Hay veces en las que intentando hacer una entrada en la que definir qué son para ti los blogs, uno se va metiendo en callejones sin salida que va deshechando uno tras otro hasta creer que ha llegado a un escrito vacio y sin contenido. Eso le ha pasado a nuestro amigo Marcelino. Intentando explicar qué eran para él los blogs, se fue yendo hacia los tópicos y de estos salió deshechándolos en la papelera. Lo intentó, según nos cuenta en su entrada, unas cuantas veces y siempre acabó con tópicos. Hizo lo que normalmente se hace cuando uno acaba de hacer una entrada con la que no está conforme (entiéndase la paradoja), la borra. Pero no solo eso, encima lo intenta de nuevo con otras palabras y le sale algo parecido pero sin las purpurinas, y lo reintenta y le vuelve a salir algo cíclico y reiterativo. Y entonces se da por vencido, lo junta todo y decide publicar el resultado. ¿Y qué nota le damos a lo publicado? Pues una alta, como es natural. Porque no se puede hablar de lo que son los blogs sin caer reiteradamente en la purpurina. Si intentamos convencer a alguine de que esto de los blogs mola, estaremos condenados a hablar de amigos cibernautas que nunca conoceremos. De libertades de opinión que podremos plasmar en nuestros respectivos blogs que pocos aprovecharán. De poetas desconocidos que llenarán sus bitácoras de poesías que nadie, salvo los lectores de sus blogs apreciarán y escritores enfundados en disfraces de los más variopintos oficios que lo serán solo mientras se ponen tras el teclado. Esto de la blogosfera no deja de ser más que un pasatiempo. Pero un pasatiempo que nos permite comunicarnos con mucha más gente de la que creemos. Intentando solo dejar nuestra huella, sin saber si quiera si alguien, alguna vez, la descubrirá entre tantos millones de blogs. Podremos conversar, opinar, o simplemente pasar sin pena ni gloria, sin opinión y solo como entretenimiento. Podemos ser poetas, escritores, periodistas, vendedores de tecnología barata, SEO,s humoristas, monologuistas e incluso simplemente ser bloguers. Pasear por centenares de mundos creados única y exclusivamente para satisfacer necesidades propias, que poco a poco fueron dejando de ser propiedad exclusiva de sus autores, para pasar a ser hogares de amigos invisibles que solo se dan a conocer en cada comentario. Amigos que es posible que nunca conozcamos, y que creemos conocer por sus escritos, pero que siempre quedarán como eso que son en realidad, amigos invisibles que harán, que en la soledad de un teclado y una pantalla, la amistad y la compañía aparezcan como si de un rayo de luz se tratara en la inmensidad de la noche. ¿Ves amigo Marce? Uno tratando de escribir sobre los blogs sin caer en la rutina, acaba hablando sobre purpurinas y repitiendo lo que ya millones de veces ha dicho. Buscando nuevas palabras con las que construir la misma frase que dijo hace unos meses e intentando no caer en la pedantería. Y ni así uno puede escapar de lo repititivo. Hablar de la blogosfera amigo mio es algo tan manido que cualquier frase que se nos ocurra habrá sido dicha por alguine alguna vez. No podemos ser originales en algo que otros muchos se han planteado. Eso solo lo consiguen los fueras de serie. Y como muy bien dices apreciado amigo, nosotros, tú, yo y quien quiera que nos lea, solo somos una gota de agua en este inmenso océano que es la blogosfera. ¿Tu entrada aburrida? No amigo, tu entrada ha sido un maremagnum de sentimiento que solo ha expresado lo que su autor ha pretendido. Bloguear no es un oficio, es tan solo una forma más de comunicarse.

9 Comentarios:

    mmadrigal el 15 de octubre de 2008, 14:14 dijo...  

    Toni. Con todo el cariño. Creo que no has entendido el sentido de nada de lo escrito en esa entrada, y seguramente es porque estás demasiado a leer sobre blogs desde otro punto de vista mucho más técnico y menos personal. Releela, mira los comentarios y verás que las cosas no solo se perciben desde el punto de vista académico. Pero para eso uno tiene que hablar desde dentro. Te aseguro que la entrada no me llevo más de 5 minutos, ni me tire horas y horas pensando lo que quería decir. Y por cierto, es una re-entrada. Eso que cuento ahí está publicado en mi blog (el personal, ya tu sabes) en el 2006
    :D
    Saludos Toni. No te tomes tan en serio lo de los blogs, que al final tendre que venir a regañarte para recordarte de que va esto del bloguing.
    Como los viejos tiempos ;D

    Hombre, ahora que me ha salido esta entrada no lapienso borrar...juas.

    Voy a leerla de nuevo a ver qué es lo que me he perdido marcelino...

    Como en los viejos tiempos...metiendo la gamba...jajajajajjaa

    ¿Quieres jugar con nosotros al "Juego de las Palabras"? El juego que nos permite comunicarnos con mucha más gente de la que creemos...

    ¿Aceptas el reto Toni?

    Pásate por nuestro blog: http://bizcocho-bollicao.blogspot.com/2008/10/el-juego-de-las-palabras.html

    Esperamos tu participación!!

    No puedes decir que NO!! jajajaja...

    Un saludo amigo!!

    Ni el de Marcelino, ni el tuyo me han parecido aburridos.

    Saludos Cordiales.

    ¿¿¿¿¿llendo????? Ya no he podido pasar de ahí.

    Amigo Anónimo...gracias pro la corrección, pero la próxima vez dime cual es la forma correcta de escribirlo...jejeje (más que nada para trabajar un poco menos...listillo)

    No es un listillo, toni, es un toca huevos.

    jejeje. Son las cosas que pasan amigo Manolo. Uno da la cara siempre que comenta...otros se esconden en el anonimato.

    Eso si, una cosa no quita la otra y la verdad es que tenía razón en la corrección, otra cosa es la intención del comentario.

    Por eso lo digo, por mucha razón que tenga, la pierde, no al corregirte, si no al fanfarronear diciciendo que no pudo pasar de ahí.

Publicar un comentario