Veo con horror en las televisiones de nuevo cuño adjudicadas a dedo allá donde el PP tiene mayoría absoluta, anuncios institucionales neofascistas sin fines comerciales. En ellos se asegura que “el socialismo mata” y se mezclan imágenes de Stalin, Fidel Castro, Hitler (reconocido rojo), Mao, y Zapatero, que se encuentra en esa lista por “matar a cientos de miles antes de nacer”.

El Gran Wyoming.

Al otro lado se encuentra la propia televisión en la que este pseudo-periodista trabaja.

Este grupo nació de la integración de Mediapro y Globomedia con el gran objetivo de hacerse con la cuarta licencia de televisión analógica privada, que el Gobierno de Rodríguez Zapatero sacó a concurso. Ambas empresas diseñaron un consorcio a la medida ideológica de la ocasión, e incorporaron al accionariado de lo que luego sería La Sexta a Andreu Buenafuente (El Terrat), José Manuel Lorenzo (Drive) y Carlos Arguiñano (Bainet). Todos progresistas, todos de izquierdas y en el entorno del nacionalismo moderado. El Gobierno adjudicó la licencia a La Sexta, que competía con Kiss FM, y comenzó a fraguarse, bajo el paraguas de Mediapro, un gran grupo mediático cercano a Zapatero y alternativo a Prisa, que desde la Transición ha explotado en exclusiva el campo ideológico del PSOE y el resto de la izquierda.

Baltasar Montaño.

De los dos, el que hace una exposición de los hechos más cercana a la realidad es Baltasar.

Eso sin desmerecer, como dice Eduardo en su blog, que lo ideal sería que los medios, ya puestos a jugar la baza de la lucha electoral para defender a uno u otro partido, tuviesen la deferencia de pedir directamente el voto para un candidato al más puro estilo Americano.

Tal vez así, de esta forma tan sencilla y vulgar, muchos de los despistados electores acabaran por comprender cómo unas noticias lo fueran en unos medios y cómo en otros no.

Todos saben qué pienso yo de los medios y su falsa imparcialidad.

Es más, saben que eso mismo lo extrapolo también a los periodistas. Pero no me negarán que la forma que tiene Wyoming de ver las cosas es bastante sesgada si conseguimos obtener una imagen panorámica de todo lo que ocurre alrededor de sus opiniones.

Eso mismo, dicho desde cualquier otro medio, tendría más sentido que de una televisión que nació al amparo de un determinado gobierno que está en sus horas más bajas.

Me recuerda, y me hace mucha gracia hacerlo porque es un dejavu que ya tuve hace allá por el 95, a aquel cuento del ‘que viene el lobo’. Si, para algunos la alternancia en el poder sólo es admisible cuando es tu propio partido el beneficiado.

Es lo que tiene ser un demócrata mediocre, que las opiniones que salen de tu teclado o boca acaban manchadas de la misma escoria, la mediocridad.

4 Comentarios:

    El pequeño Wyoming hace tiempo que perdió el norte. Es un francotirador del periodismo - si se puede llamar periodismo a lo que hace - que no hace prisioneros.

    Es curioso como laSexta osa hacerse todavía a veces la víctima con el tema de las licencias y/o ideologías. El concurso de licencia que ganaron no permitía optar a tener licencia en analógico y en digital a la vez, Veo por ejemplo también estaba interesada pero no se atrevió por ir en contra del pliego de condiciones. Sin embargo laSexta se atrevió y misteriosamente ahí está...

    Personalmente considero que muchos medios están perdiendo su neutralidad y se acomoda a su mayor beneficio, en pro de solo algunos dirigentes, espero estos medios recuerden cual es su labor principal.

    Un saludo.

    @Elecciones 2011 Colombia yo ya ni eso...

Publicar un comentario