Hace ya un par de días, se celebró el septuagésimo octavo aniversario de la proclamación de la república en España. Esa república que queramos o no, siempre será recordada por el genocidio al que se sometió a las religiosas de múltiples conventos, amén de las propias escaramuzas que se generaron entre los propios ciudadanos, con rencillas ancladas en el pasado y que provocaron denuncias infundadas solo para poseer lo que el otro tenía.

Rey_ceremonia_entrega_trofeos_regata copiaDurante años he sido un ferviente defensor de la Monarquía en España. He creído a pies juntillas aquello de que a España la Democratizó un Rey, cosa que creo que es indiscutible, y que gracias a este nos hemos dotado de la libertad de expresión, de asociación, de sindicalización y sobre todo de opinión.

Hace ya unos meses escribí una entrada en la que exponía mi propia visión de lo que fue la transición, e intenté exponer mi opinión sobre quienes trajeron realmente la democracia a España y quienes simplemente se aprovecharon del complejo de otros, para apoderarse de dicha cesión y comenzar desde entonces a reescribir la historia a favor suyo.

Hoy, setenta y ocho años y dos días después de la proclamación de la segunda república, y viendo la ingente cantidad de gente que ansía la llegada de la tercera, me he decidido a replantearme mi posición sobre tal tema. Cuando hay tanta gente que desea una cosa, la cual es curiosamente la contraria de la que uno prefiere, es cuando hay que replantearse seriamente las propias convicciones.

En mi caso yo era Monárquico.

Y digo era, porque confundía el JuanCarlismo con la Monarquía. Siempre me he creído monárquico y nunca me he planteado de verdad hasta donde me llegaría la fidelidad hacia mi Rey. Al menos no hacia mi Rey Juan Carlos I de Borbón y Borbón, si no a su sucesor, el Príncipe Felipe. ¿Sería lo mismo tener como Rey a Felipe, o debería aceptar muchas decisiones que se podrían apartar de lo que hasta ahora su padre ha mantenido?

principesPuede que el que el Príncipe se casara con Leticia, mujer que nunca me gustó y que por ser, no es más que una plebeya más como yo, hiciera que en mi interior comenzara a replantearme muchas de las cosas que creía seguras.

De momento ya empezaba a tomar decisiones que no me gustaban. Y si le quedaba toda una vida de decisiones, ¿cuantas más le quedarían por tomar que no serían de mi agrado?

Entonces he comenzado a mirar en mi interior y he visto claro que lo natural, lo que debería ser, lo que llevaría a España a una Democratización absoluta de sus estructuras, sería que con la muerte del Rey y la Reina la Monarquía Parlamentaria quedara abolida y se pasara a una república.

Pero no de la forma que se hizo hace setenta y ocho años. No asesinando a los curas. No persiguiendo a los monárquicos. No cobrando viejas deudas pasadas. Yo informaría al Rey de que cuando murieran él y su esposa, el Príncipe no accedería al Reinado de España. El Rey lo debería comprender, los soldados lo aceptarían.

¿Y qué sería necesario para que esto sucediera?

Pues de momento políticos de más nivel de lo que lo tenemos ahora. Haría falta una izquierda que dejara de asociar a la derecha con el franquismo. Debería olvidarse esta izquierda también de esa absurda asociación de Izquierda es obreros y derecha empresarios. Debería la izquierda dejar de mirarse en espejos claramente comunistas como el Ruso y el Cubano y fijarse más en otras democracias republicanas como la Americana y la Francesa. Debería, en todo caso, replantearse la forma de venderse a los ciudadanos para que dejaran de ser vistos por todos como extremistas de izquierdas, cosa que es lo que me parece a mi el actual PSOE y por tanto IU.

La derecha también debería moverse. Deberían comenzar por eliminar cualquier vestigio de añoranza por el Franquismo. Y eso significa que deberían condenar pública e inequívocamente dicho periodo. No le veo otro problema a la actual derecha, salvo el de las propias convicciones que la puedan enfrentar a la izquierda en materia económica.

Pero el pueblo también debería cambiar. Deberían olvidarse viejas rencillas reivindicativas. Debería no atacarse a los religiosos. No despreciar a los que alguna vez fueron monárquicos. Aceptar finalmente que para que una república se instaure definitivamente en España, la tolerancia debería ser una constante por ambas partes. No se debería pasar a saquear iglesias. No a la brutalidad que capitalizó aquel año que desembocó en la guerra. Que se descartara ese cáncer llamado anarquismo. Que se olvidara de eso de las fuerzas de represión, cuando lo que hay en frente son solo garantes de la seguridad pública. En definitiva, que se dejara de ver al contrario como un enemigo y se pasara a verlo solo como alguien que no compartiera nuestra opinión. Y sobre todas las cosas, que se dejara de vivir de forma autoimpuesta por lo propios ciudadanos en una partitocracia, y se pasara a una democracia real.

Y obviamente también deberíamos agradecer al ejército que mantuviera sus tropas acuarteladas. No tenerlos como un símbolo de poder, si no de defensa de la Democracia. Que se dejaran de ver como el brazo armado de una hipotética dictadura y se vieran reflejados en los ejércitos de países que como el Alemán, el Francés o el Americano, se nutren de ellos para fortalecer sus propias repúblicas.

Finalmente me he hecho republicano.

665563bandera%2Brepublicana Pero no como lo son muchos de los que el otro día celebraron esa efeméride. Lo soy desde la tolerancia más absoluta. Desde la sapiencia de que no buscaría venganza, cosa que muchos de estos sí que harían. Lo sería desde la convicción de que en la república cabríamos todos.

