jejeje

Por cierto, os dejo con la canción que me acompaña en mi búsqueda de trabajo…

Os lo juro, la pongo en el coche cada vez que salgo con los curriculums bajo el brazo. Me hace llegar con una sonrisa en la cara a las empresas jejeje

7 Comentarios:

    ¡Ánimo Antonio! :D

    Muchas gracias jejeje, ahora no hace falta ánimo, solo suerte jejeje

    Suerte, yo mañana también tengo entrevista de trabajo.
    Igual que tu me llamaron hoy, a ver si hay suerte para los dos!

    Bss

    jejeje, a ver si la hay jejeje

    La suerte es para los que no están preparados y TÚ si lo estas.

    Venga currante nos vemos.

    ¡Al toro Antonio! ¡Mucha suerte y mucho ánimo!

    Con las expectativas que acabo de levantar entre vosotros, lo mas cerca de la gloria que estaré mañana será la del suelo contra la que me estamparé jejeje

Publicar un comentario