Hoy no sabía de qué hablar. Bueno si, hay multitud de noticias sobre las que dar opinión, pero a veces creo que tanto opinar también puede ser malo. El caso es que en plena sequía de ideas, esta semana está siendo el no va más, uno se ha parado a pensar y ha reconocido un tema del que podía hablar simplemente mirándose a sí mismo.

Fijémonos en el blog esta semana.

En plenas votaciones del CETH IV, ha servidor no se le ocurrió otra idea que dar rienda suelta a su capacidad para darse trabajo e inventarse, de motu propio, lo del Bloguer Invitado. Ya se que eso no da trabajo, pero bueno, el caso es siempre poner algo en el blog para que la gente participe, y eso queramos o no algo de trabajo si que da.

Y tras ponerlo todo en marcha y tener toda la semana libre para ponerme a escribir opiniones sobre los más diversos asuntos, va y el blog se queda paralizado, cual niño ante una sábana parlante, y ese momento de respiro se diluye como sal en el mar, mientras vuelve la trabajosa tarea de lidiar con plantillas, Htmles y enlaces varios, esperando que nadie llegue a extrañar nada mientras dura la transición.

Y el caso es que yo no quería pero el cambio ha sido necesario, como he dicho esta mañana, por haberme dado cuenta de la excesiva dependencia del blog de agentes externos, como el Skydrive, lugar donde tengo alojados la mayoría de scripts.

Y entonces han llegado los comentarios de siempre.

Esos que cada vez que cambio algo me recuerdan lo poco que me aguantan a mi las plantillas en el blog. Esos en los que se dice que esta plantilla está que se sale, los que apoyan la sencillez y simplicidad en los blogs, e incluso los que simplemente dejan caer una observación, como quien no quiere la cosa y que dice mucho más de lo que ellos creyeron, al estilo de ¡Y no paras!

E incluso los hay que como yo, saben que su palabra y su blog están reñidos. Son partícipes de mi sufrimiento, pues reconocen sin vergüenza en un comentario, que a ellos les pasa lo mismo que a mi. Comienzan con una firme convicción de mantener una plantilla limpia, pero el paso de las semanas va agregando a la sidebar más y más cacharros que la hacen difícil de mirar.

Y no somos nosotros los culpables.

No señores. El culpable es este bicho que tenemos dentro que se llama bloggin, y su otro compañero de fatigas, el llamado creatividad. Porque para armar y desarmar la plantilla un millón de veces, seguir en la brecha sin cansarse y recaer en los mismos errores para volver a tener que rehacerla de nuevo, para eso señores míos hay que tener de eso y mucho más.

No nos engañemos, si eres de los que les gusta tocar su plantilla. De los que no tienen miedo a perderlo todo, por culpa de no acordarte que tenías que guardar antes de darle al Enter. De los que se pueden pasar horas buscando ese maldito div desaparecido en combate. De esos a los que los tutoriales no les dan todas las respuestas y tienen que intentar adaptar sus resultados a lo que les gusta. Si eres de esos a los que ver la plantilla siempre igual les aburre, entonces amigo mío, tú nunca te aburrirás de bloguear.

Y es que no hay mejor forma de hacer que te vuelva la inspiración, que destruir sin querer todo el trabajo que hiciste hace unos meses para armar tu plantilla y volverla a rehacer desde cero. Porque cuando has acabado esa agotadora tarea, te sientes como cuando abriste por primera vez el blog. Sientes que de verdad tú eres el dueño del blog.

Por ello no me canso de cambiar la plantilla.

Y ya se que hay muchos que dicen que el blog tiene que estar asociado a una imagen, o a un logo, o a una plantilla, o a un autor. Pero es que yo no soy de ese tipo de bloguers. Y creo que los lectores del blog tampoco son de ese tipo. Porque a ellos no les importa qué apariencia tenga el blog. Ni con qué nombre firme los posts. Ni si quiera critican tanto cambio de plantilla. Ellos simplemente vienen a leer unas letras, a participar en unas iniciativas y se olvidan de todas esas cosas que a muchos hacen perder el sueño.

