Ayer estaba escribiendo una dura entrada en contra de Twitter y su forma de actualizarse. Una de esas entradas que le dicen al lector que servidor ya no volverá a usar tal o cual servicio. Pero en eso que me lo pensé mejor y lo dejé correr. Total, para decir que esto es una mierda y que a nadie le importara…

twitter Pero ha llegado el día de hoy y Pitonizza a twitteado un reporte sobre un programilla llamado TweetDeck, que estaba probando para mejorar la usabilidad de twitter y me he dicho para mi mismo ¿Porqué no lo pruebas?

El caso es que gracias a esta prueba, he visto que todo aquello que escribí ayer como cosas que tenía contra twitter, ha desaparecido al instante. Las actualizaciones de los demás son automáticas y casi instantáneas, y las respuestas de los demás hacia lo que tú dices también es casi inmediato. No hay que refrescar la página ya que puedes decidir cada cuanto quieres que esta se actualice, y sobre todo, está dividido en tres grandes columnas que lo hacen la mar de sencillo:

  • General. Que es donde aparecen los twits de los demás.
  • Réplicas. Donde aparecen todas las réplicas que te hace la gente.
  • Mensajes directos.

Eso si, aunque ayer me frené a la hora de publicar la entrada, no me olvido de cual fue el detonante que me provocó el que la escribiera, y que no es más que justo lo contrario de lo que hice yo ayer, “pensar antes de escribir”. Porque el otro día aparecía twitteado esto:

@luisrull Ha aparecido muerta la chica de Triana desaparecida. (al final de la dársena (huevo de colón)) cerca de 5 horas ago from twhirl

Twitada de desembocó en una rápida corrección por parte de Luis:

Aunque la noticia está confirmada, no debí twitear lo de la chica. ¿Acaso soy periodista? Disculpas si he molestado a alguien

Esto lo encontré gracias a Javier F. Barrera el cual lo transcribe en su blog (al que por supuesto ya estoy suscrito). Y a este señor lo encontré gracias a la entrada que Marcelino hizo para desahogarse con twitter.

Y como uno ya está escarmentado por la entrada del video del Wyoming, pues eso, que antes de escribir me lo pienso y encima veo que además ayer estaba bastante equivocado.

Y sobre el debate base de la entrada de Javier, la respuesta es sencilla:

No hay que enlazar la rapidez, si no la veracidad.

6 Comentarios:

    Ahora ya entiendo el por qué de la entrada de Marcelino.
    Pensar antes de escribir o hablar, debería ser una costumbre, que a veces por tener una primicia nos olvidamos.
    En cuanto al programa, potencia el uso de twitter, fácil de usar, personalizable y mensajes casi en tiempo real.

    A mi me está gustando mucho Nelson, y sobre la entrada, creo que a partir de ahora me lo pensaré dos veces antes de hablar, como he echo con la entrada de Twitter jejeje

    Muy cierto. La inmediatez de Twitter sumado a la impulsividad que me caracteriza me ha traido enormes problemas en mi vida personal. Las consecuencias de lo que uno dice son ineludibles. Gracias por la referencia y saludos a todos. Nos "vemos" en el Twitter.

    Es que lo que dijo Rull es muy fuerte para soltarlo así. Menos mal que se dio cuenta del fallo.

    Un saludo para Rull, que todos cometemos errores, yo el primero.

    Gracias Antonio, por la comprensión, espero que con mi error podamos evitar algún otro.

    Fe nada Luis, a veces cometemos errores que nos crean enemistades, pero la gente no ve que son solo eso, errores que se pueden paliar rapidamente. Hay que mirar con menos vehemencia a los que se equivocan y ver en ellos a nosotros mismos.

    Todos, absolutamente todos los que deciden dar información u opinión, están sujetos a la posibilidad de equivocarse. Solo hay que perdonar y dar mas oportunidades. Y eso si, castigar la intencionalidad de dar una informacion falsa a sabiendas.

    Un saludo.

Publicar un comentario