Las autoridades internacionales han sucumbido de nuevo a los miedos que esclavizan estados con tal de mantener la estabilidad en el verdadero motor de la economía mundial; los mercados.

Hace ya casi un mes del comienzo de las revueltas en Libia y nuestros mandamases siguen erre que erre en su fútil debate que pretende dirimir entre intervenir o no en el conflicto. Mientras tanto, los Libios mueren a manos del “fuego amigo” del líder que decidió vivir en el desierto en una carpa de circo, en lugar de en la suntuosidad de un palacio de la capital, mientras era protegido por una guardia personal compuesta por cien vírgenes.

Mueren a manos de las armas que nosotros le vendimos. Sucumben al desánimo que les produce la inoperancia de la “real politique” de la que hacen gala nuestros señores. Se ahogan entre gritos de desesperanza mientras ven cómo pierden terreno a marchas forzadas frente a un rival pertrechado hasta las cejas y que no duda un instante en pasar a cuchillo a cuanto opositor se cruza por el camino.

Finalmente no hará falta que se consuma la predicción que hice hace unos días y que prevenía sobre una supuesta victoria del Islamismo radical. Gadafi pasará a sangre y fuego a su pueblo mientras los políticos del mundo se quedan tal y como quedaron retratados hace tantos años en los Balcanes.

Incapaces. Inútiles. Desgraciados que pierden la fuerza por la boca. Ridículos vendedores de humo que cada cuatro años nos vuelvan a engañar con sus eslóganes. Simples.

2 Comentarios:

    Entre otras cosas, adoro la pesca deportiva D.Antonio.
    Uno de mis amigotes, pescador como yo y biólogo de profesión, me daba ciertas pinceladas de ciencia hace ya muchos años, sobre como "piensan" las truchas.
    Entre otras curiosidades que no voy a relatar pues se me haría muy largo el comentario, aseguraba que estos salmónidos, y más concretamente la trucha común (salmo trutta) tiene una "memoria" que no supera los 15 minutos.

    Ello esplicaría el porqué vuelven a morder el anzuelo tras haberlo probado ya, un rato después de tan desagradable experiencia.

    Somos putas truchas D.Antonio, ahora toca Japón, es lógico que así sea, y las noticias sobre Libia pasan a otro plano.

    Un saludo.

    @Arroes cierto, parece que simplemente nos olvidamos de cuantas veces antes nos tomaron el pelo...

Publicar un comentario