Y entonces, de forma democrática, comenzaríamos esa vieja lucha entre el federalismo y el centralismo.

Desde la sabiduría de haber abolido una monarquía, que queramos o no no representaba a todo el pueblo, pero que si lo unía en torno a una sola institución. Desde el verdadero debate sobre el coste real que tiene para el bolsillo de los ciudadanos el que hayan dieciocho gobiernos en España. Desde el más absoluto respeto.

Desde la convicción de que ningún territorio en España debería nunca segregarse de ella y que las aspiraciones independentistas de algunos ciudadanos se verían ahogadas por la República. Desde que la desaparición de los rancios nacionalismos, la llegada de un nuevo sistema de votaciones en el que la ley d’Hondt dejara de existir, el advenimiento de las listas abiertas en los partidos políticos, y todo ello unido a la segunda vuelta de las votaciones, hicieran que las elecciones fuesen realmente un reflejo de lo que los ciudadanos expresaran en las urnas.

Como veis hay muchas formas de ser republicano.

No soy de los de matar curas. Tampoco de los de aceptar CCAA. Soy más bien un Republicano al estilo Francés. Y bueno, creo que si las cosas pasaran como he escrito en esta entrada a todos, Españoles y Españolas, las cosas nos irían mejor y tendríamos más puntos en común, de lo que los políticos mediocres nos dejan atisbar actualmente.

bandera02Siendo yo un Monárquico reconvertido a republicano convencido, ¿debería seguir cambiando, o habría llegado el momento de que esos que añoran la II República, hicieran otro tanto para intentar acercar posturas y así no continuar con una lucha destructiva durante setenta y ocho años más?

Es solo una pregunta retórica.

Acercar posturas es lo mejor, pero mantener las propias como algo indiscutible, es lo que provoca que servidor muchas veces radicalice su propia postura, haciéndola intransigente con quienes amparándose en sus derechos, intentan subyugar a los que piensan diferente de ellos etiquetándolos con soeces insultos que varían desde facha hasta nazi, pasando por franquistas y falangistas.

Querer un país sin CCAA no es sinónimo de franquismo, es simplemente desear que todos esos millones de Euros que van destinados a pagar sueldos autonómicos, se destinen a solucionar los problemas de los ciudadanos. Solo con el dinero que se da a las CCAA, se podrían ofrecer el tripe de las subvenciones de las que disfrutan los ciudadanos Franceses. No es ideología, es simplemente un sentido práctico del reparto de la riqueza que se genera en España con el pago de impuestos. Es más, sin todo ese gasto y con un solo gobierno central, los ciudadanos podrían pagar muchos menos impuestos, recibiendo muchas más ayudas.

Pero eso es otro debate diferente del que con esta entrada he querido abrir para escucharos. ¿Qué creéis vosotros?

7 Comentarios:

    Vamos a ver...

    Creo que "Nuestro Hijo" Felipe se equivocó eligiendo a Letizia ¡¡¡hay presentadoras de telediario mucho mas guapas!!! ;-)

    Respecto a lo de tener un presidente de la república en lugar de un rey, en general no me disgustaría (casi indiferente... para lo que hacen/harían). Lo que si que es un problema sería buscarle hueco a las elecciones para el presidente de la república, porque entre las del Parlamento Español, las de los autonómicos, las municipales y las europeas no queda mucho hueco!!!

    Buneo, cuando me refiero a una República me voy más hacia lo que tienen los Americanos en cuanto a la presidencia se refiere, y cojo más de lo de los Franceses en cuanto al sistema territorial.

    Me gustaría una República con presidente y jefe de gobierno unidos en un solo hombre o mujer y un único estado sin Autonomías.

    Sobre la elección de esposa del príncipe, creo que si quería ser igual que el resto de Españoles y elegir esposa a su gusto, debería renunciar al cargo y abogar como su padre hizo por una transición, esta vez hacia la república. Si no, que no se hubiese dejado llevar por el corazón y hubiese elegido a una princesa.

    Creo que este, el de que el Príncipe liderara una transición hacia la república limpiaría definitivamente el nombre de los Borbones en España. Aunque no creo que eso ocurra nunca.

    Ay Toni, Toni, hombre de Dios, pero como se te ocurre querer llevar a cabo obras en los cimientos de la casa con esta mierda de ingenieros que tenemos.... a quien se le cuente.

    Por lo demás estoy con Amio, ni me gusta Letizia ni me cae bien, eso sí, si Susana Griso me dice ven, lo dejo todo.

    Un presidente o un rey, a efectos prácticos, creo que serían lo mismo, por mi como si los quitan a los dos, ni me molesta el que hay ahora ni me vuelven loco sus gastos que si bien son altos cualquier otra estructura los tendría similares

    jajaja Manolo no me digas esas cosas que yo me voy contigo. Además, si tenemos que elegir presentadoras guapas, yo tiro más por María Casado, Bea Gonzalez, o la guapísima Susanna Remohí, por encima de todas esas que aparecen en la televisión hechas de piel y huesos únicamente jejeje.

    David, yo sí creo que hay diferencia, al menos los podríamos elegir. Y si se pudieran unir los dos cargos, el de presidente del gobierno y el de Presidente de la República al estilo Americano, pues ya nos podríamos dar con un canto en los dientes jejeje.

    Si con esta llegáramos a un mayor entendimiento y nos olvidáramos de tanto " esto lo has hecho mal. si si pero tu lo hiciste peor" Y por consiguiente llegáramos a solucionar problemas, entonces estoy de acuerdo.

    A eso no se llegará nunca Josete, entre otras cosas porque la clase política de este país es tan ombliguista como sus defensores.

Publicar un comentario