…el pueblo deberá ir a los sindicatos.

Esta es la frase que me ha inspirado el post, que en Crónicas de Esperantia se ha realizado a cuenta de los 420 € para desempleados sin derecho a subsidio, que el otro día se sacó de la manga el gobierno del PSOE.

Como en el mismo artículo se dice, ni Aznar fue la Biblia en verso a la hora de crear empleo…

…Aznar, al llegar, malvendió o regaló la mitad de las empresas estatales a sus amiguetes y creó un sistema de empleo que se acercaba bastante a la esclavitud con contratos leoninos y apenas derechos…

…ni el presente gobierno tiene frente a sí a unos sindicatos deseosos de trabajar exclusivamente por y para los trabajadores…

…todos sabemos que los sindicatos del Gobierno están para apuntalar los despojos del Gobierno, vivir de las subvenciones, de los cursillos que no sirven para nada y poco más…

Por eso, y viendo que su propuesta es factible no solo para uno mismo, sino también para millones de ciudadanos que ven desilusionados, cómo los Sindicatos de toda la vida se conforman con eliminar a golpe de cursillo a los desempleados de las listas del INEM, mientras miran para otro lado cuando se trata de ejercer la fuerza Sindical necesaria sobre los gobernantes para que éstos reaccionen y mejoren la situación laboral que atraviesa el país, me uno a su propuesta sobre recomendar la Sindicación de todos y cada uno de nosotros a diferentes Sindicatos nacionales, que si bien aún son poco conocidos por la mayoría, no es menos cierto que sí pueden presentar batalla sin temer por el color del gobierno de turno.

logo Los Sindicatos a los que me refiero son la CNT y la USO.

Son éstos solo dos ejemplos a los que nos podemos remitir los trabajadores, faltos del cobijo de unos verdaderos Sindicatos que nos representen de verdad, sin que se mire nuestro carnet político, y sin que se realicen proclamas partidistas con nuestro supuesto apoyo, en favor de un partido al que tristemente se sienten encadenados por la historia.

logo_uso Los Sindicatos, nunca, deberían tacharse a si mismos de izquierdas o de derechas.

El problema es que tanto la UGT como CCOO, se han beneficiado del altavoz que ha supuesto desde el principio la diferenciación entre izquierda y derecha no solo en nuestro país, sino en el mundo entero, refugiándose (uno más que el otro puesto que uno fue siempre parte activa del PSOE), en la parábola que se nos ha contado a los ciudadanos desde la llegada de la democracia que dice, que las izquierdas siempre representaron a los trabajadores (cuando no a los anarquistas y revolucionarios) y las derechas a los empresarios y golpistas de poca monta, que durante años han mantenido preso de si mismo al propio pueblo Español.

En verdad no se si finalmente estos dos sindicatos que se nos han presentado caen o caerán algún día en este error. Lo cierto, y lo que pocos ya se atreven a rebatir, es que los actuales Sindicatos mayoritarios han perdido ya cualquier tipo de credibilidad, al menos, por parte del cincuenta o sesenta por ciento de los ciudadanos.

Unos sindicatos que no han sido capaces de convocar ni una miserable manifestación cuando el empleo ha ido cayendo en picado.

Cuando centenares de miles de familias Españolas se han visto abocadas a un paro obligado por parte de todos y cada uno de sus miembros. Cuando decenas de miles de conciudadanos se han visto rodeados por acreedores y enterrados vivos en cartas de desahucio sin que hayan movido un solo músculo. Cuando, lejos de admitir que han estado blandos con el gobierno que siempre han deseado, y por el cual pelearon en su momento con macro manifestaciones por unos cientos de empleos, han preferido atacar a la Organización empresarial en vez de intentar un verdadero pacto que promoviera el empleo.

No dudo de que ni estos, ni los otros, serán la panacea que nos saque a todos del atolladero en el que la crisis mundial nos ha metido.

Pero al menos, de estos nuevos, podremos decir que no buscan además de la ayuda a los trabajadores el voto hacia un determinado partido. Al menos, de momento, podremos decir que son algo más imparciales que los dos grandes.

Como dice Fran en la entrada de Crónicas, y por tanto parafraseándolo…

Reconozco que me ha salido la entrada demasiado mitinera, pero ¡Coño!, es que hay que hacer algo. ¿O nos ponemos en marcha y hacemos algo, o nos convertimos todos definitivamente en amebas y nos vamos a ver la Champions a ver si la gana el Madrid o el Barça?

17 Comentarios:

    Ultimamente me pierdo en tus posts con esos trozos que pones en fondo gris....