Yo soy un bloguer poco usual.

Soy un culo de mal asiento. Incluso cuando no tenía mi propio dominio, iba saltando de plataforma en plataforma. Pero es que así soy yo, no lo puedo remediar. Y de lo que estoy agradecido de verdad, es de saberme leído por multitud de personas, que aún a sabiendas de mi falta de constancia, de mis arranques de opiniones radicalizadas y de los continuos cambios a los que los someto, siguen aquí al pie del cañón y vienen todos los días a mi pisito para ver como estoy, qué digo, que hago e incluso que he destrozado hoy.

Porque amigos míos ahora en serio, ¿Qué hay mejor que saber que vas a visitar un blog que puede que no reconozcas a la primera?

Yo si que os reconozco a todos, menos cuando os decidís por comentar con varios nombres ¿eh Vitalnn?. Y por eso se que puede que esté perdiendo muchas visitas, esas no llegan a asociar el blog con una imagen, pero es que la imagen del blog no es mi plantilla, si no lo que escribo en él. Por tanto adiós amigos que solo ven plantillas y bienvenidos lectores de verdad.

9 Comentarios:

    La suerte de los readers es que no muestran las plantillas.

    Saludos cordiales

    Y mucha Senovilla. Yo hay blogs que leo asiduamente, que no los tengo relacionados con ninguna plantilla. Son solo texto escrito y a veces cuando los visito para comentar, debo asegurarme que es ese el blog que buscaba jejejeje

    Toni!!

    Yo soy de las que meto mano a la plantilla de vez en cuando... Y seee, soy de las que la rutina me aburre...

    Mi blog ha pasado por varias plantillas hasta que encontré la que me identificaba.... Eso sí, los chirimbolos (widgets) van y vienen como locos! Aaajjaja!

    Soy de la idea de que como mi blog es mío, puedo hacer lo que se me de la gana, al que le gusta bien y al que no... Pues.. ¡ni modo! (dijeran los mejicanos! Jaja!)

    Mis lectores me quieren por como escribo y si la plantilla ayuda mejor, pero lo que importa es el contenido....

    Yo te sigo por el Reader siempre, pero cuando leo que te mandaste una de las tuyas con la plantilla me vengo volando para verla! Aajajaja! Y nunca me decepcionás, hagás lo que hagás, yo te voy a seguir leyendo, y de vez en cuando, me mando (vengo al blog) un rato para darte visitas, guapo! Jaja! Porque el Reader será muy cómodo, pero no genera visitas... Jejeje... ^.^

    Así que Toni.... I "sigo" you whatever you do whith your template!!! Jaja!

    Es decir: ¡Me encanta tu plantilla che! ^.^

    Besos desde este lado del Atlántico! ^.^

    Yo también te quiero Ivana jajajaja. Es cierto que el reader no da visitas, pero cuando lo pienso me digo a mi mismo ...

    "¿Que quieres, un contador, o saberte leído?"

    Y siempre acaba ganando lo del saberme leído jejeje

    Joo, lo siento Tony, no quise hacerte ningún lío.

    Y bueno, yo digo "hola" a tus contenidos.

    Lo dicho, mil perdones por mi confusión.

    Un saludo.
    PD. Ahora no sé como firmarte, jejejeje

    Me encanta cambiar de cuando en cuando las plantillas y fedellar en ellas hasta personalizarlas, me gusta tanto como escribir, y si no la cambio más a menudo es por no aburrir al personal.

    No pasa nada Silvia jajajajaja Firma como quieras, solo fue una licencia que me permití para regalarte un enlace.

    Manolo, qué es eso de fedellar que yo también quiero de eso jajajaja

    De todos los blogs que sigo, y son muchos, en el mosquitero es donde sé que, por lo menos, la plantilla será una sorpresa.
    A mi me cuesta mucho hacerlo.

    Es solo cuestión de perderle el miedo Javier, aunque cuando uno encuentra la plantilla que le gusta, entonces amigo mio los cambios están de más. Digan lo que digan los lectores ejejej

Publicar un comentario