Este fin de semana me he desayunado con la despedida de una mujer, a la que tras uno de mis artículos de opinión, le dio vergüenza el haber sentido por mi alguna vez simpatía.

racismo

Uno, que ya lleva mucho tiempo en esto de los blogs, ha visto en esa reacción, solo el motivo por el que queda demostrado que la blogosfera no está madura.

La blogosfera está llena de niños pequeños, que ante la más mínima controversia, deciden abandonar el blog que no dice lo que les gusta leer, e irse con su música a otra parte.

Y esto me entristece.

En la misma entrada de la controversia, entrada que algún iluminado tachó de racista, xenófoba y dios sabe qué mas cosas, hubo un debate entre algunos lectores y yo. Muchos de ellos siguen sin estar a favor de mis opiniones, otros las apoyaron con algunos matices, y hay otros que decidieron zanjar una relación de años por ello.

Como ya he dicho miles de veces, los artículos de opinión son eso, artículos de opinión.

No hay que tomarlos como una verdad suprema, ni si quiera como una pequeña verdad. La opinión nunca es verdad, solo es opinión. No se pude ir por el mundo diciendo que ya no soy tu amigo porque opinas esto o lo otro. Eso es simple y llanamente chiquillería.

Cuando un lector lee un blog de opinión, nunca debe esperar una noticia, si no una visión parcial de una verdad, que la tendencia del que ha escrito decantará hacia uno u otro lado. No hay personas imparciales en el mundo, y menos el ombligosfera.

Y cual es mi conclusión.

Que me da igual que alguien ya no me quiera leer mas. Este blog es personal, solo escribo lo que me nace plasmar aquí. Puede ser una opinión, un vídeo, una viñeta, pero siempre intentando que lo plasmado aquí tenga mi propio sello. Es, en definitiva, mi medio de comunicación personalizado.

Se que muchas veces equivoco mi opinión.

También que muchas son demasiado radicales para los amantes de lo políticamente correcto, pero es que ya estoy hasta los huevos de eso, lo políticamente correcto.

Por culpa de esa forma de ser, tenemos los políticos que tenemos, artistas de las vaguedades, maestros de las posturitas para salir en la foto, intelectuales del aborregamiento de sus seguidores.

Con esa mierda, lo único que se consigue es que la gente no exprese de verdad lo que cree.

Y eso nos lleva a un debate en el que todos ven que falla algo, pero nadie se atreve a señalarlo con el dedo, ya que ese señalamiento se girará en su contra y será tildado de xenófobo, racista o lo que esos falsos moralistas decidan llamarle.

Por eso en este blog nadie es tildado de nada.

Aquí se sabe diferenciar lo que es opinión de noticia, una verdad de una mentira, un agradecimiento de una loa falsa. Aquí sabemos que muchas veces solo se leen chorradas, pero también sabemos que esas chorradas son la prolongación de mi persona en internet.

Y si, les agradezco a todos los que saben debatir el que continúen aquí. Y a los que solo gustan de vaguedades les digo que no hace falta que me dejen un comentario para decirme que no me leerán más, es suficiente con que no lo hagan.

Rectificación.

Daniela acaba de presentarse al CETHIV con su historia Agua y viento, sombra y sol. Se que no debería recalcar aquí esa historia y que algunos lo podrían tomar como un apoyo de quien se supone que debería ser imparcial en el concurso.

Pero es que tras leer la historia que nos presenta, y releer esta opinión que he plasmado aquí, me he puesto a pensar en si de verdad vale la pena decir lo que se piensa con la sangre hirviendo.

Creo que finalmente debo admitir, que si bien es verdad que creo que todos los sin papeles deberían ser deportados, no es menos cierto que el echarles la culpa de mi falta de trabajo fue un acto injusto y sobre todo falto de razón.

Por ello solo pido perdón a los que he ofendido. No fue mi intención, aunque fuesen mis dedos los que teclearan esas palabras.