    Los sindicatos en este país había que reinventarlos.
    Los liberados son una rémora para las empresas.
    Los que tienen horas sindicales, sin justificar, su trabajo lo hacen el resto de compañeros en su ausencia.
    Los cursos son para afiliados y una forma de financiación encubierta (muchos ni se dan o son para echarse a reír o llorar)
    Cuando se convocan manifestaciones a ellos no se les descuenta nada de la nómina.
    Cuando deben hacer algo... la respuesta es fácil, la tasa más alta de paro y yo no he visto se movilicen.

    Pa mear y no echar gota.

    Logio, los cuadrados grises son referencias a escritos de otros, que por no ser míos deben permanecer en distinto formato para que los demás los podáis distinguir perfectamente.

    Pues eso Javier, coincido contigo sobre todo en eso de los cursos que no se dan. Increíble, pero los primeros que deberían ser totalmente legales para así poder moralmente obligar a los empresarios a cumplir, son los primeros que defraudan al estado y al resto de los Españoles.

    Pues tampoco creo que estos sean la solución. Me da la impresión de que los sindicatos tienen el mismo problema que los partidos, con un clientelismo aun más marcado. La solución vendría marcada por una legislación que permitiera a los empleados ejercer fuerza sin necesidad de ejercerla con manifestaciones. Pero claro, para eso haría falta un partido... la pescadilla que se muerde la cola.

    Tengo por ahí un libro impagable sobre la historia del anarquismo editado en la Barcelona de los setenta (sorprendentemente), escrito por un inglés del que no recuerdo ahora su nombre, que dedica una cuarta parte del libro, entre otros, al CNT previo a la guerra civil, como sindicato mayoritario... ¡Cuánto hemos cambiado en este país! :)

    ¡Por Dios Angel!, tienes razón, yo hablando de anarquismo cuando hablo de CCOO y UGT y va y quienes heredaron el legado legítimamente del Anarquismo fueron justo los de la CNT jajajaja

    De todas formas, el supuesto de afiliación de la CNT deja bastante claro que aunque de orígenes anarquistas, al menos mantiene a raya a los políticos:

    "Puede pertenecer a la CNT cualquier persona, con la excepción de policías, militares o cuerpos armados. No es necesario acreditar ninguna ideología para afiliarse, siendo compatible incluso la doble militancia en un partido político y el sindicato. Sin embargo, las personas que ocupan cargos en partidos políticos no pueden hacer lo mismo en el sindicato. Esta medida se toma para evitar que alguna formación política pueda dirigir o instrumentalizar a la CNT.".

    Cosechadel66, creo que al menos habría que apostar por otros con un menor clientelismo. Ese sería un muy bien primer paso.

    El problema, Antonio, es que salen exactamente del mismo problema: la necesidad de afiliación. Mientras yo puedo votar a un partido político en cada elección, para que me de una solución efectiva un sindicato, he de afiliarme. Y su carga política suele ser grande...

    lo que no entiendo es por que la gente se sigue afiliando a los sindicatos, si de todos es sabido que no valen para nada, que solo buscan vivir de lo que les da el gobierno por esconder sus miserias, ¿que pasa que todos somos gilipollas?

    Mirad, dejaré claro que servidor es, sustancialmente antisindicalista. Y eso, como trabajador, se come de la siguiente forma.

    Siempre he visto en las empresas no a un ogro deseoso de ganare dinero, sino más bien a personas que se jugaron la casa donde vivían para intentar ganarse el dinero con el que vivir por si mismos sin depender de terceros. Como es lógico, estas personas llegado el momento necesitaron contratar a trabajadores por cuenta ajena. Y entonces comenzaron a poder vivir sin tener que trabajar tanto (al menos físicamente), llegando incluso al caso de que sin hacer nada ganaran ya dinero (cuando la empresa es ya sumamente grande).

    Por otro lado están los trabajadores, entre los que evidentemente me incluyo. Nosotros, como asalariados, tenemos la ventaja de ser personas que no nos jugamos nada a la hora de apostar por una empresa. Y llegado el momento, solemos negociar nuestros contratos con los jefes con tal de mejorarlos y demás.

    El caso es que cuando se ha dicho que los sindicatos han defendido al trabajador, siempre he pensado que esa defensa no era un acto que se estuviera ejecutando ahora, sino que se hizo hacía años.

    Yo, personalmente, he sido uno de esos "raros especímenes trabajadores" que llegado el momento llegó a un acuerdo con su empresa para rebajar su salario y así ayudar a la sostenibilidad de la misma. Yo, junto con mis compañeros, acabamos en la calle un año después.

    Pero es que la peor parte no nos la llevamos nosotros señores sindicatos, la peor parte se la llevó mi antiguo jefe, que con la crisis se quedó con unos camiones que aún pagan letra (recordemos que cada camión viene a costar la nada despreciable cifra de entre 15 y 20 millones de pesetas), y que por haber comprado hacía dos años tres nuevos para mantener una flota en perfectas condiciones, ha tenido que cerrar la empresa sumido en deudas y con su casa pendiendo de un hilo. Y a este hombre los sindicatos no le ayudan...

