Se nos pone David trascendental, al ver las barbas de su vecino cortar y pone las suyas a remojar, mientras nos cuenta a todos un hecho que ya de por si es innegable, los blogs nacen, viven y mueren.

La verdad es que la cantidad de blogs que están muriendo últimamente, es si a caso algo más que una mera cifra. Es la demostración física, de que aquella frase que pululó por la blogocosa hace unos meses que decía:

La blogosfera se muere

y de la que muchos nos reímos, ha pasado a convertirse en una realidad palpable. Pero no por la decadencia de los blogs, si no por algo tan natural como la evolución de las herramientas.

Hay miles, centenares de miles, de blogs que se han dedicado desde el comienzo de sus días a contar las vidas de los autores. Publicar sus fotos, contar cómo han pasado su fin de semana, relatar los escritos de su puño y letra. En ellos, sus autores nos han contado qué ha pasado en su oficina, en su trabajo, en su calle. Han intentado no apartar esta herramienta de aquello para lo que en un principio fue creada, ser un diario virtual.

Junto con los que le vieron una utilidad simple de diario, llegaron los que como yo, vieron en ella no solo eso, si no un medio de comunicación personalizado.

Y eso hizo que si bien algunos blogs, la mayoría, no evolucionaran y se quedaran en la mera utilidad de un diario, otros sí lo hicieron y degeneraron en blogs de opinión que ya no contaban, o al menos no con tanta asiduidad como los anteriores, qué hacía el autor, si no que se limitaban a decir lo que pensaba de las cosas que pasaban.

Y llegaron las Redes Sociales.

Con la llegada de estas otras herramientas, los que utilizaban su blog a modo de diario, vieron cómo todo el trabajo que realizaban para publicar sus vivencias se hacía tedioso, mientras que por el contrario, utilizando estas nuevas herramientas como Facebook o Tuenti, la forma de llegar a sus lectores era más sencilla y con mucho más recorrido.

La inmediatez de publicación, el no tener que adornarlo, el importar solo que los demás lo vean, la sencillez a la hora de utilizar la herramienta, están arrastrando a los contadores de vida a un nuevo lugar en el que expresarse, y por tanto abandonando sus blogs.

Por contra, a la blogosfera ya no dejan de llegar políticos, periodistas y comerciales auspiciados por empresas, que han visto aquí un filón que les ahorrará miles de euros en publicidad.

Ahora no hay medio de comunicación que no tenga su propia red de blogs asociada para que sus periodistas escriban en ellos.

Los blogs esta vez si, pasan poco a poco de diarios a medios de comunicación, aunque ya no tanto personales, si no engendrados desde el corporativismo que trae el pertenecer a un signo político, un periódico o una empresa cualquiera.

Los blogs quedan ya poco a poco para los que los utilizan a modo de altavoz de sus opiniones.

Da igual que nos neguemos a que eso sea verdad, lo único cierto es que las herramientas evolucionan de la misma forma que lo hicieron antes los coches.

Recordemos que antes la gente se compraba utilitarios y se olvidaba de las furgonetas para irse de vacaciones. Ahora las furgonetas han evolucionado hacia los monovolúmenes, y estos han apartado a los utilitarios para dejar paso a estos híbridos de furgonetas y choches, que cumplen con la función de carga amplia y comodidad de espacio, y mantienen el confort de un utilitario de toda la vida.

Lo mismo pasa con los blogs y las Redes Sociales.

Los blogs son demasiado incómodos y llegan a mucha menos gente que las publicaciones en una Red Social. Las conversaciones en la blogosfera se ciñen casi exclusivamente a nuestra red de blogs, que suele ser pequeña, dado que tampoco hemos sabido utilizar las herramientas de las que disponíamos, como los lectores de feeds.

Sin embargo, en las Redes Sociales la comunicación es mucho más directa, más segura y de mayor recorrido. Cuando hablo de segura, no me refiero para nada a la seguridad en la transmisión de información, si no al hecho innegable de que ésta llegará a todos nuestros contactos.

En el blog, por el contrario, has de esperar a que aquel que esperas que te lea decida abrir el navegador. Nuestra información no le llega a él directamente, si no que espera paciente a que alguien decida llegar a ella para leerla.

Por tanto los blogs no se mueren, evolucionan.

Pero no todos los blogs, si no los que han encontrado una herramienta mucho más evolucionada para contar lo que les ha pasado el fin de semana.

Con la fuga de cientos de bloguers hacia las Redes Sociales y el panorama de cientos de blogs que agonizan por la blogosfera mientras su dueños actualizan sus nuevas cuentas de Facebook y Tuenti, ha quedado demostrado que los blogs siempre fueron opinión, aunque algunos se empeñaran en decir que eran lo que su autor quisiera que fueran.

Ahora sus autores han decidido que no son más que un recuerdo creado con una herramienta obsoleta. Para los que nos quedamos aquí, el blog aún cumple su función, sigue siendo nuestro medio de comunicación personalizado.

4 Comentarios:

    Vaya, de nuevo una reflexión muy acertada. Según lo iba leyendo, me daba cuenta hacia dónde me dirigías, y te digo que estoy completamente de acuerdo. Como dicen en mi pueblo: "cuanto menos bulto, más claridad..."
    Viene a ser un poco "la selección natural de la blogosfera".
    Un saludo!!

    Así es Suso, los blogs que eran diarios murieron con la llegada de las Redes Sociales, entre otras cosas, porque cumplen mejor esa función que un blog.

    Otro saludo para ti.

    La sociedad pierde mucho con la profesionalización de los blogs, a ver si me animo y hablo sobre ello aunque tanto hablar sobre la muerte de los blogs me va a terminar dando un tono mustio a dondado

    Hombre si lo encaras como una simple muerte pues si, pero si lo haces desde el convencimiento de que la gente ahora utiliza otras herramientas mucho más apropiadas para expresar lo que querían como lo son Tuenti, Facebook o Twitter la cosa cambiará jejeje.

    Es malo que se profesionalice tanto la blogosfera, pero contar lo que vemos no es estar de acuerdo con ello, es solo ofrecer una mirada a los que esperan a ver por nuestros ojos.

    Contar lo que uno ve amigo mio, no tiene porqué marcar a tu blog...¿o si?

Publicar un comentario