14 Comentarios:

    Hola Antonio!!
    Es muy facil colgar etiquetas a los demás. Podemos estar de acuerdo o no con lo que escribes tú mismo lo dices. Pero hasta ahora nunca has borrado comentarios en tu contra. Cosa que te honra, dado que muchos otros en cuanto ven que no tienen la razón te borran lo escrito como si fueses una mierda.
    El tacharte de racista creo que es muy,muy fuerte. Por que si esa persona te considera racista por un simple comentario mal entendido apaga y vámonos.
    Entonces:
    Aunque yo tenga amigos inmigrantes soy racista, Aunque crea en la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres soy feminista,
    Aunque crea que nos merecemos una democracia que respete al pueblo, soy anarquista,
    y podria seguir poniendome encima más etiquetas.
    Es muy facil interpretar los hechos como a uno le de la gana y aun más facil colgar etiquetas a los demás por una simple opinión. Hay que ser más maduros, la verdad absoluta no existe y tampoco alguien que tenga toda la verdad en sus palabras.
    Mosquearse por tener opiniones diferentes es cosa de niños de parbulario. si yo hiciese lo mismo que esta señora no tendría amigos. Tengo toda clase de amigos, de opiniones muy enfrentadas, los hay de derechas, de izquierdas, nacionalistas, apoliticos como yo pero no por su ideologia o pensamiento son menos que yo, yo respeto sus opiniones asi como ellos las mias. Eso Antonio son los verdaderos amigos. los que te respetan tal cual eres y no se molestan porque tu opinión no sea igual que la suya.
    Un biquiño moi grande. Animo y sigue asi. No cambies nunca. Para algo tenemos la libertad de expresión, le pese a quien le pese.

    Eli, has dado en el clavo. Tengo amigos negros, también sudamericanos, y sin embargo soy racista.

    Durante años mis padres regentaron un bar. Allí iban muchos de esos negros, a los que otros les regatean precios, y mi padre los invitaba a la primera Fanta. Y digo Fanta porque su religión no les permitía beber coca cola (no me preguntes por la diferencia, porque así era).

    He convivido con ellos, he trabajado con ellos y tengo muchos compañeros que no son Españoles. Algunos son Polacos, otros Rusos, otros Rumanos, Colombianos, Peruanos...sin embargo, por pedir que se deporte a los que no tengan papeles soy un asqueroso racista...

    Es la ley de la vida jejeje

    Sinceramente Toni, no esperaba tener que volver sobre este tema, pero tu lo has hecho y ahora si que ya no me queda más remedio que decirte cuatro cositas.
    En su día ya fui, creo yo, bastante clara en mi opinión y preferí dejarlo pasar, entendiendo tu estado de ánimo como el desencadenante de un desafortunado post y esperando una rectificación que no llegó, lo cual lamento sobre todo por ti , pero que como ves, no ha sido condición sine quanun para que yo siguiera entrando en tu blog y considerándote amigo.
    Ahora, si me lo permites, vamos por partes. (a tus propias palabras me remito):

    "...En la misma entrada de la controversia, entrada que algún iluminado tachó de racista, xenófoba y dios sabe qué mas cosas…"
    El término “iluminado”, aplicado a quienes te hemos criticado de expresarte de un modo racista y xenófobo, es insultante y manifiesta un carácter altisonante y despreciativo hacia quienes, por no darte la razón supones bajo los efectos de algo “paranormal”, (sinónimo de imbeciles o fumados, tal vez?)
    Te recuerdo tus propias palabras, "Y me da igual que ya me llamen racista, lo soy". La única “iluminación” que nos ha llevado a algunos a sacar esa conclusión, Toni,(creo que no he sido yo la única, por cierto), son tus propias palabras, insisto, LITERALES.

    "…gitanos, Magrebíes, Marroquíes…y tantas otras nacionalidades que han chupado del bote durante estos años."
    "…a los que se aprovechan de su precaria calidad de vida, para seguir viviendo del cuento y no dar golpe."
    "Porque uno ya se cansa de ver como ha trabajado para muchos y comprobar que ahora nadie lo hace para él."

    Que sepas Toni, que jamás he cuestionado el hecho de que lo que dejo de percibir cada mes de mi salario, vaya para que se mantengan entre otras cosas las pensiones de aquellos que están en el paro, situación que considero NO ELEGIDA por ellos, y que jamás se me pasaría por la cabeza pensar ni de ellos, ni de ti (en el paro estás) ,que viven a costa de mi irpf en términos de vivir del cuento sin dar golpe ni chupar del bote. Ahora, Toni, MUCHOS TRABAJAMOS PARA TI, no lo olvides,y lo hacemos con gusto, solidaridad y en conciencia,sabiéndonos privilegiados por poder elegir y trabajar.