    Spoy de los que cree que el empresario y el trabajador son los que deben arreglarse sus asuntos, llegar a acuerdos y rescindir contratos en caso de no estar conformes unos con los otros.

    Los sindicatos, para mi, solo son válidos para acordar con la patronal convenios colectivos. meterlos en las empresas es, sin duda, meter a la zorra en el gallinero. Mantendrá a las gallinas arrinconadas si, pero lo más probable es que lejos de ayudar a que el gallinero funcione, mantendrá aterradas a las propias gallinas.

    Por cierto Cosechadel66, el caso es que aunque digamos que no nos representan, y siendo como es cierto que hay una proporción ínfima de ciudadanos afiliados a los mismos, los convenios colectivos se firman con ellos, no con cada uno de los trabajadores.

    Pero los convenios colectivos no valen para nada, yo nunca los miro a la hora de contratar a mis empleados, suelo llegar a un acuerdo con ellos que nos beneficie a ambos, creo que es lo mas logico, cuando le puedo pagar a un oficial de 1ª 90 € al dia y el se lo curra, no me lo pienso, yo contento y el tambien, asi todos ganamos y las cosas van como la seda, cuando no se puede pagar esa cantidad se vuelve a hablar con el, las cosas claras y el chocolate espeso, que a estas alturas todo el mundo sabe sus derechos y obligaciones, ya no necesitamos intermediarios para negociar entre trabajadores y empleadores

    Bueno Antonio, yo creo que al menos los convenios sí que son necesarios. La llegada a un acuerdo para definir el salario mínimo y el incremento salarial anual son necesarios, aunque solo sea para mantener vigente un marco de negociación con unas mínimas garantías para ambas partes.

    El problema es que ese, que debería ser el único trabajo que deberían realizar los sindicatos, es el que más olvidado está, puesto que al menos, aquí en España, solo saben defender según que ideas políticas y se olvidan de eso...que es lo importante.

    Hola Tony, llevo unos dias sin asomarme por tu casa,por dos razones, porque en C-Real, donde resido estamos a 40 grados y en plenas fiestas patronales, con lo que no me apetece pasar calor delante de este cacharro.
    Hoy te visito y me encuentro un post que me toca muy de cerca.
    Lo convenios colectivos son necesarios para negociar, sueldos, mejoras sociales, vacaciones etc. en empresas con gran nº de trabajadores,las empresas pequeñas pueden llegar a acuerdos entre ambas`partes.
    Decirte Tony, que la CNT y USO, no son nuevos, estan en la paleta sindical hace muchisimos años, lo que pasa que no alcazaron la afiliación necesaria y fueron abocados al fracaso, mientras que UGT y CCOO, aprovecharon la coyuntura de la llegada al poder del PSOE en el 82, para crecer y subir como la espuma.
    Estos sindicatos mayoritarios, estuvieron en contra y criticaron a su hermano el sindicato amarillo de la época, ahora ellos son los sindicatos amarillos del siglo XXI, vendidos al Gobierno y a la Patronal por unos muchos €
    Recibe lo de siempre.

    ¡Ah!, se me olvidaba,decirte que a USO se le vinculaba con UCD, y ésta cayó cuando cayó Suarez.
    Todos los Sindicatos tienen detras un partido que los respalda.

    Voy a trozos, lo que falta es AUTENTICA CONCIENCIA SINDICALISTA,SIN MIRAR COLORES NI BUSCAR RESPALDOS.

    Pues muchas gracias Gala, aunque se te ha olvidado hacer mención a lo que había dicho en un comentario anterior en el que recordaba que la CNT era la heredera de los Anarquismos de la pre-guerra civil.

    Sin duda, lo de la USO es nuevo para mi. Y con tu dato cierro el círculo y llego a la misma conclusión que tú; todos los sindicatos tienen un partido político detrás que los sustenta.

    Y con ello acabo de perder por completo mi fe con cualquier tipo de sindicalismo.

    Gracias Tony, por atender mis comentarios, yo hace mucho tiempo que perdí mi fé sindicalista.
    Fuí Enlace Sindical y Delegado Sindical, por tanto tenia una silla en el Comité de Empresa.
    Algún dia haré un post, con mi experiencia personal, y contaré el porqué de mi baja de afiliación.
    Me voy a la Feria, Tony hasta otra

    Parece mentira Gala que agradezcas algo que es el alma mater de este blog, atender a los comentarios de los lectores jejejeje.

    Un beso.

Publicar un comentario