Sí, ese es el tiempo que la máquina que daba los números en el INEM ha estado en funcionamiento hasta que el guardia jurado a recibido la orden de apagarla porque ya se habían dado demasiados números para hoy.

INEM

Yo he estado desde las ocho y media esperando, a las puertas de la Oficina del INEM de Alzira, a que ésta abriera para, en un riguroso orden de llegada, tomar mi turno y tramitar así mi prestación por desempleo.

Cuando he llegado a la máquina, el papelito que ésta me ha expedido llevaba impreso en tinta el número P 049.

Tras este momento, y mi particular regocijo al creer que iba a acabar pronto, ha llegado la desolación que produce ver pasar el segundero del reloj y que los números de la pantalla se mantengan imperturbables al desaliento allí, casi insultantemente perennes. Tanto delante como detrás, a los lados y por fuera de la oficina he visto multitud de semblantes alicaídos, derrotados e incapaces de levantar la voz ante tamaña dejadez. Los he visto cabizbajos, tal cual yo, incrédulos ante la negrura del destino que nos aguardaba.

Y en eso, cuando ya la gente comenzaba a parlotear entre si, a contarse sus batallitas y a conseguir que la espera fuese un tanto más apacible, ha llego el guardia y ha colgado el cartel que cerraba la taquilla para coger números.

Una exclamación de sorpresa ha recorrido todo el local y un brote de enfado nos ha invadido a los presentes cuando, al volver la vista hacia los marcadores de los turnos, hemos visto que solo habían sido atendidos los primeros quince de la lista. Como dato a constar, el último número que había dado al máquina era el P 156.

Finalmente he salido de allí, con todo arreglado, a las doce y media del mediodía. El resto, los que quedaban tras de mi, iban a quedarse encerrados en las oficinas hasta que el último de ellos tuviese arreglados sus papeles.

No es esta una entrada para denunciar dejadez por parte de los trabajadores, ya tienen bastante con escuchar los problemas de nosotros una vez y otra, y otra y otra sin descanso, sino para sus jefes. Esos que sabiendo que la oficina no da de sí, impiden que se contrate a nuevos oficinistas que los ayuden a realizar más rápido su cometido.

Y tampoco hablaré de cómo algunos, aprovechando sus particulares circunstancias, son capaces de colarse hasta cuatro veces en la cola con la salvaguarda de que ante cualquier protesta el protestante, o sea cualquiera de los que aguardan su turno respetuosamente, sea tildado de racista.

Y no es que no se haya protestado, es que simplemente no se nos ha echo caso. Se dejó que se colaran para que no hubiese problemas, para eso nada más…para la próxima ya se lo que he de hacer...

Y por la blogosfera…

Bueno por aquí estamos en otras cosas, esas cosas que solo les importan a unos cuantos, pero que los demás siguen porque están de moda. Aquí, entre nuestros blogs, vivimos en un mundo aparte, el mundo de Yupi.

6 Comentarios:

    Dos mundos amigo, el de Yupi para desconectar y el real que a veces leyendo lo que ocurre y os ocurre me da vergüenza.

    Y lo peor Toni es que esto va a peor y no se ve solución alguna.

    Suerte en tu busqueda y en este mundo de Yupi estaremos apoyando siempre.

    Un abrazo.

    Bueno es que verdaderamente es desalentador ver cómo la sociedad tiene un montón de problemas y la blogocosa, autoproclamada voz del pueblo y de la defensa de los derechos, le da la espalda a todo lo que no signifiquen gadgets, blogs y twitter...ñ

    no todos antonio, ni en todos lados. hay muchos que escriben sobre la realidad. sólo unos pocos viven en una "realidad virtual" exclusivamente (o es lo que parece).

    el trabajo de ir al inem es un trabajo de paciencia... muuuuucha paciencia ;)

    Pues ya me diras que puede ocurrir dentro de tres meses cuando estemos casi en los 5 millones,se puede crear hasta la mafia del INEM (si es que ya no existe).

    Un fuerte abrazo y todo mi apoyo si vale de algo

    Se nota lo mal que se está pasando esta gente. Que no se vale que se juegue con la necesidad de la gente. Cosas como estas son las que a veces hacen a uno sentir tan mal. Son las cosas que quitan el deseo de seguir luchando, y allí es cuando nos preguntamos ¿para qué?.

    Muchas gracias a todos, ya veis, esto es como una noria, cuando ya crees que estás bien vuelves al punto de partido y de nuevo a recomenzar jejeje

    Pero bueno que no cunda el desánimo, hay que luchar y pensar que cuando hayamos superado esta crisis, si podemos, habresos superado a la madre de todas las crisis...jejeje

    Un saludo a todos.

Publicar un comentario