    Algunas personas, y no conozco a la amiga que te ha retirado su confianza a raíz de este asunto, tenemos criterios propios y capacidad para tomar decisiones acertadas o equivocadas acerca de mantenernos al lado o alejarnos de aquellos cuyo pensamiento no compartimos, pero recabar el apoyo de tus “incondicionales”, ante algo que es un asunto personal con tu ex-amiga, y recurriendo al argumento de… "la blogosfera es inmadura" (“el mundo no está a mi altura”), es una reacción infantil y prepotente de quien jamás se plantea haber cometido un error y siempre son los “otros” los que no están preparados para entenderte. En este mundo hay dos clases de personas Toni, las que ante un malentendido dicen “quizás no me he expresado bien”, y las que dicen “no me has entendido bien”, o “no has sabido leer lo que he puesto”y el desencuentro ideológico entre dos se agrava con personas que no tienen la suficiente humildad para considerar la posibilidad de que el otro tenga su parte o toda la razón. con este último ejemplo espero “haberme expresado bien” y que sepas por donde voy.
    Para terminar, esta “iluminada”, que lamenta profundamente haber tenido que volver a verte perder los papeles,seguirá entrando en tu blog, no lo dudes, y diciendo lo que piensa, con los límites de la buena educación y la corrección, (espero no haberlos traspasado nunca), con todo mi cariño, mi respeto y mi sincero deseo de que tu vida se resuelva pronto y bien y que nunca tengas que tomar la decisión de tener que ir a buscarla fuera de tu país. Un abrazo.

    Hola Toni.

    Es verdad... Resulta muy fácil tildar al otro que reclama su derecho.
    Eso mísmo nos dicen a nosotros de los haitianos, que los maltratamos y guzgamos por tan negros que son... Pero me siento tranquilo, sé que es solo un problema como el que viven ustedes.

    Los haitianos llegan y nos quitan todo el trabajo, igual como pasa en España o EE.UU.

    No obstante, creo que ya es algo difícil de resolver. Los gobiernos, como bien señalas, los defienden y les brinda más facilidades que a los de la tierra.

    Saludines y suerte. Esperamos que estos problemas económicos mejoren, ya está bueno. El dinero solo llega a tres bolsillos es lo que pasa!.

    Calenda, no se que decirte, se que a veces digo barbaridades y las asumo como tales, pero esta vez no veo donde está mi error. Yo he trabajado con extranjeros y siempre los he respetado, pero por decir que los que no tienen papeles deber ser deportados se me está tachando de racista...y no lo soy.

    Y si, reconozco que esa frase de "Y me da igual que ya me llamen racista, lo soy" fue un error garrafal.

    Es cierto que la entrada no fue modificada, pero es que yo no le veo el fallo. No he perdido los papeles, solo he opinado.

    A veces se nos olvida que el blog está para esas cosas, para decir lo que pensamos. Tan buena es una entrada que te alaga, como otra que te critica. Aquí las entradas se escriben para las dos cosas. No distingo entre amigos o personas que no lo son, para criticar o dar mi opinión sobre lo que han dicho o echo. Y no espero que nadie deje de criticarme por hacer algo que está mal.

    Sobre lo de iluminado, verás que ahí hay un enlace. Si lo hubieras seguido, que creo que no lo hiciste, verías que ese iluminado no fue nadie de los que aquí comentaron, si no uno que lo twitteo y tachó de racista. No fue capaz de venir aquí o de escribir en su blog sobre lo que le parecía mal o no, simplemente lo soltó y lo dejó pasar.

    En este blog no se evangeliza, y me duele que lo pienses. Aquí todos pueden tener su opinión y nunca ha estado en mi ánimo el de insultar a quien se dejan un ratito de sus vidas leyendo mis escritos, pero también se que cuando aparecen este tipo de comentarios, los de "dejaré de visitarte", se me enciende la sangre.

    Me alegra que aunque no tengamos la misma forma de ver las cosas, no hagas de nuestras discrepancias un arma.

    Puede ser que tengas razón y que mis opiniones estén demasiado radicalizadas. Puede que de verdad esté muy equivocado, pero de momento solo te puedo decir que esto y no otra cosa, es lo que creo.

    Birdelo, creo que muchos de estos problemas no los generan los gobiernos, si no las multinacionales. Puede que si se suprimieran todos los aranceles del mundo, el libre tráfico de mercancías hiciera que todos pudieran subsistir un poco mejor sin tener que moverse de sus respectivos países.

    A otra cosa Toni,por mi parte tema zanjado y si, es cierto, al menos para mi, las discrepancias jamás han de ser un arma, sino un modo de ver diferentes puntos de vista al nuestro,valorarlos y ampliar nuestra perspectiva sobre las cosas.En resumidas cuentas,aprender.Todos tenemos mucho que aprender, todos. Un abrazo

    Muy bien Calenda, de todas formas y tras leer una historia que se acaba de presentar en el CETHIV, acabo de actualizar la entrada con una sencilla rectificación.

    Un beso y gracias.

    Si todos emplearamos las armas del diálogo para conseguir entendernos, el mundo sería seguramente casi perfecto.
    Un día aprendí que la palabra, cuando es escuchada, proporciona y aumenta la libertad y el respeto.
    Esta es una muestra.

    Felicidades

    No comenté en la entrada anterior por que, supongo, me calenté demasiado leyendo tu opinión. Sé que no es más que eso: una opinión. Pero se llevan siglos cometiendo atropellos xenófobos sólo por el hecho de mantener una opinión considerada como aceptable.
    Sinceramente no me creo en el derecho de opinar que es lo que se debería hacer con una persona que lo único que busca es una manera de seguir siendo eso: una persona. Más allá de los colores de piel o nacionalidades no hemos de olvidar que todos somos lo mismo y sólo por el hecho de difenrenciarnos ya nos convierte en defensores de una identidad por encima de las otras. O sea, en racista. Que más me gustaría a mí no tener ningún resto de sociedad arcaica. Pero si luchamos contra ello, incluyendo evitar este tipo de opiniones, quizá consigamos alcanzar la verdadera igualdad.
    La libertad de opinión no significa el hecho de decir lo que nos plazca. La mesura también contribuye a la libertad.
    Como ves no voy a dejar de leerte pero sí lamento el hecho de que pienses de esa manera.

    Iván, yo no soy racista. De nuevo digo que tengo conocidos que son extranjeros, pero la sociedad en la que vivimos se rige, como bien has dicho, por unas reglas.

    Y esas reglas son las que nos permiten vivir como vivimos. La libre circulación de personas es una utopía como aquella de la desaparición de aranceles.

    ¡Qué más quisiéramos todos que poder vivir tranquilos en nuestros países y que todos tuviéramos trabajo!

    Pero el caso es que hemos nacido justo en el lado en el que el hambre no hace acto de presencia como en ese otro lado. La solución a esos países pasa porque ellos hagan lo mismo que se hizo aquí hace centenares de años, luchar contra sus dictadores y jefes tribales e instaurar democracias.

    Con la misma vehemencia con la que algunos me han dicho que trabajo hay si se busca, digo yo que libertad hay si se pelea por ella.

    Las reglas que todos seguimos son las que están. Y si ahora estamos a favor de que esas se rompan para hacer tal o cual cosa, ¿Quien pondrá la raya para decidir cuando una regla debe ser liquidada o cuando no?

    Un saludo Iván.

    Hola Toni.

    Eso digo yo. Los gobiernos a veces ponen muchos tabujos para realizar los tratados de libre comercio, eso ya debe eliminarse y dejar el libre tráfico, aunque también hay que ver las consecuencias que ello lleva consigo. Una acción sin control puede traer contrabando, medicinas falsas, droga... Es como un triangulo malisioso del que no tenemos una salida deifinida.

    Esperando que todo se solucione, mucha suerte colega!.

    Yo creo que eso no pasaría porque todos podrían comerciar sin tener que pagar un plus por sus productos Birdelo.

    Las aduanas podrían mantenerse, pero no como control de impuestos, si no como control de calidades. Dejar pasar solo las mercancías reconocidas internacionalmente y esas cosas.

    Creo que sería una grandísima solución que haría que el mundo estuviese mucho más unido.

    Exaltar una identidad en detrimento de otra es racismo, Toni. Si te arrepientes de ello ya es un gran paso. Yo mismo digo que lo soy. La sociedad no ha cambiado lo suficiente como para abandonar esos criterios.
    Me hace gracia uno de tus argumentos. Cito:
    "...La solución a esos países pasa porque ellos hagan lo mismo que se hizo aquí hace centenares de años, luchar contra sus dictadores y jefes tribales e instaurar democracias"...
    Lo mismo que aquí se hizo hace años: expoliar a países recién descubiertos por la gracia de Dios o cualquier otra deidad dejándoles como único recuerdo el vestigio de pertenecer a una sociedad que ahora les olvida y abandona. Te recuerdo que ningún país es pobre por que quiera sino por que nosotros, los ricos, nos hemos encargado de robarles todo cuanto tenían. Y no contentos con eso ahora acabamos con su dignidad.
    Mirar para otro lado. La hipocresía del mundo moderno.

    Cierto Iván, nosotros somos ricos porque hace años, y no muchos, expiábamos esos países Africanos, no hay mas que ver las rayas rectas de sus fronteras. Unas fronteras artificiales que se hicieron entre Ingleses, Holandeses, Franceses...

    Pero hay que mirar más allá. Creo que esa es su solución. Y mientras en sus países mande quien manda con el permiso de nuestros gobiernos, la cosa seguirá igual.

Publicar un comentario